Democracia y Justicia

Mujer albana recibe permiso de residencia en Italia por "arraigo profundo"

Una mujer albana que lleva diez años viviendo en Italia ha recibido un permiso de residencia por razones humanitarias, una medida que ya no es posible bajo el nuevo Decreto de Seguridad e Inmigración.

por Italian Coalition for Civil Liberties and Rights

Hace ya diez años que F.V. se mudó de Albania a Italia con su marido. Tiene dos hijos a los que les va bien en el colegio. Hace unos tres años, el padre de los niños se fue de casa y ahora no le pasa ningún tipo de manutención. F.V. trabaja y cuida de ellos con la ayuda de su hermana, que emigró a Italia con F.V. y otro hermano.

F.V. y sus hermanos hablan perfectamente italiano y están integrados y muy arraigados en Italia.

La policía de Roma se niega a expedir el permiso de residencia

A pesar de estos hechos, la Jefatura de Policía de Roma se negó a concederle a F.V. un permiso de residencia por razones familiares. Con ayuda de sus abogados, Mario Angelelli y Cosimo Alvaro, de Progetto Diritti, apeló esta medida, que supone una violación del derecho a la unidad familiar. Su marido tiene un permiso de residencia por trabajo y sus hijos también por motivos familiares. F.V. pudo certificar que el alojamiento donde viven ella y sus hijos es perfectamente adecuado, pero no pudo aportar pruebas de ingresos, ya que su marido abandonó la familia y, probablemente, también Italia.

La jueza cita la vinculación estable con Italia para otorgar un permiso por motivos humanitarios

La jueza Cristina Ciavattone del Tribunal Ordinario de Roma -Sección de Derechos de la Persona e Inmigración- rechazó la expedición de un permiso de residencia por motivos de cohesión familiar, pero aceptó la solicitud de un permiso de residencia por razones humanitarias. Para ello, tuvo en cuenta la situación familiar de F.V. en virtud del artículo 8 del CEDH sobre el derecho al respeto de la vida privada y familiar, pues existen vínculos personales y familiares especialmente significativos por su duración en el tiempo y estabilidad.

No conceder el permiso de residencia sería perjudicial para el desarrollo de los niños.

El tribunal declaró que "la medida impugnada no tuvo en cuenta la existencia de los vínculos familiares de la demandante en Italia, donde residen legalmente sus dos hijos menores, que actualmente no tienen relación con su padre". "La solicitante es, por lo tanto, la única progenitora que cuida de los niños... menores que, en caso de deportación de la madre, tendrían que interrumpir abruptamente su camino positivo de integración... con consecuencias ciertamente perjudiciales para su desarrollo". El tribunal consideró que el profundo arraigo de F.V. en Italia y el hecho de que no tenga ningún vínculo con su país de origen también deberían tenerse en cuenta a la hora de decidir la expedición de un permiso de residencia por razones humanitarias.

Con la entrada en vigor del Decreto de Seguridad e Inmigración, casos como este, que otorgan el permiso de residencia por razones humanitarias para remediar una situación de injusticia objetiva, han dejado de ser posibles.