Tecnología y Derechos

Aumentan las redadas de drogas en los institutos italianos, pone en evidencia el fracaso de las políticas antidrogas

Perros rastreadores, detenciones, traumas duraderos: las recientes redadas de drogas en los institutos italianos son una prueba más del fracaso de la lucha contra las drogas y la políitica de "tolerancia cero" del país.

por Pauline Couble

En las últimas semanas, los institutos italianos han sido objeto de una serie de redadas policiales antidroga, que han puesto en cuestión la lógica y efectividad de este enfoque.

Las redadas en los institutos italianos ocurren cada vez con más frecuencia en Italia. La primera tuvo lugar en un instituto de Bolonia, donde el director ayudó a organizar la redada. Los policías entraron en las ulas con perros rastreadores y llevaron a cabo los registros de los alumnos.

Hechos similares tuvieron lugar en <Roma, donde un estudiante de 17 años fue detenido en el instituto delante de todo el resto de alumnos.

Tras estos hechos, siguieron manifestaciones importantes organizadas por estudiantes y sus familias, y las organizaciones Forum Drogue y Antigone publicaron un artículo paara señalar los problemas fundamentales ligados a este tipo de intervenciones violentas, que además, son, completamente inútiles.

Educar antes de castigar

El colegio no es un lugar al margen de la ley y la gente joven deben estar protegidos de los peligros de las drogas, peor para garantizar esa protección,, hay que reformar la ley italiana sobre drogas.

Adoptar un enfoque violento para penalizar a los jóvenes que posean una pequeña cantidad de canabis es completamente desproporcionado. Es un asunto de jóvenes y hachís, la intervención de la policía no enfrenta de ninguna manera a los traficantes de drogas a gran escala.

Estas intervenciones solo sirven para estigmatizar y traumar a los estudiantes, incluso puede empujar a muchos de ellos al mercado negro.

Nuevo enfoque

El reproche principal de la sociedad civil es que no se ha intentado nada que no haya sido la intervención policial. Ya va siendo hora de que Italia cese este ejercicio absurdo y adopte en su lugar un enfoque de reducción de daños en el tema de las drogas.

El dinero público debería invertirse en mejorar la comunicación, el intercambio de información, y la reducción de daños. Los adultos tiene que encontrar las palabras para hablar del problema, proteger a futuras generaciones y evitar futuros fracasos.