Tecnología y Derechos

Jugar al ping pong con los solicitantes de asilo

A pesar de las numerosas medidas de la UE destinadas a reducir el ritmo de llegada de los refugiados a Europa, la migración no puede pararse. Es hora de que los Estados miembros dejen de negar la realidad.

por Lovorka Šošić
Migrants and refugees queue to board a train in the town of Sid, Serbia February 12, 2016. (Image: REUTERS/Marko Djurica)

La iniciativa "Welcome" (Bienvenidos), ha lanzado la voz de alarma sobre las graves violaciones de los derechos humanos y la creación de inseguridad jurídica como consecuencia de las prácticas problemáticas de devolución de los refugiados desde Eslovenia a Croacia y de Croacia a Serbia.

La iniciativa presentó un informe realizado por activistas del grupo "Moving Europe" (Europa se Mueve), que hablaron con los individuos "atascados" en las zonas fronterizas de Serbia y Croacia, en las proximidades de Adaševci y Sid, así como en Belgrado. Sus entrevistas, realizadas entre el 11 y el 25 de enero pasado, revelaron casos de violencia policial.

Obligados a regresar

La alarmante decisión de la UE de permitir el paso solo a personas procedentes de Siria, Irak y Afganistán que declaren expresamente que pedirán asilo en Austria o Alemania garantiza que muchos refugiados tengan que regresar a Eslovenia, Croacia, Serbia y otros países atravesados por la ruta.

Algunas de las personas devueltas son también refugiados de Siria, Irak y Afganistán. A la luz de sus declaraciones, no cabe duda de que a menudo ni siquiera se les da la oportunidad de solicitar asilo en Croacia, sino que son devueltos a Serbia.

Deben emprender el viaje sin ningún tipo de apoyo o asistencia por parte de las autoridades. Asistimos de nuevo al hecho de que cientos de personas tengan que dormir al aire libre y, según rezan los informes de los activistas, la violencia policial hacia los refugiados no es algo excepcional.

Refugees on a road in Macedonia are prevented from traveling onward.   (Image: Seth Frantzman)

A pesar de las numerosas medidas de la UE destinadas a reducir el ritmo de llegada de los refugiados a Europa, la migración no puede pararse, y las restricciones introducidas en la legislación de asilo en los Estados miembros de la UE provoca un efecto dominó en otros países a lo largo de la denominada "ruta de los Balcanes".

Ping pong humano

Los activistas de la iniciativa "Welcome" encontraron a una persona de nacionalidad siria que quiere ir a Dinamarca porque su esposa e hijo se encuentran allí, pero que fue detenida en Eslovenia y devuelta a Croacia, y luego de Croacia a Serbia. Probablemente ahora se encuentre de camino a Macedonia.

Esta especie de "ping pong" humano es inaceptable y conduce a un estado de inseguridad jurídica, donde los individuos no tienen claro cuáles son sus opciones.

La iniciativa "Welcome" invita a los jefes de Estado de la UE a acordar opciones más humanas y a utilizar el mecanismo de protección temporal, que fue creado para casos como la situación actual de las personas desplazadas en masa en busca de protección en Europa.

En lugar de dejar que se desplome el sistema de asilo, negando la existencia actual de una crisis humanitaria y no aceptando la situación actual como algo permanente, los Estados miembros deberían mostrar su solidaridad y su cooperación, como ya están haciendo los ciudadanos por su propia iniciativa.

Instamos a todos los Estados Miembros a participar en la resolución de esta crisis humanitaria. Todos los miembros de la UE deben aceptar a los refugiados que buscan protección y deben trabajar juntos para construir a largo plazo sistemas de integración de calidad . Asimismo, deberían contribuir a resolver esta crisis poniendo fin a las guerras que la han provocado