Tecnología y Derechos

Las acciones de la UE deben estar a la altura de sus declaraciones ahora que las negociaciones para la DSA entran en su fase final

-

by Eva Simon, Jonathan Day

La UE está entrando en la recta final de las negociaciones sobre la Ley de Servicios Digitales, que promete cambiar el funcionamiento de las grandes plataformas para proteger mejor los derechos de la ciudadanía europea. Pero si determinadas propuestas del Parlamento Europeo no se incluyen en el texto final, la DSA podría no conseguir su principal objetivo.

La primera vez que la Comisión Europea propuso la Ley de Servicios Digitales en diciembre de 2020, la Vicepresidenta Ejecutiva, Margrethe Vestager prometió que el nuevo reglamento "ordenaría el caos" refrenando el poder de las grandes empresas tecnológicas y estableciendo nuevas salvaguardas para proteger los derechos fundamentales de los ciudadanos europeos.

Más de un año después, estamos a punto de ver si la UE es tan sabia en los hechos como en las palabras. Las tres instituciones que intervienen en el proceso legislativo de la UE -la Comisión, el Consejo de la Unión Europea y el Parlamento Europeo- se reunirán en sesiones tripartitas en las próximas semanas para ultimar la DSA. Si las tres partes no llegan a un acuerdo sobre determinadas propuestas del Parlamento, los derechos fundamentales de la ciudadanía europea no quedarán debidamente protegidos y podría seguir reinando el caos.

La primera de ellas es el Artículo 13 bis, que prohibiría el uso de los denominados patrones oscuros: técnicas que intentan engañar a los usuarios para que hagan cosas que de otro modo no harían. Incluyen de todo, desde procesos de consentimiento intencionadamente complejos hasta el "privacy zuckering" [privacidad estilo Zuckerberg] y suelen utilizarse para engañar a los usuarios para que acepten, sin saberlo, que las grandes empresas tecnológicas tomen y utilicen su información personal sensible. El artículo 13 bis pondría fin a estos patrones oscuros y permitiría a las personas tomar decisiones con conocimiento de causa, sobre cómo y con quién desean compartir sus datos.

Otra propuesta clave de los eurodiputados es reforzar el Artículo 24, que regula la publicidad personalizada en línea. La actual industria de la publicidad en línea se caracteriza por la recopilación de datos personales, como la edad, la localización, la religión, las inclinaciones políticas e incluso la orientación sexual, con el fin de adecuar los anuncios a cada usuario. En la mayoría de los casos, las personas no autorizan de forma consciente esta captación de datos, lo que supone una evidente violación de su privacidad y del Reglamento General de Protección de Datos.

Aunque los eurodiputados no se pusieron de acuerdo en prohibir toda la publicidad personalizada, sí lo hicieron en una propuesta que prohibiría el uso de datos personales sensibles, como las creencias políticas y religiosas y la orientación sexual. Esto supondría un gran paso en la protección de la privacidad de todos los europeos, y especialmente de los que ya sufren persecución y discriminación, como las personas LGBTQI+.

También protegería el proceso democrático. Los datos personales recopilados se utilizan para manipular el debate público, amplificar contenidos dañinos y sembrar la división en la sociedad. También se utilizan para seleccionar a las personas e introducirlas en cámaras de eco, que perpetúan sus prejuicios y limitan el debate público rico y abierto, necesario en una democracia fuerte y estable.

Hay otra razón por la que la UE debería suprimir los anuncios personalizados: a la mayoría de la gente no le gustan. Una encuesta de YouGov realizada a 2.000 usuarios habituales de las redes sociales en Francia y Alemania reveló que el 57% estaba en contra de los anuncios personalizados de cualquier tipo, y otro 26% manifestó estar en contra de los anuncios políticos personalizados. Los propietarios de pequeñas y medianas empresas tampoco los desean. El 69% contestó que se sentía incómodo con las prácticas de las grandes empresas tecnológicas, pero que consideraba que no tenía más remedio que anunciarse con ellas, dado su dominio en el sector.

Los eurodiputados añadieron dos propuestas más, ambas al artículo 7, que son esenciales para proteger a los usuarios de internet. Una elimina cualquier obligación de "conservar de manera general e indiscriminada los datos personales" y la otra estipula que no debe haber "ningún impedimento a que los prestadores de servicios intermediarios proporcionen servicios cifrados". Estas obligaciones reducen significativamente el riesgo de filtraciones de datos, robos de identidad, robos de cuentas en línea, vigilancia selectiva y ciberataques.

La DSA da a la UE la oportunidad de enmendar este sistema fallido. La recolección masiva de datos, que sustenta la publicidad personalizada, es una evidente violación de la privacidad de las personas, y también crea un entorno que mantiene a la gente en una burbuja de información, impidiendo que tomen decisiones con conocimiento de causa, e incluso obstaculizando las elecciones justas. Los usuarios de Internet no quieren ser bombardeados por estos anuncios y las PYME -el alma de la economía europea- no quieren utilizarlos. Además, hay alternativas a la publicidad personalizada, como la publicidad contextual, que puede ser igualmente rentable para los anunciantes.

Debería ser una elección fácil para los funcionarios de la UE y los Estados miembros. Al fin y al cabo, el objetivo principal de la DSA es controlar el poder de las grandes empresas tecnológicas y hacer de internet un lugar más seguro para los usuarios habituales: "ordenar el caos". Si no se adoptan las propuestas impulsadas por el Parlamento Europeo, la DSA corre el riesgo de no conseguir ni siquiera su principal objetivo. Si eso ocurre, los derechos fundamentales de la ciudadanía europea serán los más perjudicados.

Descarga la carta abierta de Liberties, EDRi y Amnistía Internacional que fue firmada por 72 organizaciones de derechos digitales y enviada a los organismos nacionales.

Donate to liberties

Together we’re making the difference

When the many put our resources together, we defeat the few who think they hold all the power. Join us to bring rights to life for all of us.

Be a part of protecting our freedoms

We have

  • Created the largest fund for democracy groups in the EU
  • 
Got new powers to cut off EU funding to autocrats

  • Written new EU rules to protect journalists & campaigners from bogus lawsuits

  • Trained over 400 rights defenders to supercharge the campaigns you care for

More milestones


Together we’re making the difference

When the many put our resources together, we defeat the few who think they hold all the power. Join us to bring rights to life for all of us.

Subscribe to stay in
the loop

You will
  • You will get the latest reports before everyone else!
  • You can follow what we are doing for your right!
  • » You'll hear what Liberties is working on, eg. free speech, privacy, digital rights - before anyone else

Show me a sample!