Crisis de los refugiados: Polonia apenas pone nada de su parte

En razón de la propuesta de reubicación de refugiados en la UE, Polonia aceptaría un máximo de 400 personas procedentes de Grecia e Italia en 2016.

La Fundación Helsinki para los Derechos Humanos (HFHR) preparó sus observaciones sobre el acuerdo de cuotas de refugiados, haciendo hincapié en el hecho de que la reubicación de un número tan pequeño inmigrantes apenas tiene influencia en el cambio de la difícil situación a la que se enfrenta el conjunto de Europa respecto a la crisis de los refugiados.

6000 en 2 años

Polonia se ha comprometido a acoger un máximo de 6.128 refugiados para septiembre de 2017. Según la HFHR, cabe albergar serias dudas sobre el cumplimiento de ese compromiso, teniendo en cuenta el pequeño número de refugiados aceptados por el país este año.

Pero surgen dudas aún más grandes a raíz de los recientes comentarios del ministro del Interior, Mariusz Blaszczak, que afirmó que por regla general los polacos están en contra de la reubicación.

Según el gobierno, acoger a 400 personas constituiría un programa piloto que sentaría las bases para reubicaciones futuras basadas en las experiencias previas.

Según el gobierno, recibir a 400 personas debería ser considerado como una acción piloto encaminada a aprender a definir con precisión las normas para la acogida de los refugiados restantes. Sin embargo, la propuesta no contiene ninguna información sobre la posible financiación adicional de los procedimientos de integración relativos a grupos de personas reubicadas.

Difícil integración

Las experiencias de las ONG y una reciente revisión del sistema de asistencia social para los refugiados, llevada a cabo por la Oficina Superior de Auditoría, muestran que en la actualidad, los refugiados no cuentan con recursos suficientes que les permitN integrarse en la sociedad.

No reciben ninguna oportunidad para poder ser independientes en Polonia, ni los procedimientos alientan a los inmigrantes a permanecer en el país.

Con el fin de cambiar esta situación, se debe crear un sistema eficaz, que implica la enseñanza más intensiva de la lengua polaca, la formación profesional y mayores estímulos, así como la provisión de instalaciones de vivienda. La integración no tendrá éxito si el Estado no cambia los procedimientos actuales.

Por otra parte, según las declaraciones del gobierno polaco, las prioridades en el proceso de reubicación y reasentamiento de refugiados implican dar la máxima protección a los ciudadanos polacos.

Grupo de trabajo, toma dos

El gobierno tiene previsto crear un grupo de trabajo para dar protección a los refugiados en el proceso de reasentamiento y reubicación un esfuerzo conjunto de varios ministerios que reemplazará al anterior grupo de trabajo para el reasentamiento y reubicación de los refugiados.

Cambiar el nombre del organismo significa cambiar el enfoque en favor de la cuestión de la protección. Ni que decir tiene que es necesario proteger a los ciudadanos polacos, sin embargo, según la HFHR, una presión tan fuerte sobre esa cuestión no es proporcional a la escasa importancia que el actual gobierno está dando a la acogida de refugiados y a su integración.

Polonia, como país que se beneficia de su pertenencia a la UE, debe participar activamente en todas las acciones emprendidas por la Unión con el fin de encontrar soluciones a los

problemas que afectan a todos los países miembros. Por lo tanto, el gobierno polaco debe hacer hincapié en la integración de los refugiados que llegan a los países de la UE

.