Observatorio de la UE

"Licencia para matar": Cambiar la ley de legítima defensa pone en peligro a la población en Italia

Una petición insta a los miembros del parlamento italiano a que se opongan a la legislación de legítima defensa que se está debatiendo en estos momentos.

por Flaminia Delle Cese

El parlamento italiano está debatiendo un nuevo proyecto de ley sobre la legítima defensa. Presentada por la Liga, partido italiano de extrema derecha, esta propuesta legislativa modifica una ley de 2006 que había sido redactada sobre la base de una propuesta del mismo partido. La ley de 2006, a su vez, enmendó una ley de legítima defensa que había entrado en vigor en la década de 1930, es decir, en la era fascista.

El marco actual sobre legitima defensa en Italia

La legítima defensa en Italia está regulada por el Artículo 52 del Código Penal. Esta disposición establece que quienes recurran a la legítima defensa, en casos en los que sea necesaria ante una amenaza clara, no podrán ser penalizados. Sin embargo, la defensa debe ser proporcional a la ofensa.

Si bien la ley de 2006 enmendó esta disposición para aumentar la posibilidad de recurrir legalmente a la legítima defensa (al incluir el riesgo de amenaza), el proyecto de ley que se está debatiendo actualmente ampliaría aún más los fundamentos jurídicos de la legítima defensa en Italia. Más concretamente, la propuesta legislativa que ha presentado la Liga pretende legalizar la reacción en todos los casos -incluso el disparo- contra cualquier persona que entre en una propiedad privada (ya sea una casa, un terreno o una tienda), independientemente de que ello ponga en peligro su seguridad física.

Por qué no se debe enmendar la ley

Associazione Antigone ha expresado repetidamente su preocupación por las enmiendas a la ley de defensa legítima.

Hace un año, el gobierno de centro izquierda sugirió reformar la ley de legítima defensa. Aunque finalmente se desestimó y no se hicieron cambios, Antigone aprovechó la oportunidad para expresar su oposición a las medidas propuestas por ese gobierno.

El presidente de Antigone, Patrizio Gonnella, expresó su punto de vista sobre la defensa legítima cuando se debatió la cuestión de la seguridad. En primer lugar, destacó el vínculo entre la posibilidad de recurrir a la defensa propia y la venta (potencialmente creciente) de armas, y subrayó que cuantas más armas haya a disposición de las personas, mayor será el riesgo en términos de seguridad. En segundo lugar, Gonnella añadió que el deber de los responsables políticos es deconstruir los temores de los ciudadanos y no apoyarlos de forma peligrosa. Por último, resaltó que el monopolio del uso de la fuerza pertenece al Estado y no a los individuos.

Respecto al proyecto de ley que se está debatiendo, Antigone señala que representa una enmienda inútil, injusta y peligrosa a la ley de legítima defensa, pues liberalizaría la respuesta armada de los particulares, lo que significa una especie de "licencia para matar".

Como ha insistido Antigone en el pasado, las disposiciones sobre legítima defensa siempre deben garantizar que se respete el principio de proporcionalidad entre la defensa y el delito, de lo contrario, son inconstitucionales. El proyecto de ley actual es por ello injusto, pues iguala la vida con la propiedad privada.

Además, supone un riesgo para la población italiana: Italia tiene actualmente una de las tasas de homicidio más bajas de las democracias occidentales, sin embargo este proyecto de ley fomentaría la venta de armas, lo que conduciría a más "vendettas particulares" y más muertes. Gonnella agrega que la propuesta presentada por la Liga implica una desconfianza hacia los agentes de la ley y los jueces, y tiene como objetivo impedir que el poder judicial lleve a cabo investigaciones sobre aquellos que presuntamente han actuado en defensa propia, independientemente de que el presunto infractor haya tenido la intención de delinquir.

Por último, pero no por ello menos importante, Antigone señala que en 2006 la ley de legítima defensa fue enmendada por el mismo partido -la Liga- que actualmente quiere enmendarla de nuevo: es decir, que o bien este partido cometió un error en 2006, o bien el actual proyecto de ley constituye solo un acto de propaganda para obtener más apoyo político.

Frenar el Lejano Oeste

Por todo lo citado anteriormente, la propuesta en cuestión, en lugar de "proyecto de ley sobre legítima defensa", podría denominarse "proyecto de ley sobre ilegítima ofensa". Por ello, Associazione Antigone ha lanzado una petición -que puede firmarse aquí- para pedir al Parlamento que se oponga a la propuesta. Lanzada el 25 de julio, la petición ya ha sido firmada por cerca de 25.000 personas en poco más de 10 días.

¡Firma la petición aquí!