El gobierno populista de Polonia ataca a la comunidad LGTB antes de las elecciones

El gobierno populista de extrema derecha polaco ha fabricado un nuevo enemigo: la comunidad LGTB. Sin embargo, las encuestas muestran cada vez más apoyo a las parejas del mismo sexo, ¿y si al utilizarles de chivo expiatorio le sale el tiro por la culata?

A principios de este año, Rafał Trzaskowski, alcalde de Varsovia, emitió una declaración de 12 puntos en la que prometía mejorar la seguridad, la educación, la cultura, el deporte, la administración y el empleo para la comunidad LGTB de su ciudad.

Muchos lo interpretaron como una muestra de progreso muy necesario para proteger a un grupo que lleva mucho tiempo perseguido en este país ultracatólico. Se estima que casi el 70% de las personas lesbianas, gays, bisexuales y trans en Polonia han sufrido alguna forma de violencia en los últimos dos años.

Ante todo, es el primer documento oficial en la historia de Polonia que reconoce los derechos de las personas LGTB.

El gobierno señala

Pero esta forma de hacer historia no ha sido del agrado de otros sectores políticos. El gobierno populista de extrema derecha ha marcado a la comunidad LGTB como objetivo, convirtiéndola en el chivo expiatorio de sus dos campañas electorales de este año: las eleccionesa la UE en mayo y las nacionales en otoño.

No hay nada especialmente novedoso en la estrategia de campaña del gobierno. El Partido Ley y Justicia, dirigido por Jarosław Kaczyński, llegó al poder en 2015 con una campaña que prometía proteger al país de las amenazas imaginarias que suponían los refugiados musulmanes.

Funcionó, al igual que en otras partes de Europa, especialmente en Hungría. Pero la migración a la UE sigue disminuyendo y la política es un asunto de "¿y qué hay de lo mío?"

Así que Kaczyński necesitaba fabricar una nueva amenaza para los polacos, y la ha encontrado en la comunidad LGTB. En marzo, poco después de que se emitiera la declaración LGTB, Kaczyński dijo a sus seguidores: "Todo se reduce, como sabemos hoy en día, a la sexualización de los niños desde la primera infancia. Debemos luchar contra ello. Tenemos que defender la familia polaca. Tenemos que defenderla celosamente porque es una amenaza para la civilización, no solo en Polonia, sino en toda Europa, para toda la civilización basada en el cristianismo".

Sus acólitos, tanto de su partido como de la Iglesia, han mantenido su mensaje. Elzbieta Kruk, candidata a diputada por el Partido Ley y Justicia, afirmó que espera que "Polonia sea una región libre de LGTB" pronto. Y un importante sacerdote católico del país dijo en una entrevista de radio reciente que el símbolo "+" de "LGTB+" significaba "pedófilos, zoófilos, necrófilos".

Y, a finales del mes pasado, durante una conferencia sobre patriotismo, Kaczyński calificó la homosexualidad de "importación extranjera" y añadió que la comunidad LGTB debe aprender a "aceptar el cristianismo". (La Constitución polaca protege la libertad de culto.)

¿Se vislumbra un futuro más prometedor en el horizonte?

Sin embargo, no está del todo claro que las políticas anti LGTB vayan a tener tirón en Polonia. El apoyo a las parejas del mismo sexo está aumentando en el país, y una encuesta de Ipsos para la agencia OKO Press realizada a principios de este año revelaba que el 56% de los polacos no se oponen a las parejas de hecho, un 4% más que hace tan solo dos años (después de que el Partido Ley y Justicia asumiera el poder).

De hecho, el alcalde Trzaskowski no cree que los ataques del gobierno a los homosexuales vayan a ser tan efectivos como fue la campaña contra los migrantes. "La mayor parte de la sociedad no se tragará la idea de que ponen en peligro nuestra cultura o valores", dijo a The New York Times a principios de este año.

Además, hay algunas señales visibles de progreso. Robert Biedron, un político abiertamente gay, ha formado un nuevo partido liberal que ha recibido un fuerte apoyo. Y cada vez más ciudades organizan desfiles del Orgullo LGTB, a pesar de que a menudo se enfrentan a contramanifestaciones violentas.

¿Cosechará esta campaña del gobierno un éxito en las urnas tanto en mayo como en otoño? Las encuestas siguen mostrando una ligera pero consistente ventaja del Partido Ley y Justicia. Pero el creciente apoyo a las parejas del mismo sexo da razones para pensar que muchos votantes pueden rechazar la campaña del gobierno de alarmismo y chivos expiatorios.