Tecnología y Derechos

¿Por qué es tan importante al libertad de expresión?

La libertad de expresión es necesaria para poder juzgar y exigir responsabilidades a los gobiernos, pero en Europa se encuentra amenazada. Aquí explicamos por qué este derecho es tan importante y qué está haciendo Liberties para protegerlo.

por LibertiesEU

¿Qué es la libertad de expresión?

Nos comunicamos cuando hablamos, escribimos, vestimos, protestamos y de tantas otras formas. La comunicación es una parte importante de nuestras vidas, y el grado de libertad para comunicarse tiene un impacto importante en nuestra sociedad y en la consolidación de nuestras democracias. La libertad de expresión es básicamente el derecho a comunicarnos sobre cuestiones políticas. Esto significa que toda comunicación que tenga una relevancia social, como los comentarios sobre acciones gubernamentales, críticas a cargos públicos o denuncias sobre ciertos derechos, está protegida por el derecho a la libertad de expresión.

En Liberties, trabajamos para proteger el derecho a la libertad de expresión tanto en la red como fuera de ella. A pesar de que la libertad de expresión es un derecho humano básico, que tiene un amplio alcance, no es ilimitado. Casi todos los derechos se tiene que equilibrar mutuamente, lo que significa, por ejemplo, que una persona no puede alegar libertad de expresión para incitar al odio contra otros o ponerlos en peligro. Por eso el discurso de odio y la pornografía infantil no están protegidos como libertad de expresión. Otras limitaciones, como los derechos de autor o los datos personales, también la delimitan de forma proporcionada y concreta. La protección de los derechos de autor sobre todo está al servicio de los intereses del creador. Nadie puede publicar Harry Potter bajo su propio nombre o convertirlo en una película sin el permiso de la autora, en cambio, utilizar citas sencillas o usar el material para fines educativos, en general suele estar fuera de la protección de los derechos de autor. El derecho a la intimidad también limita la libertad de expresión. En la mayoría de los casos, está prohibido publicar información confidencial delicada; por ejemplo, el derecho a que tu historial médico sea privado está por encima de la libertad de expresión. Este equilibrio solo puede decidirse caso por caso.

¿Por qué trabajamos esta cuestión?

Algunos gobiernos de la UE no respetan la libertad de expresión. Los hay que presionan a los medios de comunicación públicos para que informen de manera sesgada y a su favor. Otros que sobrerregulan la prensa, ya sea escrita, radiodifusión o por internet. Algunos requisitos de contenido suponen un carga muy pesada para los servicios de comunicación, como la obligación de cubrir los asuntos de actualidad o la exigencia de que un determinado porcentaje de su programación o vídeos tengan que ser europeos. Estos requisitos son válidos para los medios de comunicación públicos, pero las pequeñas empresas y los sitios web especializados no pueden permitírselo. La sobrerregulación limita el número de voces, y esto es peligroso para la democracia.

Hay otros ejemplos de límites inadecuados a la libertad de prensa. Los medios de comunicación sirven también para hacer seguimiento y exigir responsabilidades a políticos y gobiernos. Pero a veces dependen de fuentes o informantes que tienen que saltarse las normas que les impiden revelar información para poder denunciar corrupción u otras malas prácticas. A menudo, en lugar de procesar a los responsables de la corrupción, quienes acaban en un proceso judicial son estas personas. Si queremos que los medios puedan informar de forma adecuada, tenemos que proteger también sus fuentes. También existen limitaciones para poder grabar a los agentes de policía cuando están de servicio o los debates parlamentarios, a pesar de la importancia de ambas cosas para garantizar la transparencia.

Además, la propia UE limita la libertad de expresión. Las enmiendas propuestas a la Directiva sobre servicios de medios audiovisuales, la Directiva sobre derechos de autor y el Código de conducta para la lucha contra el discurso de odio ilegal en internet no respetan la libertad de expresión. La Directiva sobre servicios de medios audiovisuales pone muchos requisitos de contenido a los servicios de internet, sea la prensa en línea o las plataformas como YouTube. La Directiva sobre derechos de autor exige a las empresas de internet que bloqueen o eliminen contenidos por cuestiones de derechos de autor sin que haya un debate adecuado con el usuario, mientras que el Código de conducta básicamente responsabiliza que las empresas de internet del contenido que se sube a sus plataformas. Obligar a empresas como Facebook o Google a censurar contenidos no solo es una carga pesada, sino que además no es una solución transparente para limitar la libertad de expresión. La protección de los derechos fundamentales, sin embargo, no suele estar entre las prioridades de las entidades empresariales, por lo que si tienen que elegir entre eliminar cierto contenido por interés empresarial y el respeto a la libertad de expresión, suelen optar por la primera opción, es decir, eliminar cualquier contenido que les pueda suponer un problema legal.

¿Cómo trabajamos esta cuestión?

El objetivo de Liberties es que las instituciones de la UE y los gobiernos nacionales introduzcan medidas que ayuden a crear un ambiente en el que la libertad de expresión y la libertad de prensa puedan proliferar. Esto implica influir en las reformas de normativas como la Directiva de servicios de medios audiovisuales, el Código de conducta y la Directiva de derechos de autor. El Código de conducta relativo a las empresas privadas debería ser redactado de nuevo con ayuda de especialistas y defensores de la libertad de expresión, y el debate actual sobre la reforma de los derechos de autor debe lograr un equilibrio adecuado entre la libertad de expresión y los derechos de autor. Además, es preciso introducir cambios en la Directiva sobre servicios de medios audiovisuales con respecto a los requisitos de contenido. En Liberties, creemos que la UE debería adoptar una directiva sobre la protección a los informantes que denuncian la corrupción.

La sobrerregulación debe eliminarse tanto a nivel de la UE como a nivel nacional. Liberties, junto con sus organizaciones miembros, tratará de influir tanto sobre las autoridades nacionales como las de la UE para eliminar la intervención inadecuada de gobiernos y autoridades.

Durante el próximo año, Liberties lanzará una serie de campañas de formación en línea sobre los derechos de los periodistas y de sus fuentes, distintos casos de libertad de expresión en internet y el derecho a grabar a funcionarios públicos mientras realizan su trabajo.