Un periodista atacado mientras grababa en el Bosque de Białowieża en Polonia

El periodista fue golpeado por grabar una noticia sobre la actividad maderera en el bosque de Białowieża, que ha sido prohibida tanto por la ONU como por el Tribunal de Justicia de la UE.

Según varios medios de comunicación, un periodista del canal Polsat News fue atacado el 29 de julio en el Bosque de Białowieża por empleados de una empresa que realizaba operaciones de tala en la región. El periodista tuvo que ser atendido en un hospital de la zona después de la paliza.

"Exigimos a las autoridades policiales que lleven a cabo una investigación eficaz para descubrir los detalles de este caso y que se haga justicia, para garantizar la seguridad de los periodistas mientras realizan su trabajo", señaló la Helsinki Foundation for Human Rights (HFHR) en un comunicado sobre el ataque emitido el 8 de agosto.

Sucesos en el Bosque de Bialowieża

En marzo de 2017, el ministro polaco de Medio Ambiente autorizó la tala a gran escala en el Bosque de Białowieża, uno de los últimos bosques primitivos que quedan en Europa. Desde entonces, se han producido varias protestas contra la tala y en junio un grupo de activistas bloqueó las máquinas.

A principios de julio, durante la 41ª reunión del Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO en Cracovia, se decidió detener inmediatamente la tala en el Bosque de Bialowieża. La misma decisión que anunció a finales de julio el Tribunal de Justicia de la UE, que prohibió la tala hasta que el Tribunal lleve a cabo una investigación exhaustiva sobre el caso.

Sin embargo, estas decisiones han sido ignoradas por el gobierno, y las máquinas de tala siguen trabajando cada día en Białoewieża. La situación se ha vuelto extremadamente tensa entre los manifestantes y los madereros.

The Białowieża Forest, home to numerous species of plants and animals, is a UNESCO World Heritage Site.

Seguridad de los periodistas

HFHR señala que un ataque contra periodistas que cubren un evento público supone una interferencia importante sobre la libertad de expresión y amenaza, sobre todo, el derecho a recibir información de los medios de comunicación.

El Estado, por lo tanto, tiene la obligación de proteger a los periodistas contra este tipo de amenazas e investigar minuciosament todos los actos de violencia contra los medios de comunicación. Es decir, es fundamental que no los perpetradores de delitos contra periodistas no gocen de ninguna impunidad.

En su declaración, HFHR dejó claro que va a hacer seguimiento del progreso de las autoridades en este ámbito: "La Helsinki Foundation for Human Rights hará seguimiento de las medidas que adopten las autoridades estatales como respuesta al ataque contra el periodista de Polsat News".

Cadena de ataques

La declaración sobre el ataque del Bosque de Białowieża es una más de una serie de declaraciones que ha publicado HFHR en un periodo corto acerca de las condiciones de trabajo y seguridad de los periodistas. Según HFHR, el nivel de seguridad de los periodistas que cubren eventos públicos delicados o conflictivos (por ejemplo, manifestaciones o protestas) ha disminuido significativamente en los últimos meses.

HFHR hizo referencia a la violencia contra los periodistas de la televisión pública que cubrieron las protestas en las calles aledañas al Sejm, las manifestaciones del 10 de julio de 2017 contra la conmemoración de la catástrofe de Smolensk, así como a las restricciones impuestas a los periodistas en diciembre de 2016.

También envió una carta al comisario general de la policía sobre un incidente ocurrido durante un partido de fútbol entre el Ruch Chorzów y el Göring Łęczna, durante el cual varios policías se disfrazaron de miembros de los medios de comunicación.

En su declaración del 8 de agosto, HFHR pide una vez más a quienes participan en eventos públicos que respeten el papel y la labor de los medios de comunicación presentes durante los mismos. La organización también ha pedido a los servicios policiales que sean más cautelosos a la hora de llevar a cabo cualquier acción que pueda provocar violencia contra los periodistas, y que también tomen las medidas necesarias para mejorar la seguridad de los periodistas que cubren eventos que suponen un riesgo especial para ellos.