Tecnología y Derechos

Inteligencia artificial para principiantes - Una guía para principiantes

¿Qué es la inteligencia artificial? ¿Por qué es artificial? ¿Es realmente inteligente? Son muchas preguntas. Te damos todas las respuestas

por Aszodi Nikolett
Artificial intelligence

La inteligencia artificial (a menudo denominada directamente "IA") no es un fenómeno nuevo, pero recientemente está en boca de todos. Es normal que te puedan confundir las múltiples –a menudo incluso contradictorias– descripciones de lo que es o no es la inteligencia artificial. Teniendo en cuenta que no hay acuerdo sobre la definición de inteligencia artificial, y que la tecnología que puede englobarse bajo este término está cambiando a gran velocidad, resulta difícil precisar qué es pues, realmente, la inteligencia artificial. En este artículo trataremos de arrojar algo de luz sobre lo que significa, si es algo bueno o malo, y analizar qué nos puede deparar el futuro.

Breve historia de la inteligencia artificial

A principios de la década de 1950, John Von Neumann y Alan Turing revolucionaron los ordenadores del siglo XIX y construyeron la arquitectura de nuestras máquinas contemporáneas. Además de la búsqueda de una manera de unir el funcionamiento de las máquinas y el de los humanos, la época dio lugar a imaginar qué tipo de cosas se podían lograr hacer con los ordenadores. Un evento celebrado en 1956, organizado por John McCarthy y Marvin Minsky, pretendía animar debates sobre las posibilidades que ofrecían estos avances tecnológicos. Durante este taller también se acuñó el término "inteligencia artificial".

Ayúdanos a luchar por tus derechos Haz una donación
El desarrollo de la inteligencia artificial ha estado fuertemente vinculado al de la informática, permitiendo que los ordenadores realizaran tareas complejas que antes no eran posibles. De 1957 hasta 1974, los ordenadores eran cada vez más rápidos, más baratos, más accesibles y podían almacenar más información. Afirmaciones tan poco realistas como la de Minksy en 1970 de que aseguraba que "en un plazo de tres a ocho años tendremos una máquina con la inteligencia general de un ser humano medio" fueron esenciales para aumentar la popularidad de la inteligencia artificial entre la sociedad e impulsar la financiación de la investigación en este campo.

A medida que pasaban los años y la promesa de Minsky no se cumplía, la gente perdió el interés por la inteligencia artificial, como bien refleja el hecho de que en la década de 1990, el término "inteligencia artificial" casi se había convertido en un tabú, siendo sustituido por otros más precisos como "computación avanzada". El actual "renacimiento" de la inteligencia artificial se debe a las mejoras en la potencia de computación y a la gran cantidad de datos disponibles.

¿Cuáles son los principales avances en materia de inteligencia artificial?

Durante las décadas de 1990 y 2000, los ordenadores lograron un par de hitos. En 1997, el campeón mundial de ajedrez Gary Kasparov fue derrotado por el programa de ajedrez Deep Blue de IBM. Ese mismo año, el sistema operativo Windows de Microsoft implementó un sistema de reconocimiento de voz. En 2011, Watson de IBM ganó el concurso de televisión estadounidense "Jeopardy", derrotando a los antiguos campeones Brad Rutter y Ken Jennings.

Este tipo de acontecimientos se destacan a menudo para afirmar la inteligencia de la inteligencia artificial. Los casos que demuestran lo contrario no suelen salir tanto a la luz. Por ejemplo, el desastre que supuso la sustitución de los empleados de un hotel en Japón por robots con inteligencia artificial para atender a los clientes. El periodo de pruebas tuvo que finalizar antes de tiempo debido al caos generado por los "molestos" robots. Actualmente, la inteligencia artificial está en todas partes: tenemos asistentes personales virtuales, hay sistemas basados en la inteligencia artificial que deciden si se acepta o no nuestra solicitud de préstamo, y la inteligencia artificial puede incluso ayudar a determinar nuestra nota final en el colegio.

¿Qué significa IA? Definición de inteligencia artificial para principiantes

Al mundo de la ciencia ficción y a los futuristas les gusta insinuar que la inteligencia artificial equivale a robots siniestros que se obsesionan con erradicar a la humanidad. Puede ser divertido imaginar dichas fantasías, pero sin embargo nos dan una falsa idea de lo que realmente es la inteligencia artificial.

Quizá la siguiente descripción no sea lo suficientemente atractiva como para conquistar Hollywood, pero podemos concluir que la inteligencia artificial es una complicada ecuación diseñada para tomar una decisión aplicando criterios a una pieza de información.

