Tecnología y Derechos

Viajar en tren en Polonia supone una dificultad considerable para los discapacitados

El propietario de un perro guía tiene derecho a un descuento importante cuando viaje ne tren en Polonia, pero aquellos que tienen otro tipo de perros de asistencia no tienen derecho a descuentos.

por Polish Helsinki Foundation for Human Rights

A pesar de que no existe justificación alguna para la diferencia entre los precios de los billetes, el modelo de tarifas actual en los trenes polacos discrimina a aquellos que necesitan un perro de asistencia, que no sea para personas con problemas de vista.

En el reglamento de la compañía de trenes más grande de Polonia, se define a los perros guía como un tipo de perro de asistencia. En la lista de precios, sin embargo, no existe nungún tipo de información sobre descuentos aplicables a el resto de los perros de asistencia.

La única excepción es el perro guía: su propietario tienen derecho a una reducción del 95% del precio del billete. Esto significa que solo las personas con discapacidad visual pueden optar a billetes con descuento. Aquellas personas con discapacidad auditiva o discapacidades físicas están excluidas.

"Las personas discapacitadas pueden participar más fácil y activamente en la vida social si tienen la ayuda de un perro de asistencia", afirma Dorota Pudzianowska, una abogada de la Helsinki Foundation of Human Rights. "Los perros de asistencia a la movilidad para personas con discapacidades físicas, los perros de señal para los sordos o los perros de alerta médica, se mencionan en otros reglamentos, pero la compañía no los ha incluido en la ofreta de billetes a precio reducido para sus dueños".

La punta del iceberg

No existe una justificación objetiva para esta diferencia en el precio de los billetes entre perros guía y otros perros de asistencia. La Constitución de Polonia contempla que las personas en situaciones similares deben ser tratadas de la misma manera, es decir, que aquellos que usen perros de asistencua porque suponen una ayuda indispensable para su discapacidad, la que sea, deben recibir el mismo trato y tener acceso a los mismos descuentos.

"La cuestión de las tarifas desiguales para los perros de asistencia en los trenes es solo la punta del iceberg de las dificultades a las que se enfrentan regularmente las personas con discapacidad que viajan en tren. Recientemente, hemos recibido información sobre casos donde no se le ha prestado ayuda al pasajero, aunque pidió asistencia. Sin lugar a dudas, vamos a hacer seguimiento de esta situación", señaló Pudzianowska..