Polonia tiene que dejar de internar a personas incapacitadas en residencias en contra de su voluntad

Los jueces de Estrasburgo han aceptado la declaración unilateral del gobierno polaco en la que admite que cometió un error en otro caso más de internamiento de una persona incapacitada en una residencia en contra su voluntad.

El gobierno polaco ha admitido que violó el Convenio Europeo de Derechos Humanos en el reciente caso de un hombre que sufre esquizofrenia y ha vivido en una residencia en contra de su voluntad durante 19 años.

El gobierno admite su culpa

En su denuncia, Jan Adam* señaló que la decisión de internarle en una institución constituye una privación ilegal de su libertad. Además, alega que durante los 9 años que estuvo totalmente incapacitado, no pudo solicitar al tribunal su traslado.

En su declaración, el gobierno admitió que la detención del denunciante constituye una violación del Convenio Europeo de Derechos Humanos y que, cuando estuvo legalmente incapacitado, el hombre no tuvo acceso a ningún tipo de recurso legal por lo que no podía tampoco intentar recurrir la decisión de estar ahí internado. Asimismo, el gobierno ha declarado que le pagará una indemnización de 20,000 PLN (aproximadamente 4.700 euros).

El caso lo llevó el Programa de Litigio Estratégico de HFHR ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Inconstitucional

Este no es el primer caso de una persona incapacitada internada en una residencia en contra de su voluntad que ha llevado HFHR al Tribunal de Estrasburgo. En 2012, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) dictaminó que el internamiento de Jan Nowak en una residencia, y el hecho de que se le privó de cualquier recurso legal que permitiera una revisión de las prórrogas de su internamiento, constituía una violación del artículo 5 del Convenion Europeo de Derechos Humanos (el derecho a la libertad personal).

En junio de 2016, el Tribunal Constitucional consideró que el reglamento era inconstitucional.

Es hora de cambiar la ley

A mediados de septiembre de 2017, se presentó en el Parlamento un proyecto de enmienda a la Ley de Protección de la Salud Mental añadiendo las recientes sentencias del TEDH y del Tribunal Constitucional. La enmienda establece que las personas obligadas a permanecer en una residencia para personas con discapacidad -incluso cuando estén totalmente incapacitadas- pueden solicitar al tribunal que verifique la validez de la decisión de ubicarlas en la misma

"Gracias a la enmienda a la Ley de Protección de la Salud Mental, existe la posibilidad de que casos como los de Adam y Nowak no tengan que volver a pasar por el TEDH. Esperamos que se establezca un mecanismo efectivo por el cual las personas totalmente incapacitadas puedan cambiar la decisión de colocarlos en una residencia. Hace ya algunos años que pedimos que se modifique este reglamento", señala Katarzyna Wiśniewska, abogada de HFHR.

*Nombre ficticio.