Programa televisivo sobre padres gays provoca revuelo en Lituania

Uno de los primeros episodio de "Colores", un nuevo programa de la televisión nacional lituana, hablaba de dos padres homosexuales que criaban a un niño, hecho que ha provocado indignación pública y denuncias ante la Comisión de Radio y Televisión.

Radio Televisión Lituana (LRT), la emisora nacional del país, ha comenzado a emitir "Colores" ("Spalvos"), un nuevo programa cuyo objetivo es retratar vidas diversas y reducir así los estigmas crecientes hacia las personas que viven de forma distinta a la norma. Tras un episodio sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo y la adopción, temas que siguen siendo muy polémicos en Lituania, los creadores del programa recibieron amenazas, insultos y acusaciones de que tanto ellos como LRT habían infringido la ley.

Protesta contra el contenido LGBTQ+

A principios de noviembre, un grupo anti-LGBTQ+ realizó una protesta frente al edificio de LRT. Los participantes afirmaban que el episodio dedicado a dos padres homosexuales era ilegal en virtud de la Ley sobre la protección de los menores contra los efectos perjudiciales de la información pública y, como tal, su contenido no podía mostrarse a menores de edad. La indignación del grupo llevó a la Comisión de la emisora a comenzar a deliberar sobre el futuro del programa.

Human Rights Monitoring Institute: un programa valioso para la sociedad

En respuesta a las deliberaciones de la Comisión de LRT sobre si "Colores. Padres Gays" contenía información perjudicial para los menores, la organización Human Rights Monitoring Institute (HRMI) [Instituto de Vigilancia de los Derechos Humanos] presentó su opinión, centrándoseen estos aspectos:

En primer lugar, la disposición que restringe la información "que expresa desprecio hacia los valores familiares, fomenta un concepto distinto del matrimonio y de la formación de una familia del estipulado en la Constitución y en el Código Civil de la República de Lituania" es extremadamente abstracta y confusa y, por ende, permite en sí la restricción arbitraria del derecho constitucional a la libertad de expresión. El Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas también comparte esta opinión.

En segundo lugar, la Constitución lituana protege no solo a las familias que se casan en Lituania, sino también, por ejemplo, a las familias del mismo sexo que se han casado en el extranjero. Además, la Constitución prohíbe la discriminación y la Ley de protección de los menores contra los efectos perjudiciales de la información pública no debe utilizarse para defender opiniones sociales discriminatorias contra las parejas del mismo sexo.

En tercer lugar, habida cuenta de que actualmente las parejas del mismo sexo no pueden ser reconocidas como "familia" por la legislación lituana, el programa (que muestra a parejas del mismo sexo que han logrado el reconocimiento legal como familia) contribuye al debate sobre la igualdad de derechos para las personas LGTBQ+, una cuestión importante para la sociedad. El hecho de que las parejas estuvieran criando a niños de madres subrogadas es solo una parte del programa. De hecho, esto se presentó junto con temas como el matrimonio entre personas del mismo sexo, las actitudes de los seres queridos y los estereotipos sobre la incapacidad de los hombres para cuidar adecuadamente de los niños.

Para HRMI "Colores. Padres Gays" ha sido una contribución valiosa al debate público sobre el derecho al respeto de la vida familiar y, por lo tanto, cumple con la misión de una emisora pública: proteger el derecho de la sociedad a la información, consagrado y protegido por la Constitución. La restricción de la difusión de esta información no estaría respaldada por la Constitución y violaría las obligaciones internacionales de Lituania de proteger la libertad de expresión.

Comisión: no se violó la ley

La Comisión de Radio y Televisión de Lituania recibió un total de 15 denuncias de personas que pedían que se evaluara si el programa violaba la Ley sobre la protección de los menores contra los efectos perjudiciales de la información pública (que prohíbe la promoción de relaciones sexuales no convencionales). HRMI celebra que el veredicto haya sido casi unánime: el episodio "Colores. Padres Gays" no violó la ley.