Tecnología y Derechos

EEUU paga más de un millón de euros a la familia del trabajador humanitario italiano que murió por un ataque de drones

El gobierno de Estados Unidos ha hecho una donación de "condolencia" a la familia del trabajador humanitario Giovanni Lo Porto, que murió en un ataque de drones en Pakistán.

por Italian Coalition for Civil Liberties and Rights

Giovanni Lo Porto murió por un ataque de un dron estadounidense a una base de al-Qaeda en Pakistán en 2015. Es una de las cientos de personas que han matado los ataques de drones de Estados Unidos, que, según aseguran las organizaciones que hacen seguimiento de estos ataques, cuentan con una cifra de muertos mucho más alta de la que proporciona el gobierno.

Donación atípica

Los documentos citados por el periódico italiano La Repubblica, muestran cómo el gobierno de Obama firmó un acuerdo de pagar a la familia de Giovanni Lo Porto 1.1 millones de euros como una "donación en memoria de Giovanni Lo Porto".

El presidente Obama dio el sorprendente paso de aceptar y disculparse por la muerte de Lo Porto el año pasado, aunque evitó explícitamente usar la palabra "dron" o mencionar Pakistán.

¿Cuántos muertos?

Las noticias del pago llegan unos meses después de que el gobierno presentara las cifras aproximadas de personas que habían muerto por ataques de drones: de 64 a 116 civiles, cifras mucho más bajas de lo que calculan la mayor parte de las organizaciones que hacen seguimiento del programa de drones.

En otras palabras, la batalla por la transparencia y la rendición de cuentas sobre los ataques de drones continua (gracias en parte a informantes que denuncian y que juegan un papel muy importante) mientras que el coste humano de estos ataques sigue aumentando.

La mayor parte de las organizaciones creen que la verdadera cifra de muertos por ataques de drones es mucho más alta que las cifras oficiales.


La necesidad de rendición de cuentas

Tras el pago, la madre de Lo Porto publicó un declaración en la que decía que no sentía que se había hecho justicia. Esto resulta aún más cierto cuando se piensa en los cientos de civiles muertos por ataques de drones, cuyas muertes ni siquiera han sido reconocidas por el gobierno de Estados Unidos. Es necesario que se asuman responsabilidades.

Todas las -muchas- muertes que siguen sin ser reconocidas son un recordatorio de por qué es cada vez más importante regular estrictamente el uso de drones armados.

Su uso "presenta una serie de desafíos jurídicos, éticos y de paz y seguridad global que hacen que su implementación cada vez más extendida suponga una causa de preocupación inminente" y "la creciente proliferación y uso de drones armados, itambién entre los Estados europeos, supone un verdadero peligro para la paz global, la seguridad y el derecho internacional", afirma el Foro Europeo de Drones Armados.

Por estas razones, la Coalición Italiana de Derechos y Libertades Civiles se ha unido al llamamiento a que todos los gobiernos europeos -de forma individual y a través de las instituciones europeas- articulen una política clara, eviten la complicidad, garanticen la transparencia, establezcan un mecanismo de responsabilidad y rendición de cuentas y controlen la proliferación de los drones.