Tecnología y Derechos

Carabineros condenados por el caso Cucchi, pero absueltos de la acusación de tortura

El 14 de noviembre, el Tribunal de Jurado de Roma condenó a dos policías nacionales a 12 años de cárcel por el homicidio involuntario de Stefano Cucchi.

por Italian Coalition for Civil Liberties and Rights

Aunque el tribunal aún no ha dictado sentencia, ha quedado claro que ha concluye que Stefano Cucchi murió a causa de las palizas que sufrió dentro de la comisaria de los carabineros (policía militarizada italiana).

Un breve examen del caso revela que fue detenido el 15 de octubre de 2009 por un delito menor de tráfico de drogas. Lo llevaron a una comisaría, donde comenzó a sentirse mal. Llamaron a una ambulancia, pero Stefano se negó a que le llevaran al hospital. Su casa fue registrada, pero la policía no encontró nada.

Luego fue trasladado a un tribunal para una audiencia que validó su arresto y posteriormente a una celda de detención en el sótano. El juez ordenó la detención preventiva en la cárcel de Regina Coeli.

Cómo murió Stefano Cucchi

Stefano Cucchi tenía lesiones en el cuerpo: múltiples traumatismos, heridas en la parte de atrás de las manos, cinco cortes sobre la tibia izquierda, otros pequeños arañazos y una fractura en la cuarta vértebra sacra. Declaró que se había caído por las escaleras, pero sus lesiones no casaban con este relato. Su familia sospechó que solo podían haber sido consecuencia de las palizas de los carabineros y de la policía penitenciaria.

Luego fue trasladado a la sala de urgencias del hospital Fatebenefratelli de Roma, donde se negó a ser admitido, tras lo cual le trasladaron a la sección penitenciaria del hospital de Pertini. Fue examinado, cateterizado, se le indicó que se mantuviera hidratado y recibió una terapia de apoyo.

El 22 de octubre, Stefano fue encontrado muerto en su cama. Los médicos trataron de resucitarlo sin éxito. En el primer juicio, se presentaron cargos contra tres agentes de policía penitenciaria, seis médicos y tres enfermeras del Hospital Pertini de Roma, mientras que en el segundo juicio los tres agentes de policía que habían efectuado la detención inicial, junto con otros dos, fueron acusados de homicidio involuntario, calumnia y falsificación. La investigación identificó a otros tres agentes de policía acusados de falsedad ideológica.

Los hechos indican que Stefano Cucchi fue torturado

Uno de los médicos acusados en el primer juicio fue absuelto y a los demás no se les ha podido condenar por homicidio imprudente porque había prescrito. Sin embargo, seguramente Stefano Cucchi estaría vivo hoy si no hubiera sido golpeado por la policía. Y el Tribunal de Jurado de Roma (en el segundo juicio) concluyó que esto es exactamente lo que sucedió. El caso, contado por uno de los carabineros presentes en la detención, encaja exactamente en el artículo 613 bis del Código Penal.

Este artículo, incluido en el Código Penal por la ley que el 14 de julio de 2017, introdujo el delito de tortura en Italia, y su objetivo es proporcionar recursos legales a las personas que han sufrido violencia o amenazas o crueldad o sufrimiento físico agudo mientras se encontraban detenidas o bajo custodia. La pena aumenta si los actos son cometidos por un agente o funcionario público, que abusa de su poder en violación de sus deberes.

El agente testifica sobre lo que realmente pasó

El carabinero que decidió testificar contra sus colegas declaró que el 15 de octubre de 2009, Cucchi se había negado a que le tomaran las huellas dactilares o la foto de la ficha policial y empezó a discutir con uno de los carabineros. El agente se dio la vuelta y golpeó a Cucchi con violencia en la cara. Luego lo empujó, y el otro agente le dio una fuerte patada a Cucchi cerca del ano. La paliza continuó y Cucchi fue empujado violentamente, cayendo al suelo sobre su pelvis. Se golpeó la cabeza, y finalmente, mientras Cucchi estaba en el suelo, uno de los dos le dio una patada en la cara.

Es evidente que los dos agresores eran funcionarios públicos en servicio que mantenían a Stefano bajo custodia. También es evidente que el joven fue sometido a una verdadera paliza que le causó el tipo de sufrimiento físico agudo al que se refiere el artículo 613 bis del Código Penal.

Los agentes no pueden ser declarados culpables de tortura de forma retroactiva, pero se enfrentarán a la justicia.

El artículo 13 de la Constitución, en cuyo párrafo 3 se establece que "se penalizará toda violencia física y moral contra las personas sometidas a restricciones de libertad".

En Italia, no se puede considerar que una persona es responsables de un delito en virtud de leyes que no estaban en vigor en el momento de la comisión del mismo. Como la legislación mencionada no estaba en vigor cuando Stefano Cucchi fue golpeado y murió, los agentes en cuestión no pueden ser juzgados por el delito de tortura.

Sin embargo, la fiscalía ha decidido presentar la acusación de los carabineros por homicidio involuntario, lo que significa que de todos modos se les puede responsabilizar de sus actos.

Esperamos que, puesto que se ha aprobado esta ley, si se repitiera una tragedia de este tipo, los responsables tendrían que rendir cuentas plenamente. Pero también, que la ley sirva como elemento disuasorio y que la policía comience a tratar a los sospechosos como seres humanos ante todo.