El gobierno húngaro ha tomado el control del Tribunal Constitucional

Según un estudio de una ONG húngara sobre las decisiones recientes del Tribunal Constitucional, el gobierno ha llenado éste de jueces fieles al mismo para crear un aval judicial al servicio de sus intereses.

El Tribunal Constitucional se ha llenado de jueces que apoyan la agenda de la mayoría gobernante. Nombrando nuevos jueces, cambiando el reglamento y ampliando el tamaño del tribunal, el gobierno de Fidesz ha logrado convertir el Tribunal Constitucional en un cuerpo leal, frente al contrapeso a los poderes del gobierno, independiente y genuino que representaba antes.

Tres ONGs húngaras, Eötvös Károly Institute, Hungarian Helsinki Committee y Hungarian Civil Liberties Union, han analizado 23 casos de alto perfil, 10 de los cuales se juzgaron antes de que los jueces nombrados por Fidesz constituyeran una mayoría, y 13 después. Mientras las sentencias de los 10 primeros casos eran contrarias a los intereses del gobierno, tan pronto como las jueces "de partido" constituyeron la mayoría, el desequilibrio se puso en evidencia: en 10 de los 13 casos, las sentencias favorecían los intereses del gobierno.

Algunos jueces habían votado a favor del gobierno en el 100% de los casos. Los jueces Egon Dienes-Oehm, Béla Pokol y Mária Szívós casi siempre se pronunciaron a favor de los supuestos intereses del gobierno, incluso antes de que estos nuevos jueces formaran una mayoría.

¿Pero cómo ha llegado el Tribunal Constitucional a esta situación? La mayoría de dos tercios en el parlamento cambió el reglamento sobre la composición del Tribunal Constitucional de tres formas:

- Antes, la mayoría gobernante solo podía nombrar jueces constitucionales si había acuerdo con la oposición. Sin embargo, esta norma se modificó en 2010 para permitir que la mayoría pueda nombrar nuevos miembros sin más apoyos.

- En 2011, el número de jueces del tribunal se aumentó de 11 a 15.

- En 2012 y 2013, se amplió de 9 a 12 años el periodo de los cargos y se eliminó el límite de edad (70 años).

Como consecuencia de todo esto, 11 de los 15 jueces han sido designados por el Fidesz-KDNP (Partido Popular Demócrata Cristiano) sin ningún tipo de negociación con la oposición.

Además de los resultados ya mencionados, el estudio analiza los perfiles de los jueces de forma individual. Les preguntamos a todos su opinión acerca del proceso judicial y su relación con la democracia, las elecciones, los debates democráticos, la separación de poderes y las garantías de independencia judicial. El análisis presenta en detalle las características de cada juez a la hora de tomar decisiones. Las tablas de resumen sirven de apoyo para una mejor comprensión de los casos que se han estudiado y la práctica judicial de los jueces.