El uso letal de la fuerza a examen en Lituania

Una persecución en coche para detener a contrabandistas de cigarrillos terminó cuando los guardias de fronteras mataron a tiros a un joven de dieciocho años de edad, lo que provocó un encrespado debate público respecto al uso de la fuerza en Lituania.

Un cargamento de cigarrillos por un valor de 42.000 €. Una persecución de coches en medio del bosque. La vida de un joven de dieciocho años de edad, segada por la bala de un agente. La historia de este incidente mortal en la lucha contra el contrabando, provocó un encrespado debate público en Lituania respecto a los métodos empleados por la guardia de fronteras del país y su uso desproporcionado de la fuerza.

El conductor del Peugeot 607 cargado de contrabando en ruta de Bielorrusia a Lituania ignoró las advertencias de los guardias fronterizos para que se detuviera. Después de disparar tiros de advertencia al aire, los guardias intentaron alojar un par de balas en los neumáticos del vehículo. Por desgracia, alcanzaron al joven piloto, que murió a causa de las heridas.

Patrón preocupante

Esta no es la primera vez que el uso desproporcionado de la fuerza por parte de las autoridades lituanas ha sido puesto en tela de juicio. Lituania ya perdió un caso similar en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) en 2008. Los hechos de aquelcaso, Juozaitienė y Bikulčius vs. Lituania, eran similares al caso que nos ocupa: dos jóvenes pasajeros a bordo de un vehículoen fuga que, sin embargo, no plantean ninguna amenaza directa, fueron muertos a tiros por los agentes. El Estado no se molestó en llevar a cabo una investigación exhaustiva sobre la muerte de los jóvenes ni en procesar a los agentes implicados.

"No se justifica, ni siquiera en circunstancias en las que no fuera posible detener al sospechoso sin usar la fuerza", afirmó un representante del Gobierno de Lituania ante el TEDH, comentando el caso. A su juicio, la jurisprudencia del TEDH no establece ninguna necesidad si se tiene certeza de que la persona que ha de ser detenida no supone ningún riesgo para la vida o la integridad física o si él o ella no son sospechosos de un crimen violento muy grave.

Los comentarios públicos tienen un efecto contraproducente

"El uso del arma fue excesivo. Creo que hay que poner en marcha una investigación muy seria en relación con las responsabilidades y la dejación del ejercicio adecuado de las funciones públicas", dijo la presidenta de Lituania, Dalia Grybauskaite, que fue objeto de fuertes críticas por llegar a conclusiones antes de que la investigación hubiera terminado.

Los comentarios realizados por funcionarios públicos, violando la presunción de inocencia tuvieron como consecuencia que Lituania perdiera en 2002 el caso Butkevičius vs. Lituania en el Tribunal de Estrasburgo, donde se estimó que las actuaciones judiciales en relación con un ex parlamentario condenado por corrupción violaban los principios de un juicio justo.

Parece que las fuerzas del orden de Lituania van a ser objeto de una investigación en profundidad previa al juicio, mientras que los tribunales tendrán que hacer frente a un caso difícil y preñado de consecuencias que, sin duda planteará muchas cuestiones complejas - tanto en lo que atañe al uso de la fuerza letal y a la posible violación de la presunción de inocencia.