Observatorio de la UE

#StopSLAPPs - Actúa, la participación pública es importante

Los SLAPP son un arma en manos de quienes quieren impedir que opinemos sobre temas que afectan nuestras vidas y la sociedad en la que vivimos. Liberties y ONG de toda la UE instan a los responsables políticos a que pongan fin a estos juicios mordaza.

por Linda Ravo
(Image: Umweltinstitut München)

Muchos políticos con poder y grandes empresas, acosan de forma rutinaria a personas y entidades que se dedican a supervisar la corrupción y las malas prácticas a base de demandas abusivas para protegerse del escrutinio no deseado. En Liberties hemos trabajado muy duro el año pasado para asegurarnos de que la UE tome medidas para proteger a los periodistas de investigación, los defensores de los derechos y a todas las personas que defienden e interés público de estas demandas abusivas, conocidas como SLAPPs. Aquí expicamos lo que hemos hecho y cómo puedes apoyar.

Se trata de nuestras democracias

Hace un año, Liberties se unió a un grupo de ONG de toda la UE para instar a los responsables políticos a que tomaran medidas y pusieran fin a los pleitos SLAPP, las demandas judiciales que las personas con poder utilizan para tratar de silenciar las voces críticas. Desde entonces se ha conseguido mucho, pero la lucha continúa.

Mantente al día.

Los SLAPP son un arma en manos de quienes quieren impedir que opinemos sobre temas que afectan nuestras vidas y la sociedad en la que vivimos. Son una forma de censura muy poderosa cuyo fin es reducir el espacio para el debate democrático.

Un "SLAPP" es un pleito estratégica contra la participación pública. El término se refiere a acciones judiciales abusivas cuyo objetivo no es hacer valer un derecho, sino agotar los recursos, dañar la reputación y destruir la vida personal de aquellas personas a quienes se dirigen. Empresas, políticos y personajes públicos utilizan su riqueza y poder para llevar a los tribunales a periodistas, activistas y defensores de los derechos humanos que denuncian prácticas nocivas con casos que saben que no van a ganar, pero que van a suponer procesos judiciales costos que se alarguen durante años. Su objetivo es silenciarlos y asustar a otros para que ni siquiera intenten investigar y concienciar sobre sus malas prácticas y corrupción.

Cada vez hay más pruebas de que los SLAPP se utilizan como forma de intimidar a periodistas, activistas medioambientales, defensores de los derechos humanos, ONG, personas que denuncian la corrupción y académicos en la UE y en Europa en general. La información recopilada por Liberties y sus miembros, recogida también en un informe publicado recientemente, identifica SLAPP dirigidos a periodistas y organizaciones de derechos humanos en Hungría, Polonia y Eslovenia y analiza cómo forman parte de un patrón más amplio de ataques contra los medios de comunicación y la sociedad civil. Asimismo, en otros países como Bulgaria, Croacia, Irlanda, Italia, Eslovaquia, Eslovenia y España aparecen como recurso en alza. La Comisión Europea reconoció el problema en su primera auditoría sobre el Estado de derecho del año pasado, y se espera que reciba más importancia en el próximo informe de este año.

Los periodistas, activistas y defensores de los derechos humanos contribuyen al buen funcionamiento de la democracia y el Estado de derecho. Revelan las malas prácticas y la corrupción, permiten que la ciudadanía se pueda formar una opinión bien informada y que influyan sobre las decisiones que toman los gobernantes. Por eso, a los gobiernos antidemocráticos no les gustan y por eso, en Liberties hemos intensificado nuestro trabajo para protegerlos. Los SLAPP permiten que las personas con poder abusen de nuestras leyes y tribunales con el fin de silenciar a quienes vigilan la corrupción y las malas prácticas y sobre quienes depende la ciudadanía para pedir cuentas y responsabilidad. Como consecuencia, la propia ciudadanía se va quedando fuera de sus democracias.

