El Comité de Derechos Humanos de la ONU advierte a Italia sobre discriminación, inmigración y justicia

La discriminación, la inmigración y los derechos de las personas privadas de libertad fueron las áreas

El Comité de Derechos Humanos (CDH) fue informado sobre la situación de los derechos y libertades civiles durante la reunión celebrada del 6 al 10 de marzo en Ginebra. Representantes del gobierno presentaron su informe oficial, y las ONGs que defienden los derechos humanos -entre las que se encontraban CILD y algunas de sus socias- presentaron sus propios informes, que destacaban asuntos relevantes que no se han tomado debidamente en consideración en los informes oficiales.

La lista de cuestiones de derechos humanos presentadas por estas organizaciones incluía las políticas de inmigración, el sistema penitenciario, las condiciones de detención, la integración de las minorías romanís y la violencia contra las mujeres. Esta lista era extremadamente pertinente para el CDH, debido a que gran parte de lo que las ONG destacaron se recogió en las recomendaciones del Comité.

EL CDH se centra en tres áreas fundamentales:

  • Discriminación: La ley contra la discriminación es incompleta, no tiene normas que prohíban la homofobia. También recomienda que Italia mantenga sus compromisos en materia de uniones civiles, que todavía carecen de una reglamentación necesaria para la adopción de hijastros y para los derechos de los niños adoptados. Otra discriminación alarmante implica el delito de odio y los delitos raciales, especialmente contra las comunidades romanís y sinti, que en conjunto son objeto de una segregación persistente. Por lo tanto, se recomienda que el Estado trabaje para evitar los desalojos y la creación de campamentos segregados, a fin de fomentar su inclusión social.
  • Inmigración: Es preciso dejar de abordar la ilegalidad como si fuera un delito y limitar la detención de los migrantes, que debe ser la última medida a considerar. Además, se recomienda no realizar repatriaciones colectivas, ya que estas deben estar basadas en evaluaciones individuales, y garantizar la protección de los migrantes mediante acuerdos bilaterales. Debe prestarse especial atención a los menores no acompañados para garantizar su protección y bienestar.
  • Justicia: Se recomienda que se haga un esfuerzo por reducir el hacinamiento en las cárceles, mejorar las condiciones de detención y prestar especial atención a la situación de los extranjeros, que están sobrrepresentados. Se pone de relieve una vez más la necesidad de que se exita legislación sobre los delitos de tortura.

El trabajo del CDH apoya el trabajo de la sociedad civil

Otras observaciones se refieren al derecho a la intimidad (con una fuerte preocupación por el uso de escuchas y prácticas de retención de datos) y el derecho de acceso a la información (con un enfoque sobre la aplicación efectiva de la nueva FOIA).

Las recomendaciones del CDH no son vinculantes y no imponen sanciones por incumplimiento. Sin embargo, sí respaldarán el trabajo de muchas ONG que defienden los derechos civiles.

Como señaló Patrizio Gonnella, presidente de Antigone/CILD, ojalá las recomendaciones hagan que Italia comprenda que el respeto a los derechos humanos es su prioridad absoluta.