¿Quiere Alemania la vigilancia total?

Alemania planea aprobar este año una ley que permita la retención de los datos de las telecomunicaciones. Numerosos críticos tachan de inconstitucional esta propuesta legislativa y temen una vigilancia digital completa.

En 2008, Alemania aprobó una ley que regulaba la retención de los datos de las telecomunicaciones, pero el Tribunal Constitucional la declaró inconstitucional en 2010. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos decidió en 2014 que la correspondiente normativa de la UE era nula. El gobierno alemán presume de haber respetado estas decisiones, pero el comisario federal de protección de datos no está de acuerdo.

¿Qué datos serán guardados?

De acuerdo con el nuevo proyecto de ley, las empresas de telecomunicaciones deben guardar los datos de quién llama a quién, cuándo y por cuánto tiempo, y dónde están los hablantes. Los números de teléfono o las direcciones IP serán guardadas pero el contenido de la conversación no será grabado. El tiempo máximo de retención ha sido reducido en comparación con el de la ley de 2008. Los llamados datos de tráfico sólo pueden ser guardados durante 10 semanas, pero la información sobre la localización del usuario puede ahora ser guardada durante cuatro semanas, lo que supone una novedad. Esta localización proporcionará la célula de radio (la antena de móvil más cercana) desde la que una persona realiza una llamada o se conecta a Internet móvil.


¿Cuál es el problema?

Esencialmente, la retención de datos representa una violación masiva de derechos humanos y fundamentales, que sólo está permitida bajo condiciones específicas. Afecta al Artículo 10 de la Ley Fundamental de Alemania (privacidad de la correspondencia, correos y telecomunicaciones), a los Artículos 7 y 8 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (derecho a la privacidad y a la protección de los datos personales), así como al Artículo 8 del Convenio Europeo de Derechos Humanos (derecho a la privacidad).

La necesidad de una violación del artículo 10 de la Ley Fundamental de Alemania debe siempre ser probada con antelación. Sin embargo, los críticos expresanserias dudas de que la recopilación de los datos privados de toda la población sea necesaria. Alegan que no existe ninguna prueba de que la retención de los datos de las telecomunicaciones incremente el éxito de las investigaciones penales. La policía y el poder judicial ya pueden utilizar, parcialmente por lo menos, información guardada en los perfiles de correo electrónico o Facebook.

De acuerdo con los fallos del Tribunal Constitucional Federal de Alemania, el Estado tiene que asegurarse de que, sumando todas, las medidas tomadas no permiten la vigilancia total, incluso si algunas de la medidas fueran legales al considerarlas individualmente.

Pero eso es exactamente lo que propone el proyecto de ley. Los expertos señalan a la amenaza de que la información guardada proporcione un conjunto minucioso de datos y unperfil de movimientos muy detallado. Esto permitiría sacar conclusiones muy concretas con respecto a la vida privada de cualquier persona que utilice un teléfono móvil. Incluiría información sobre los hábitos diarios de una persona, su localización y su entorno social.