El sacerdote más poderoso de Polonia bajo sospecha de corrupción

El sacerdote más poderoso de Polonia ha tenido desde hace mucho tiempo un vínculo muy estrecho con el actual gobierno del país y recibe decenas de millones de euros para los proyectos de su fundación.

Tadeusz Rydzyk, el sacerdote polaco mejor conectado, ha recibido otro paquete de dinero del gobierno para financiar uno de los proyectos de su fundación: una central geotérmica. Muchos políticos de la oposición y una parte de la sociedad se pregunta una vez más si el sacerdote más poderoso de Polonia no será también el más corrupto del país.

La central geotérmica se construirá en la ciudad de Torun, donde Rydzyk tiene su iglesia, una universidad de Comunicación y otras instalaciones relacionadas con su fundación. La central se está construyendo con cerca de 6,5 millones de euros en subvenciones del Gobierno, y es el último de los proyectos financiados por el partido gobernante Ley y Justicia (PiS), cuyo dirigente, Jarosław Kaczyńsk, mantiene desde hace tiempo una estrecha relación con Rydzyk.

La unión entre Iglesia y Estado

Los medios de comunicación locales estiman que la fundación de Rydzyk, Lux Veritatis, ha recibido del gobierno de PiS unos 48 millones de euros de fondos públicos desde 2015. Una cifra asombrosa. El dinero se ha utilizado para financiar, entre otras cosas, un santuario, un parque conmemorativo y una nueva fuente de energía para un museo que gestiona la fundación.

El retorno de la inversión del gobierno es inmenso. A cambio de la financiación de sus proyectos, Rydzyk pone su enorme imperio mediático al servicio del PiS. Su red de Radio Maryja, la cadena de televisión TV Trwam y el Nasz Dziennik, un periódico de gran tirada, llegan a millones de personas en todo el país.

Políticos de derecha y analistas políticos aparecen regularmente en los canales de comunicación de Rydzyk para avivar el miedo y el resentimiento hacia los migrantes y la comunidad LGBTQI, dos grupos que el gobierno ha convertido en chivos expiatorios para obtener beneficios electorales, y las mujeres.

"La cobertura [de estos canales] de asuntos relacionados con el matrimonio y las relaciones afectivas tratan a las mujeres como objetos y las privan de agencia", señaló la activista polaca de la huelga de mujeres Chyżewska-Pawlikowska a OpenDemocracy a principios de este año.

Además, estos canales también proporcionan el espacio para vincular más estrechamente al gobierno y a Rydzyk. Nada más asumir el cargo de primer ministro, en 2017, Mateusz Morawiecki acudió a una entrevista con Rydzyk en su emisora Radio Maryia para prometer su apoyo a la "recristianización de Europa". Más recientemente, el Ministro de Energía, Krzysztof Tchórzewski, fue a la misma cadena para ensalzar el plan geotérmico, calificándolo de un ejemplo para el resto del país.

Una extraña elección

Pero la nueva central geotérmica de Torun es una empresa curiosa. El hecho de que las propiedades de Rydzyk sean las principales beneficiarias de la energía de la central no ayuda. Pero además, para empezar, Torun no es un lugar adecuado para un proyecto de este tipo. El agua subterránea de la ciudad tiene un contenido de sal demasiado alto, por lo que sería preciso calentarla a 130 grados antes de poder utilizarla, lo que requiere una central de energía tradicional.

Además, la energía geotérmica representa en la actualidad solo el 0,25 por ciento de la energía renovable total de Polonia, en gran medida debido a que esta forma de energía ha sido desde hace mucho tiempo rechazada por los políticos. Pero, aparentemente, ya no. Marek Józefiak, de Greenpeace, que trabaja en defensa del clima y de la energía, explica que la energía eólica y la solar son más baratas y eficientes pero que "el gobierno del PiS las ha bloqueado deliberadamente".

Será interesante ver si esta cuestión le lleva al bochorno al padre Rydzyk o al gobierno del PiS. Parece poco probable. Sin embargo, es una prueba más de la corrupción por parte del gobierno y es muy posible que la corrupción sea la mayor amenaza para este y otros gobiernos populistas de la región.

Debes aceptar las cookies de terceros para poder ver este contenido.