Queda poco para elegir un nuevo Defensor del Pueblo Europeo

Con la nueva legislatura, Europa está a punto de elegir a su próximo Defensor del Pueblo. Estas son las cinco personas candidatas y sus posibilidades de convertirse en líderes del principal órgano de vigilancia de los derechos de la UE.

Este es el año de las elecciones en Europa y los eurodiputados deben cerrarlo con una votación final: una votación secreta para elegir al Defensor del Pueblo Europeo. Esta tendrá lugar durante la sesión plenaria de diciembre del Parlamento Europeo en Estrasburgo. Para poder optar a la candidatura, los candidatos deben demostrar que tienen la experiencia necesaria y que cuentan con el respaldo de un mínimo de 40 eurodiputados de al menos dos países de la UE.

Las cinco candidaturas siguientes cumplieron ambos requisitos antes de la fecha límite de presentación:

  1. Giuseppe Fortunato, actual Defensor del Pueblo de la región italiana de Campania;
  2. Julia Laffranque, jueza estonia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo;
  3. Nils Muižnieks de Letonia, ex Comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa;
  4. Emily O'Reilly, actual Defensora del Pueblo de la UE y ex periodista irlandesa;
  5. Cecilia Wikström, ex eurodiputada sueca.

El siguiente paso es hoy, día en el que se celebra una audiencia pública en la que la Comisión de Peticiones del PE interroga a cada uno de los candidatos.

¿Cuál es el papel del Defensor del Pueblo Europeo?

El Defensor del Pueblo Europeo investiga las denuncias de ciudadanos, residentes y organizaciones de la UE sobre la mala administración por parte de las instituciones u otros órganos de la Unión, desde una actuación injusta, discriminación, retraso innecesario a cualquier tipo de procedimientos inadecuado.Asimismo, la Defensoría del Pueblo también puede iniciar investigaciones por iniciativa propia. Cada año presenta un informe al Parlamento Europeo.

¿Qué posibilidades tiene cada candidatura?

Liberties ha hablado con fuentes institucionales para seguir de cerca el proceso de elección del Defensor del Pueblo. Estas indican que la principal batalla será entre la actual Defensora del Pueblo, Emily O'Reilly, elegida en julio de 2014, y Julia Laffranque, jueza estonia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo.

La primera audiencia irá seguida de una primera ronda de votaciones, en la que solo dos candidaturas pasarán a la segunda ronda, que tendrá lugar el 18 de diciembre en la sesión plenaria del PE en Estrasburgo. La lógica de votación del Parlamento Europeo es que los eurodiputados que apoyaron una de las otras tres candidaturas, deben elegir entra las dos que quedan en la segunda vuelta. Es de esperar que O'Reilly movilice los votos de los eurodiputados antes de la votación en el pleno para mantener su puesto durante los próximos cinco años.

¿Qué ha logrado O'Reilly durante su mandato?

Los dos casos más notorios de la Oficina del Defensor del Pueblo Europeo en los últimos años han sido el del ex Comisario Europeo José Manuel Barroso, en el que la Comisión Ética evaluó su decisión de ocupar un cargo de responsabilidad en el banco Goldman Sachs. La Oficina del Defensor del Pueblo concluyó que, si bien la reputación de la Comisión y de la UE en general se vio perjudicada, Barroso no incumplió el Código de Conducta de los Comisarios de la CE.

El segundo caso implicó el proceso de selección del anterior Secretario General de la Comisión Europea, Martin Selmayr. Tras una investigación, la Defensora del Pueblo reprendió a la CE por el ascenso del alto funcionario Martin Selmayr.

Desde una perspectiva interna de la UE, ambas investigaciones reforzaron la reputación de la Oficina del Defensor del Pueblo, que tiene su sede en Bruselas y cuenta con una plantilla de unas 80 personas.

Sin embargo, algunos diputados insatisfechos con O'Reilly quieren un cambio. Sus críticos sostienen que, aunque la Oficina del Defensor del Pueblo Europeo se creó para tratar casos individuales, en los últimos años la institución ha pasado de centrarse en estos a centrarse en cuestiones que implican a un público más amplio. Al mismo tiempo, cada vez se remiten más casos individuales al Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Por ejemplo, las denuncias sobre las oposiciones de EPSO para trabajar en la UE se remitieron al TJUE, a pesar de que si existe una preocupación sistémica en torno a la EPSO, se trata internamente.