Observatorio de la UE

Indignación en Lituania ante la reforma de la protección infantil

Los críticos de la reforma de la protección infantil en Lituania advierten de que va en contra de las familias y las organizaciones de derechos humanos dicen que su aplicación no se ha gestionado bien por parte las autoridades.

por Human Rights Monitoring Institute

Cómo se aprobó la ley

A principios de 2017, Lituania aprobó la Ley sobre los fundamentos de la protección de los derechos de la infancia, también conocida como la "ley contra las palizas a los niños". La aprobación de la ley fue motivada por un incidente grave de violencia contra un niño pequeño que fue golpeado 135 veces por su madre y padrastro. El niño murió debido a los lesiones. La ley es importante porque, por primera vez en la historia del país, prohíbe "todas las formas de violencia contra los niños, incluidos los castigos físicos". El proyecto de ley también establece que "los actos no se consideran violentos... cuando tienen por objeto prevenir un peligro mayor para la seguridad, la salud o la vida del niño/a, y este no puede lograrse por ningún otro medio".

Reacción pública

Sin embargo, muchas personas están totalmente en contra, algunas afirman que los servicios de protección de la infancia podrán aplicar la ley de manera desproporcionada y quitarles los niños a sus familias sin justificación, alegan que la ley es de naturaleza antifamiliar. Una protesta contra las nuevas normas de protección de los derechos de la infancia tuvo lugar frente al edificio del Parlamento. Algunos miembros del Parlamento iniciaron enmiendas a la ley que permitirían el uso "proporcionado" de la fuerza contra los niños si se trata de evitar un daño mayor o una amenaza para su seguridad. A pesar de que esto significa permitir la violencia física, 58 diputados firmaron las enmiendas (9 de ellos retiraron sus firmas posteriormente).

Preocupacación en las organizaciones de derechos humanos

Las organizaciones de derechos humanos consideran que la aprobación de la ley es positiva porque iguala a los niños con los adultos, concediéndoles el derecho a una vida sin violencia. En realidad, los problemas con la nueva reforma de la protección a la infancia se dieron debido a que las instituciones no estaban suficientemente preparadas para aplicar sus disposiciones. Además, el Estado no asignó suficientes fondos suficientes para garantizar el buen funcionamiento de la reforma. Por ello, debe considerarse como un caso en el que el Estado no presta la atención adecuada para lograr una aplicación correcta de la legislación. Y aprobar las enmiendas no resolverá ningún problema, únicamente legalizará de nuevo la violencia contra los niños.

Las familias deberían recibir el apoyo y los servicios que necesitan

"Muchos ciudadanos están expresando su malestar ante la ley que prohibe pegar a los niños, alegando que es inapropiada. Algunos instan al gobierno que la derogue o la modifique en lo fundamental. Sería un error. Si queremos garantizar que los derechos de los niños estén debidamente protegidos y que las familias que crían a sus hijos reciban los servicios y el apoyo que necesitan, tenemos que entender las causas del descontento de la gente. Instamos al parlamento y al Gobierno a que dejen de aplazar las cosas y que empiecen a aplicar de forma coherente y decisiva la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, las recomendaciones del Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas, así como las recomendaciones de la Unión Europea y del Consejo de Europa en el ámbito de los derechos del niño y la política familiar. Esto resolvería muchos de los problemas en pocos años", señaló Dainius Pūras, director de Human Rights Monitoring Institute.

En Lituania, el 14% de todas las víctimas de los casos denunciados de violencia doméstica en 2017 eran niños menores de 18 años.

Pincha aquí para más información