Pedir a la UE que haga su trabajo

Mientras que los SLAPP amenazan nuestras democracias en toda la UE, ningún país cuenta con una buena regulación para detener este abuso. Dada la escala y la naturaleza del problema, la UE está en una posición clave para llenar este vacío.

Ayúdanos a luchar por tus derechos Haz una donación
Los SLAPP no solo van en contra de los valores de la democracia, el Estado de derecho y el respeto de los derechos humanos en los que se basa la UE. También generan un impacto evidente en el mercado interior, en la medida en que pretenden silenciar a quienes denuncian prácticas ilícitas y corrupción, o tratar de forzar interpretaciones abusivas de las normas de la UE en ámbitos como los derechos de autor o la protección de datos, obstaculizando el trabajo de periodistas, medios de comunicación y organizaciones de la sociedad civil en toda la UE. Además, tienen un claro impacto en el sistema de justicia de la UE, que se basa en la interconexión de los sistemas de justicia nacionales y que los SLAPP convierten en vulnerables al abuso, la sobrecarga y los foros de conveniencia. Las acciones de la UE contra estos pleitos abusivos, incluida una ley anti-SLAPP que proporcione un nivel fuerte y uniforme de protección contra los mismos en todos los países de la UE, cambiaría las reglas del juego y serviría de modelo para los países de toda Europa y más allá.

Por ello, cuando la Comisión Europea presentó su Plan de Acción sobre la Democracia para la UE, Liberties se unió a una amplia coalición de más de 60 ONG para liderar la redacción y publicación de un modelo de ley contra los SLAPP para inspirar e instar a los responsables políticos de la UE a que aprueben una regulación que proteja a las entidades que vigilan los derechos de estas demandas mordaza.

Fue el comienzo de un intenso viaje

Finalmente, la Comisión Europea atendió nuestra petición y anunció su intención de presentar una iniciativa sobre los SLAPP a finales de este año. Liberties y otras ONG socias clave han estado contribuyendo al trabajo de un grupo de expertos seleccionados por la Comisión para orientar su trabajo. Asimismo, han asesorado al Parlamento Europeo sobre una resolución firme que refleje el compromiso del Parlamento de apoyar medidas eficaces contra los SLAPP, y se han coordinado con varios gobiernos de la UE sobre esta cuestión.

Mientras tanto, la coalición informal de ONG a la que se unió Liberties, se ha convertido en CASE-– Coalition Against SLAPPs in Europe [Coalición contra los SLAPP en Europa]. CASE ha lanzado recientemente un página web que alberga material de investigación sobre los distintos casos de SLAPPs en toda Europa, información y recursos útiles para las víctimas de estas demandas abusivas y que explica las distintas iniciativas para tratar de lograr medidas de protección y reformas integrales. Entre otras cosas, puedes consultar nuestras propuestas para un modelo de directiva contra los SLAPP de la UE y una recomendación del Consejo de Europa, o detenerte en algo más entretenido como nuestro primer concurso europeo sobre SLAPP.

Logra que la UE sea un ejemplo de democracia. ¡Pasa a la acción!

Nuestro trabajo ha dado algunos frutos y hemos logrado dar unos pasos para que los responsables políticos de la UE reconozcan la magnitud y el impacto de los SLAPP en la Unión y trabajen para tomar medidas al respecto.

Dado que la UE está inmersa en pleno debate sobre la necesidad de proteger mejor la libertad de expresión, ha llegado el momento de aprovechar los progresos realizados hasta la fecha y de asegurarnos de que se toman urgentemente medidas concretas a nivel de la UE para acabar con los SLAPP. Y necesitamos tu ayuda.

Logremos que la UE sea un ejemplo de democracia. Firma esta petición para apoyar nuestro llamamiento a la Vicepresidenta de la Comisión Europea, Vera Jourová, y al Comisario de Justicia, Didier Reynders, para que presenten una legislación europea contra los SLAPP y pongan fin a este abuso ya.