El presidente checo pide mayor presencia militar en las fronteras.

El presidente Milos Zeman envió un mensaje a los refugiados de la República Checa: nadie les ha invitado y deben respetar las reglas de este país. "Si no te gusta, te vas", les dijo.

El presidente de la República Checa, Milos Zeman se dirigió recientemente a los refugiados de Oriente Medio y África, para expresarles que no habían sido invitados. También declaró que el país puede recibir un flujo de inmigrantes ucranianos, que "contrariamente a los islámicos tienen una capacidad mayor para integrarse".

"Quizá alguno considere esta declaración de una terrible bajeza humana, pero los húngaros mantuvieron la misma actitud al construir un muro que les separaba de Serbia, y los estadounidenses hicieron lo mismo con México", dijo Zeman, que opina que es mejor ayudar a los migrantes en su propio territorio.

El presidente alabó la actuación policial durante el flujo de refugiados en el territorio checo y está a favor de la intensificación de esfuerzos y medidas judiciales para apoyarlos.

Acciones estúpidas

También afirmó que el ejército puede enviar cerca de 1.500 soldados, citando datos de Jefe de Estado Mayor, Josef Becvar. El ejército checo cuenta ahora con cerca de 21.000 soldados, además de unas 2.000 personas más que van a alistarse este año.

De acuerdo con el presidente Zeman, la responsabilidad de la ola de refugiados recae sobre los regímenes que han "provocado esto con sus acciones estúpidas".

"¿Por que tenemos que sufrir las consecuencias?", preguntó. El presidente también apoyó la protección de las fronteras externas de la Unión Europea y las acciones de los "cascos azules" de Naciones Unidas que destruirían deliberadamente las bases de entrenamiento de los terroristas.