Tecnología y Derechos

​BHC condena la inacción de autoridades contra acoso y retórica discriminatoria

Manifestantes, muchos de ellos de extrema derecha, se reunieron frente al Comité de Helsinki Búlgaro amenazando e insultando al personal. A pesar de las evidentes amenazas , los agentes de policía allí presentes no interfirieron.

por Bulgarian Helsinki Committee

El Comité de Helsinki Búlgaro (BHC por sus siglas en inglés) condena enérgicamente la manifestación de protesta que ocurrió el pasado viernes 12 de septiembre, bajo el lema "Prohíban al BHC." Fue organizado por el partido político Unión Nacional Búlgara - Nueva Democracia (BNS-ND) y el grupo de Facebook del Movimiento para la Protección de la Patria. BHC condena también la inacción de las autoridades búlgaras con respecto a una serie de graves violaciones de la ley cometidas en el transcurso del evento.

En la manifestación estuvieron presentes el nacionalista Boyan Stankov-Rassate, un miembro de la dirección del BNS-ND y Elena Vatashka y Radenko Grigorov de la Asociación de Fans de Fútbol Búlgaros.

Insultos y amenazas de violación

La protesta culminó en frente de la sede del Comité Helsinki Búlgaro. Mientras se desplazaban hacia allí y en presencia de oficiales uniformados de la policía, un grupo significativo de los participantes violaron normas de transito. Los que se encontraban reunidos fuera de las oficina de BHC lanzaron una serie de amenazas e insultos a la organización y a empleados específicos, quienes se encontraban en la oficina en ese momento.

Entre las amenazas e insultos se incluyen tales como: "Estás muerto", "Si aún no les queda claro, vendremos para hacerlo más claro, más enfurecidos y más fuertes"; "Pongan garrotes de seguridad... y compren chalecos antibalas"; "Esperen ser linchados"; "Puta sucia y llena de mierda"; "Diyarbakir les espera... y es peor en las oscuras calles de Sofía donde no hay cámaras”; "Bastardos"; "Monos" y; "Les colgaremos patas arriba".

Una mujer que visitó la oficina de CSF fue amenazada con ser violada. Durante la manifestación, se hicieron llamados por la prohibición de actividades de ONGs en Bulgaria en general. Los lemas que se pronunciaban esencialmente constituyen instigación al odio y discriminación por motivos raciales o étnicos.

Estos insultos y amenazas fueron hechas en presencia de menores de edad y uniformados de la policía, quienes no reaccionaron de ninguna manera.

Silencio por parte del alcalde de Sofía

El día de la marcha, BHC se dirigió por escrito a la alcaldesa de Sofía, Yordanka Fandakova, y la exhortó a emitir una prohibición de la manifestación considerando sus objetivos y el comportamiento anterior de muchos de los participantes en otros eventos públicos similares. En una carta a la Municipalidad de Sofía, BHC indicó que uno de los organizadores de la protesta, BNS-ND, es una organización neo-totalitaria que, a pesar de ser tolerada por las autoridades búlgaras, es conocida por sus actividades racistas y xenófobas y por su negación de los principios de la democracia política y los derechos humanos. La alcaldesa seguía sin estar disponible tras numerosos intentos de contactarla por teléfono. Hasta el momento, BHC no ha recibido ninguna respuesta por parte de la alcaldesa, ni de cualquier otro funcionario municipal.

Durante el mitin, los manifestantes portaban pancartas con el símbolo nacionalsocialista utilizado por el partido BNS-ND - un martillo cruzado con una espada. Esta es una versión modificada del símbolo del Frente Negro - un grupo político que existió en Alemania a principios de los años 30 y cuyo fundador, Otto Strasser, fue expulsado del partido Nazi.

Retórica creciente contra los derechos humanos

Este caso representa un acto más de persecución política y hostigamiento contra BHC en base a su trabajo en defensa de los derechos humanos en Bulgaria. Anteriormente en 2014, la Agencia de Recaudación Nacional ordenó y llevó a cabo una auditoría fiscal del Comité de Helsinki Búlgaro tras la petición del partido Movimiento Nacional Búlgaro (VMRO) otra organización de inclinaciones neo-totalitarias. La auditoría se condujo como respuesta a la carta abierta en la cual BHC se refiere al Fiscal General en relación a una marcha con lemas xenófobos, organizado por el partido VMRO y la "Asociación de Fans de Fútbol de Bulgaria " en noviembre del 2013.

BHC toma nota con preocupación sobre la tendencia, la frecuencia y la popularidad de la retórica anti-derechos humanos y anti-ONG que ha surgido en el país en los últimos años, así como la tendencia de partidos políticos a aceptar este tipo de discurso. La libertad de reunión pacífica y de asociación son derechos humanos fundamentales, proclamados por la Constitución de la República de Bulgaria y en una serie de tratados internacionales suscritos y ratificados por Bulgaria.

La regulación y la existencia de organizaciones de la sociedad civil están entre las características distintivas de una sociedad democrática y constituyen un valor fundamental. La socavación de estos representa la socavación de los cimientos de la democracia y la sociedad civil. Hay un peligro inherente en los llamados para el cierre de las ONG y los intentos para deslegitimar su trabajo debido a sus fondos con origen en donantes extranjeros, porque este tipo de llamados son siempre de naturaleza antidemocrática y xenófoba.

Al mismo tiempo, la inacción de las autoridades búlgaras, incluyendo los servicios de seguridad y las autoridades municipales, es inquietante y sintomático. BHC tomará acciones legales ante las autoridades competentes contra los organizadores y participantes de la manifestación, así como contra el Estado y las autoridades municipales, si se encuentra que su inacción en si era ilegal.