Tecnología y Derechos

Tribunal italiano rechaza entregar un sospechoso a Rumanía

El Tribunal de Casación ha detenido la ejecución de una orden de detención europea por el riesgo a sufrir un trato inhumano y degradante en Rumanía.

por Federica Brioschi
Tribunal de Casación italiano

El Tribunal de Casación italiano falló el 31 de octubre de 2016 contra la ejecución de una Orden de arresto europea para la entrega de un ciudadano rumano a Rumanía debido a las condiciones de detención en el país de recepción.

El Tribunal de Casación ya había frenado la ejecución de la orden en junio por faltar una evaluación de riesgos en relación a la violación del Artículo 3 de la Convención Europea de Derechos Humanos (CEDH), que prohíbe el trato o el castigo inhumano o degradante, en el país de recepción.

El Tribunal de Apelación de Catanzaro, por lo tanto, pidió la información necesaria a las autoridades rumanas. Después de recibir esta información, el tribunal emitió una nueva orden para proceder con la Orden de arresto europea.

Riesgo en Rumanía

Un análisis más detallado de la información proporcionada por Rumanía, reveló que era incompleta e imprecisa respecto a la situación legal del ciudadano en cuestión. Debido a ello, el Tribunal de Casación, una vez más, detuvo la ejecución de la orden.

En concreto, el Tribunal de Casación, se remitió a una sentencia de 2016 del Tribunal Europeo de Justicia (TEJ) que mantenía que una Orden de arresto europea debe aplazarse si hay "evidencia de un riesgo real de trato inhumano o degradante de las personas detenidas en el Estado miembro en el que se emitió la orden".

El riesgo se puede evaluarse mediante documentos oficiales, incluidas las sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y los informes de organismos internacionales. En este punto, el país que ha de ejecutar la orden, tiene que pedir información y aclaraciones al país de recepción.

El TEJ destacó en la sentencia antes mencionada que, para poder establecer el riesgo de una sola persona que va a ser entregada, la información requerida debe hacer referencia a la situación del individuo y no solo a generalidades acerca de todo el sistema penitenciario.

Una decisión de 2016 del Tribunal Europeo de Justicia fue básica para la decisión del tribunal italiano de paralizar la ejecución de la orden de detención.

A la luz de esto, el Tribunal de Casación encontró que la información proporcionada por las autoridades rumanas no era suficiente para evitar el riesgo de violación del Artículo 3 de la CEDH y decidió postergar la ejecución de la orden hasta que se proporcionara la información adicional.