Democracia y Justicia

¿Qué es el sufragio activo y pasivo? ¿Cómo funciona el sistema electoral?

Las elecciones son una parte fundamental de cualquier democracia, pues brindan a la ciudadanía la posibilidad de opinar y, por tanto, de influir en el gobierno y en su propio futuro.

por Franziska Otto

¿Qué es el sufragio?

"Sufragio" o "ley electoral" se refiere a todas las disposiciones legales que establecen los procedimientos para la celebración de elecciones democráticas. Es decir, la regulación de quiénes tienen derecho a votar y quiénes tienen derecho a ser elegidos, la frecuencia de las elecciones y la forma en que éstas se llevan a cabo.

La Constitución alemana (Grundgesetz) define cinco principios que caracterizan las elecciones. Las elecciones deben ser universales, directas, libres, iguales y secretas. ¿Pero qué significa esto en la práctica? Las elecciones son "universales" cuando todos los ciudadanos tienen derecho a votar, independientemente de su género, renta, religión o afiliación política. No obstante, existen algunas restricciones; por ejemplo, en las elecciones federales solo se puede votar a partir de los 18 años; en algunas elecciones estatales la edad mínima para votar es de 16 años.

"Directo" significa que los votantes eligen a sus representantes de froma directa. En la papeleta de voto, ponen la cruz directamente al lado del nombre de la persona que quieren que les represente en el parlamento (Bundestag). No hay una instancia intermedia como por ejemplo en EE.UU., donde se vota primero al llamado Colegio Electoral, que a su vez elige al presidente.

El electorado puede votar a la candidatura de su elección sin influencias indebidas ni presiones externas (por ejemplo, no recibe dinero para votar a una determinada candidatura), por lo que las elecciones son "libres". Las elecciones son "iguales" porque cada voto tiene el mismo valor y peso. "Secretas" significa que los votantes rellenan su papeleta sin que se les observe. Para ello hay cabinas en los colegios electorales. Además, se distingue entre sufragio pasivo y activo.

¿Qué es el sufragio pasivo?

Cualquier ciudadano tiene derecho a ser elegido en un parlamento como representante del pueblo. Este derecho también se denomina "sufragio pasivo". Para ser miembro del parlamento hay que cumplir ciertos requisitos. Por ejemplo, para formar parte del Bundestag alemán, hay que tener al menos 18 años y poseer la ciudadanía alemana. Para optar a la Presidencia Federal, hay que haber cumplido 40 años.

La mayoría de los candidatos a un cargo parlamentario son propuestos por su partido; sin embargo, no es necesario pertenecer a un partido para ser elegible. Sin embargo, no es necesario pertenecer a un partido para ser elegible. Pero sí formar parte de una propuesta electoral.

Además, el candidato debe haber sido designado por un partido político.

¿Qué es el sufragio activo?

"Sufragio activo" es probablemente lo que le viene a la mente a la mayoría de la gente cuando piensa en "elecciones". Es el derecho a votar. Para ejercer este derecho en Alemania, debes tener al menos 18 años, aunque, en algunas elecciones regionales, pueden votar personas de 16 años. Además, solo se puede votar en la circunscripción en la que figuras en el censo electoral. En casos extremos, una persona puede ser inhabilitada para votar por decisión de un juez (por ejemplo, por traición o fraude electoral).

Además, en algunos países, como Bélgica o Grecia, el voto es obligatorio. En la práctica, esto significa que las personas que no acuden a las urnas se arriesgan a una multa (en Bélgica, por ejemplo, de hasta 80 euros). Pero, ¿qué ocurre si estás enfermo el día de las elecciones? En ese caso, puedes solicitar un poder para que otra persona pueda votar por ti. El efecto sobre la participación de los votantes es bastante desigual. Mientras que en Bélgica, el 90% de las personas con derecho a voto acuden efectivamente a las urnas, una cifra considerablemente superior a la de Alemania (a modo de comparación, la participación en las últimas elecciones al Bundestag fue del 76,6%), en Grecia la participación en las últimas elecciones parlamentarias de 2019 fue solo del 57,92%.

¿Cómo ha evolucionado la historia del derecho electoral?

En general, la historia del derecho electoral ha sido muy turbulenta. La mayoría de las veces, si existían elecciones democráticas en un país, este derecho solo se concedía a un pequeño grupo de personas privilegiadas. A lo largo de los años, y fruto de diversas reformas y revoluciones, cada vez más personas tuvieron acceso al voto.

