Tecnología y Derechos

El feo asunto de la acogida de solicitantes de asilo en Italia

Un seguimiento exhaustivo del sistema es imposible debido a una gravísima falta de transparencia, según un nuevo informe que denuncia el estado de la acogida de refugiados de Italia.

por Corallina Lopez Curzi

Un nuevo informe denuncia el estado desalentador del sistema de acogida italiano, que costó unos 1000 millones de euros en 2015.

En Italia, la acogida de los solicitantes de asilo es sumamente compleja. El sistema se compone de muchos tipos diferentes de instalaciones y adolece de una falta general de transparencia, lo que significa que el estado de las instalaciones dedicadas a la acogida de los solicitantes de asilo y de los inmigrantes es un asunto bastante oscuro para el público en general.

Hay una grave falta de transparencia en lo que atañe al funcionamiento de los centros de acogida de refugiados en Italia. (REUTERS / Yannis Behrakis)

Por esta razón, el informe anual de LasciateCIEntrare, una campaña nacional dedicada a luchar contra la detención administrativa de los inmigrantes, investiga las condiciones de los centros en los que inmigrantes y solicitantes de asilo están alojados o detenidos.

El informe desempeña un papel fundamental, pues arroja un poco de luz, necesaria, sobre asunto de la recepción de inmigrantes en Italia. El nuevo informe denuncia una situación dramática, donde la acogida de los solicitantes de asilo a menudo queda en manos de sujetos incompetentes, las violaciones son continuas y apenas cabe hablar de seguimiento.

Emergencia y desorganización

La acogida de los solicitantes de asilo en Italia está profundamente influenciada por la adopción de un enfoque de emergencia: de hecho, la inmensa mayoría de los solicitantes de asilo (72%) es alojado en los más de 3000 CAS, "Centros de Acogida Extraordinaria", que hay en Italia, mientras que hay menos de 500 instalaciones SPRAR (estructuras "normales", que ofrecen protección a los solicitantes de asilo).

En 2015, Italia llegó a gastar 1000 millones de euros en la acogida de los solicitantes de asilo, pero la inmensa mayoría de estos fondos fue a los CAS y no a las instalaciones SPRAR.

Asimismo, la mayor parte de los CAS son estructuras improvisadas, a menudo ocupan antiguos restaurantes u hoteles o edificios aislados, en manos de personal no cualificado y sin preparación.

Los centros de recepción son a menudo lugares inhóspitos instaladas en edificios abandonados. (REUTERS / Yannis Behrakis)

La competencia del personal y las condiciones de estas instalaciones - que suelen presentar hacinamiento, comida de mala calidad y falta de asistencia psicológica y sanitaria - no son supervisadas adecuadamente, según el informe.

Falta de transparencia

Un seguimiento exhaustivo del sistema de recepción es imposible debido a una gravísima falta de transparencia. En varias ocasiones, LasciateCIEntrare, junto con Cittadinanzattiva y Libera, solicitaron al Ministerio del Interior y a las 106 prefecturas el acceso a una lista completa de todos los CAS presentes en el territorio y a las organizaciones responsables de su administración.

El resultado de estas peticiones ha sido más bien modesto: de hecho, el Ministerio del Interior se ha negado a la publicación de una lista nacional de CAS, con el argumento de que ello supondría un riesgo para la seguridad.

En lo que respecta a las prefecturas locales, 52 de ellas no dieron respuesta alguna a las peticiones, y las que lo hicieron proporcionaron en su mayor parte tan solo información parcial (de hecho, solo ocho prefecturas entregaron una lista completa de los CAS presentes en su territorio).

Lea el informe completo aquí.