Veamos qué significa esto con el ejemplo de la inteligencia artificial que se utiliza para contratar personas. Hace falta contratar a una persona para un puesto con unos requisitos específicos. Para crear un sistema basado en la IA para este fin, habrá que introducir en un algoritmo los requisitos que conlleva el puesto de trabajo. ¿Cómo se hace? Lo más sencillo, si es posible, es introducir en el algoritmo currículos de otros candidatos, tanto de quienes han funcionado bien como quienes no. Esto proporciona al software ejemplos de lo que constituye una solicitud exitosa. De esta forma, todas las solicitudes entrantes serán analizadas por su inteligencia artificial, y ésta decidirá cuáles debe remitir a un empleado de recursos humanos y cuáles debe rechazar.

Mantente al día.

¿Recuerdas el escándalo de contrataciones de Amazon, en el que se descubrió que se discriminaba a las mujeres? Debido a que los currículos que se le proporcionó incialmente al algoritmo eran de los empleados actuales, que eran sobre todo hombres, el algoritmo fijó su criterio del candidato perfecto como masculino. Rechazaba directamente cualquier solicitud que contuviera la palabra "mujer". Entonces, ¿por qué no diseñar un algoritmo que aplique criterios inclusivos? Pues bien, por ahora no se sabe si eso será posible.

Pero lo que resulta más escalofriante –y ya había alarmado a los expertos en la década de 1980– es que no sabemos cómo razona la máquina. Es lo que se llama efecto caja negra, que se refiere al problema de que los datos entran en el sistema, que a su vez los procesa y genera nuevos datos. Pero no sabemos exactamente cómo ha procesado los datos. Para entender mejor la tecnología que se define como inteligencia artificial, debemos desglosar el término.

Las redes neuronales tratan de reconocer patrones en un conjunto de datos mediante un proceso basado en el razonamiento, lo que normalmente se denomina inteligencia artificial. Sin embargo, la mayoría de los sistemas no utilizan redes neuronales, pero se sigue hablando de "inteligencia artificial". Por eso se introdujo el término "toma de decisiones automatizada" (ADM, por sus siglas en inglés), que es una forma más precisa de describirlo.

No obstante, a menudo sería fundamental saber cómo calculan, sopesan y clasifican los datos los sistemas de software y cómo toman una decisión, porque las decisiones pueden cambiar la vida. En estas aplicaciones de software, las redes neuronales –que normalmente se denominan inteligencia artificial– apenas se emplean.

¿La inteligencia artificial es buena o mala?

Hay ámbitos en los que la aplicación de sistemas basados en la IA es productiva. La inteligencia artificial puede hacer un buen trabajo en tareas muy concretas que pueden parecer matemáticas, como jugar al ajedrez o predecir el cambio climático. Sin embargo, muchas empresas y gobiernos quieren utilizarla para toda otra amplia serie de funciones, porque resulta más económico que contratar a una persona.

"El problema empieza cuando la gente cree que la IA es más inteligente de lo que es"

Esta cita de Meredith Broussard, periodista especializada en datos, que llama la atención sobre las injusticias que se producen al aplicar inteligencia artificial en ámbitos que no puede comprender y, donde por ende, toma malas decisiones. Los algoritmos no pueden entender una parte fundamental de nuestra esencia: la moral, la cultura, el arte, la historia o las emociones, ya que estas no pueden expresarse en una ecuación matemática.

Uno de los lugares donde se utiliza mucho la inteligencia artificial es en las redes sociales. Por ejemplo, Facebook utiliza algoritmos para bloquear o retirar el contenido que incumple sus normas. Y esto suele salir mal. La Sociedad Sueca contra el Cáncer compartió en Facebook un vídeo animado en el que se explicaba cómo autoexaminarse las mamas, la plataforma lo retiró alegando: "su anuncio no puede comercializar productos o servicios para adultos o sexuales", según informa The Guardian. La histórica imagen que capta a una niña desnuda huyendo de un ataque con napalm en la guerra de Vietnam fue censurada por Facebook debido a su desnudez. Una herramienta que no es capaz de distinguir entre la información médica y el contenido sexual o entre la historia y la pornografía infantil no solo tiene claros defectos, sino que viola nuestra libertad de expresión a través de la censura en línea.

Perspectivas de futuro

El avance tecnológico es inevitable. Es más que probable que la inteligencia artificial se aplique en muchos campos y que esta tecnología que está en un desarrollo exponencial se diversifique. Sin embargo, es preciso analizar cómo evoluciona para asegurarnos de que lo hace de forma impecable y sin poner en riesgo nuestros derechos fundamentales. Por ejemplo, debemos asegurarnos que los algoritmos sean auditados por organismos independientes para garantizar que su funcionamiento es justo. Nuestras vidas están cada vez más entrelazadas con sistemas basados en la IA. Dado que la inteligencia artificial se aplica en diversos ámbitos para tomar decisiones importantes sobre nosotros y nuestras vidas, es esencial que garanticemos que esta tecnología funciona en beneficio de todos. En futuros artículos analizaremos el impacto de los sistemas basados en la IA en nuestras libertades civiles individuales y en la sociedad en su conjunto.