Así ocurrió también en Alemania. Por ejemplo, el 30 de mayo de 1849, Prusia decretó un sistema electoral de tres clases para la Cámara de Representantes. Dependiendo de la suma de impuestos que pagara un hombre (porque las mujeres no podían votar), era asignado a una de las tres clases. La primera clase estaba formada principalmente por terratenientes y nobles, la segunda por comerciantes y la tercera por el resto de personas con derecho a voto. Esta última comprendía el 83% del electorado. A su vez, cada una de estas clases decidía sobre un tercio del colegio electoral, lo que significa que los ciudadanos ricos tenían mucho más poder de decisión que los de bajos ingresos.

No fue hasta el final de la Primera Guerra Mundial y la abdicación del emperador alemán cuando se introdujeron cambios importantes en la ley electoral alemana.

¿Cúando lograron las mujeres el derecho al voto en Alemania?

Alemania tardó mucho en alcanzar el sufragio de las mujeres. Durante mucho tiempo estuvo prohibido, o al menos era muy difícil, que las mujeres participaran en la toma de decisiones políticas. De hecho, hasta 1908 la ley prusiana sobre asociaciones prohibía totalmente que las mujeres formaran parte de un partido político. Incluso más adelante, las prohibiciones sobre asociaciones y reuniones hicieron casi imposible que las mujeres de muchos estados federados participaran en partidos u organizaciones políticas.

Esto solo cambió con la Ley Electoral Imperial del 30 de noviembre de 1918 (Reichswahlgesetz), que concedía a todos los ciudadanos alemanes mayores de 20 años, incluidas por primera vez las mujeres, el derecho a votar y a presentarse a las elecciones. Las primeras elecciones en las que este cambio entró en vigor fueron las de la Asamblea Nacional de Weimar, celebradas el 19 de enero de 1919. Treinta y siete mujeres fueron elegidas entonces para el nuevo parlamento, lo que correspondía a un porcentaje del 8,7%. Parte de la razón de este porcentaje tan bajo fue que, aunque muchos partidos contaban con mujeres en sus listas, solía ser en los últimos puestos, lo que dificultaba que obtuvieran un escaño en el parlamento. Incluso en el actual Bundestag, elegido en 2021, las mujeres están significativamente infrarrepresentadas, con una cuota de solo el 34,7%.

¿Cómo se regula el derecho de voto en Alemania?

En Alemania, el derecho de voto está consagrado en la Constitución ("Grundgesetz") en el artículo 38. que establece los principios que deben regir las elecciones y estipula que los miembros del Bundestag son representantes del pueblo y únicamente deben someterse a su propia conciencia.

¿Cómo funciona el sistema electoral?

El sistema electoral regula el modo en que los votantes emiten sus votos y cómo estos afectan a la composición del Parlamento. Alemania tiene un sistema electoral mixto que combina la representación proporcional y el voto mayoritario. En cada elección, ya sea a nivel federal o regional, los electores tienen dos votos. El primero, en la columna de la izquierda, sirve para elegir directamente a un candidato de la propia circunscripción. El segundo, en la columna de la derecha, es para la lista nacional de un partido. El total de estos votos determina el número de escaños que recibe el partido respectivo en la Cámara de Representantes. En el caso de que se elijan más candidatos en la primera votación que escaños en la segunda, esto se compensa con los llamados escaños sobrantes (Überhangmandate).

Las dos opciones pueden ser completamente independientes entre sí, es decir, se puede, por ejemplo, votar al SPD con el primer voto y a la lista estatal de la CDU con el segundo. Tras el cierre de los colegios electorales el día de las elecciones, se cuentan las papeletas. En cuanto se determina el resultado de un distrito, la administración electoral lo transmite a la autoridad local, que a su vez lo transmite a la administración electoral del distrito, luego a la administración electoral del Estado y finalmente al responsable electoral federal, el Bundeswahlleiter.

¿Cuán libres y justas son las elecciones en Alemania?

Las elecciones en Alemania se consideran generalmente libres y justas. Las campañas políticas se caracterizan por una gran competencia, lo que permite que los ciudadanos encuentren un partido que represente sus intereses. Según la ley electoral, las elecciones son públicas y los ciudadanos tienen acceso a todas las fases del proceso.

No obstante, es necesario mejorar la legislación electoral alemana. Por ejemplo, existen grandes diferencias en las normas para organizar una campaña política, especialmente en el ámbito municipal, lo que dificulta especialmente que los partidos pequeños cumplan los requisitos.

Asimismo, existen déficits en cuanto a la financiación de las campañas, pues no hay una definición jurídica de los conceptos que las sustentan. Esto hace casi imposible rastrear qué particulares, empresas o asociaciones que representan determinados intereses (por ejemplo, la Asociación Alemana de la Industria del Automóvil) han participado en la financiación. Además, como consecuencia, no se pueden analizar los gastos. Por ello, es preciso aumentar la transparencia, ya que no solo supone reforzar la rendición de cuentas, sino también la confianza en las elecciones y, por tanto, en el proceso democrático.