Tecnología y Derechos

¿Fue un genocidio matar a los Luchadores por la libertad? Lituania no aporta pruebas que justifiquen su reclamación

El país equiparó injustificadamente la destrucción de losluchadores por la libertad que lucharon contra los soviéticos con el genocidio, dictaminó el tribunal de Estrasburgo.

por Human Rights Monitoring Institute

Por una votación de 9 contra 8, el TEDH consideró que se había producido una violación del artículo 7 del Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales (No hay castigosin ley) en el caso de Vasiliauskas vs. Lituania.

Los tribunales lituanos habían condenado previamente a Vasiliauskas, un ex oficial del MGB (KGB), por el genocidio de luchadores por la libertad en 1953 y condenaron a cuatro años de prisión, suspendiendo la condena solo debido a su enfermedad y a la vejez.

En su recurso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, el solicitante alegó que, basándose en el artículo 7 de la Convención, los tribunales lituanos aplicaron una definición más amplia del delito de genocidio que no estaba en consonancia con el derecho internacional, ya que también incluía el genocidio de un grupo político - que, según los tribunales nacionales, era lo que constituían los partisanos.

Injustamente condenado por genocidio

La Gran Sala de la corte concluyó que Vasiliauskas fue condenado en base a "disposiciones legales que no estaban en vigor en [la legislación nacional o internacional en] 1953", violando así el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

El año pasado, el Tribunal Constitucional de Lituania planteó que las deportaciones y represiones soviéticas durante la guerra partisana constituirían un genocidio si se demostrara que estos crímenes trataron de destruir una parte importante de la nación lituana. De acuerdo con la interpretación ofrecida por el Tribunal Constitucional, Lituania podría aplicar una definición más amplia del delito de genocidio, pero esas disposiciones no podían aplicarse retroactivamente.

El Tribunal de Estrasburgo observó una falta de "relato histórico y basado en hechos" del modo e que los partisanos lituanos representaban a la nación. La sentencia dice lo siguiente:

"El Tribunal no está convencido de que en el momento pertinente el solicitante, incluso con la ayuda de un abogado, podría haber previsto que el asesinato de los partisanos lituanos podría constituir delito de genocidio de los nacionales de Lituania o de los lituanos étnicos."

Tema sensible

La historia soviética es un tema muy sensible para los ciudadanos lituanos. Muchas organizaciones y movimientos condenaron la sentencia del TEDH. El consejo público, compuesto por las asociaciones relacionadas con la lucha contra la ocupación soviética, anunció una protesta "ante la absolución del asesino de partisanos", alegando que la decisión del TEDH fue "parcial e injusta".

Vytautas Landsbergis (el primer jefe de Estado de Lituania a raíz de la declaración de independencia de la Unión Soviética y actualmente político y eurodiputado), declaró que "el texto actual de la sentencia del TEDH legitima indirectamente la ocupación y anexión de la República de Lituania por la URSS ".

El Partido Conservador preparó una resolución para apelar ante el Tribunal de Derechos Humanos, alegando que en 1953 Vasiliauskas estaba sujeto a la ley penal en vigor antes de la ocupación que "nunca fue derogada por ninguna ley de una Lituania soberana".

"Fuimos un poco demasiado lejos"

La profesión legal tiene una opinión diferente. "Después de la restauración de nuestra independencia, comenzamos calificando de genocidio todos los crímenes soviéticos en todos los casos - fuimos un poco demasiado lejos. Bueno, ahora tenemos que lidiar con los resultados de nuestro celo, que, espero, animará a nuestras policías y tribunales a tomarse más en serio el derecho internacional", dijo Justinas Žilinskas, un experto en derecho internacional, comentando sobre el caso.

Según él, se cometieron errores debido a una multitud de razones. "Esto incluye determinadas motivaciones políticas, la juventud e inexperiencia de nuestro Estado, así como el deseo de asegurar que los culpables no evitaran el enjuiciamiento y fueran, de hecho, procesados lo antes posible".

Žilinskas insistió en que hay motivos para el optimismo - la sentencia del tribunal estaba "repleta de opiniones discrepantes" y en que algunos jueces entendieron y apoyaron la posición de Lituania. Egidijus Kūris, el juez que representa Lituania, expresó su opinión discrepante sirviéndose del poema de Archibald MacLeish, "Los jóvenes muertos en la guerra no hablan".