TEDH decidirá si Bélgica debería haber concedido visado a familia siria

La negativa belga de conceder visados humanitarios a una familia siria que lo solicitó en la embajada de Beirut llega al Tribunal Europeo de Derechos Humanos

Bélgica deniega el visado a una familia siria en Beirut

En 2016, el gobierno belga se negó a conceder visados a una familia siria que había sobrevivido a las bombas y al fuego cruzado en Alepo. La familia se vio forzada a exiliarse en Beirut, donde se puso en contacto con la Embajada de Bélgica. Presentó una apelación ante el Consejo de Litigios de Extranjería y ganó, pero Bélgica se negó a concederles los visados. Finalmente acudieron al Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Once Estados miembros y cinco ONG han intervenido en el procedimiento y el asunto se ha sometido a la Gran Sala. La audiencia tendrá lugar el 24 de abril de 2019 en Estrasburgo.

El TEDH dictaminará si Bélgica debería haberse hecho responsable de la familia

El Tribunal tiene que decidir sobre tres cuestiones importantes. En primer lugar, ¿estaba obligado el Estado belga a respetar el Convenio Europeo de Derechos Humanos (CEDH), aunque la familia no se encontrara en territorio belga? En segundo lugar, ¿violó Bélgica el artículo 3 del CEDH, que prohíbe la tortura y los tratos inhumanos y degradantes, al negarse deliberadamente a ayudar a los progenitores y sus dos hijos mientras estaban en Alepo? Y en tercer lugar, ¿violó Bélgica el derecho de acceso a la justicia al no conceder los visados incluso después de que el Consejo de Litigios de Extranjería le ordenara hacerlo?

La Secretaría de Estado belga de Asilo e Inmigración puede tomar decisiones a su discreción en cuestión de visados humanitarios y no está obligada a concederlos por ley. Pero la cuestión es cuáles deberían ser los límites de este poder ejecutivo y cómo debería ejercerse para que respete los derechos fundamentales.

Los Estados miembros apoyan a Bélgica, las ONG a la familia

Once Estados miembros del Consejo de Europa han manifestado que Bélgica no puede ser considerada responsable de acontecimientos que tuvieron lugar fuera de su territorio.

Por otra parte, cinco ONG intervinieron en el debate con una postura distinta: señalan que desde el momento en que la familia fue a la Embajada de Bélgica, esta es responsable de su seguridad. Decir que Bélgica no fue responsable porque la familia no estaba en su territorio es asumir que las personas cuyas vidas están en peligro deben someterse a traficantes y a veces a transmitar rutas de exilio con peligro de muerte para reclamar su derecho a la protección. Esto es inaceptable. Todos somos responsables de garantizar rutas seguras y legales a Europa. Ahora la decisión corresponde al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Se ha convocado una concentración ante el Tribunal durante la audiencia, a la que se espera que asistan más de un centenar de personas. Un autobús gratuito transportará a los manifestantes de Bruselas a Estrasburgo.

Signatarios: Ligue des Droits Humains, International Federation for Human Rights (FIDH), Liga voor Mensenrechten, Migreurop, Plateforme Citoyenne de Soutien aux Réfugiés, CNCD-11.11.11, CIRÉ, Mouvement ouvrier Chrétien (MOC), Aide aux Personnes Déplacées, Défense des enfants – Belgium, Service droit des jeunes, Collectif pour une autre politique migratoire, Comité pour l’abolition des dettes illégitimes (CADTM), Groupe d’information et de soutien des immigrés (GISTI), Point d’Appui asbl, Collectif contre les Rafles, les Expulsions et pour la Régularisation (CRER), ATTAC Bruxelles 1, ATTAC Bruxelles 2, AtMOsphères.

Para más información sobre este caso pincha aquí.

Para información sobre los antecedentes del caso, pincha aquí.