Tecnología y Derechos

El gobierno húngaro inaugura el 2017 con nuevos ataques hacia la sociedad civil

El gobierno húngaro ha iniciado el año con una nueva ola de ataques contra las tres organizaciones de la sociedad civil más importantes del país.

por György Folk

El pasado martes, un funcionario del partido gobernante afirmó que la Hungarian Civil Liberties Union (miembro de Liberties), el Comité Helsinki de Hungría y Transparency International Hungría, son los tres enemigos principales del gobierno húngaro.

Szilard Németh, vicepresidente del partido gobernante, Fidesz, declaró en la cadena de televisión ATV que "estas tres organizaciones deberían desincentivarse por todos los medios y, creo, ser expulsadas de aquí".

Proyecto de ley filtrado

Esta terrible declaración política contra la sociedad civil llega un día después de que se filtrara el proyecto de ley que revela el plan del gobierno húngaro de introducir un mecanismo obligatorio de "declaración de la riqueza" para los líderes y representantes de las organizaciones no gubernamentales.

Los medios de comunicación señalaban que este plan es una oportunidad para que el gobierno desacredite públicamente a estas personas y a las ONG que representan.

El periódico Vasárnapi Hírek publicó que el gobierno de Orbán tiene previsto modificar el "ámbito legislativo de las asociaciones civiles", pero no dio más detalles.

Los populistas ven una ventana de oportunidad

El último ataque contra la sociedad civil es la segunda ola, la primera llegó en 2014, cuando las autoridades gubernamentales realizaron declaraciones y actuaron contra las subvenciones del Espacio Económico Europeo y las Norway Grants.

Ahora, el gobierno está desprestigiando públicamente a lo que llama el "Imperio Soros" o los becarios de Open Society Foundations, como publicaba The Guardian el lunes.

Tras la victoria de Donald Trump en la elección presidencial de Estados Unidos, los políticos populistas en Europa Central y Oriental ven una ventana de oportunidad para actuar contra la sociedad civil y aprobar más restricciones hacia las ONG de derechos humanos independientes

La sociedad civil reacciona

Varios líderes de las organizaciones atacadas han condenado enérgicamente la declaración del vicepresidente y advertido que el objetivo principal del gobierno es eliminar a las ONG independientes de Hungría, y no aumentar la transparencia.

"La transparencia ya es uno de nuestros principios fundamentales como organización, nuestros informes financieros están disponibles para cualquiera que los quiera consultar. Sin embargo, lo que se desprende de estas declaraciones es que el objetivo principal no es es aumentar la transparencia, sino eliminar a las ONG independientes. La HCLU no se desviará de la que es su verdadera misión, y seguiremos a defendiendo los derechos de nuestros clientes", afirmó Stefania Kapronczay, directora ejecutiva de HCLU.

Márta Párvadi, co-presidenta del Comité Helsinki de Hungría, señaló que las declaraciones de Németh no solo son claramente contrarias a la democracia y los valores democráticos, sinoq ue además, la forma de expresarlas revela que no considera siquiera que quienes tenga una opinión distinta a la suya sean seres humanos.

"El Comité de Helsinki continuará ejerciendo sus libertades fundamentales civiles y políticas: seguirá participando en los asuntos públicos y se ocupará de exigir responsabilidades sobre cualquier violación de derechos humanos a quienes detenten el poder", dijo Párvadi.

"Transparency International Hungría considera que la declaración del Sr. Németh es absurda y profundamente antidemocrática, indigna de un Estado miembro de la UE", señaló el director ejecutivo de TI Hungría, József Peter Martin. "TI Hungría cumple con todas las leyes y principios de transparencia, por lo tanto vamos a seguir realizando nuestro trabajo de la misma forma que lo hemos estado haciendo hasta ahora".