Italia marcha con orgullo en defensa de los derechos LGTBI

Está habiendo marchas en toda Italia para mejorar la visibilidad, la aceptación, la protección legal y los derechos de las personas LGTBI.

El mes que cada año se dedica en Italia al Orgullo se está desarrollando en 28 ciudades en todo el país, donde miles de personas han marchado ya para mejorar la visibilidad, la aceptación, la protección legal y los derechos de las personas LGTBI.

Las personas que están participando son muy conscientes de la importancia de este movimiento, tanto como símbolo de una movilización continuada que tiene sus raíces en acontecimientos de hace varias décadas, como en cuanto forma de protesta para ampliar los derechos y la conciencia a favor de las personas LGTBI en Italia (y en todo el mundo) hoy.

"Sentimos que representamos una batalla que empezó el 28 de junio de 1969, con las revueltas de Stonewall contra toda forma de opresión, maltrato, homogeneización cultural y normalización de nuestras identidades, de nuestras orientaciones afectivas y sexuales", afirmó el presidente de Circolo Mieli y portavoz del Orgullo de Roma, Sebastiano Secci.


El origen del Orgullo: el levantamiento del Stonewall Inn

Pero, ¿por qué una revuelta que se produjo hace décadas en Estados Unidos tiene aún impacto en la comunidad LGTBI de todo el mundo?

La década de 1960 en Estados Unidos estuvo marcada por fuertes tensiones entre la policía y la comunidad gay, lesbiana, bisexual y transexual.

La intolerancia policial hacia la comunidad gay se vio exacerbada y facilitada por leyes que discriminaban abiertamente a las personas LGTBI.

En Nueva York, por ejemplo, la ley del Estado castigaba a los propietarios de bares que servían a personas gay por "ser cómplices" de la homosexualidad, que se veía como un "crimen contra la naturaleza".

En la noche del 28 de junio, la policía hizo una redada en el bar Stonewall Inn de Nueva York. Como la homosexualidad todavía era ilegal en la mayor parte de Estados de Estados Unidos, las redadas eran frecuentes.

Sin embargo, aquella noche mucha gente se resistió a las injustas detenciones y los sucesos se fueron intensificando hasta convertirse en un movimiento de miles de personas.

Los gritos se convirtieron pronto en enfrentamientos físicos; de entre los muchos participantes, Sylvia Rivera, una mujer transgénero que supuestamente lanzó un zapato rojo de tacón alto a la policía, se convirtió en el símbolo de las revueltas del Stonewall Inn.

Estos sucesos animaron a muchas personas a posicionarse contra las injusticias a las que se enfrentaba la comunidad LGTBI, marcando el inicio de una nueva conciencia.

De acuerdo con Richard Joseph Leitsch, presidente de la primera organización por los derechos de los homosexuales en Estados Unidos, la Mattachine Society, esta fue la primera vez en que miles de personas LGTBI marcharon juntas para defender sus derechos.

El significado y el valor de los sucesos del Stonewall Inn para la comunidad LGTBI tienen que ver con la larga invisibilidad política y la falta de protecciones sociales y gubernamentales generadas por un vacío en el sistema legal.

Debido a ello, la comunidad decidió luchar por el reconocimiento de sus derechos, dando origen al Orgullo Gay.


Derechos LGBTI en Italia: cuando la discriminación está institucionalizada

La clasificación anual de la sección europea de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex (ILGA Europa) revela que Italia está en el puesto 32 en Europa por lo que respecta a la legislación y a los programas de igualdad para las personas LGTBI. A pesar de la introducción de la reforma sobre uniones civiles en Italia en 2016, la posición de Italia en Europa con respecto a la igualdad de derechos sigue siendo muy baja.

Las oportunidades de mejora se ven socavadas por el gobierno de coalición entre la Liga Norte y el Movimiento 5 Estrellas, que es hostil a la concesión de libertades y derechos.

Un indicador en este sentido han sido las declaraciones del ministro de familia y discapacidad, Lorenzo Fontana, que ha expresado su apoyo a la familia tradicional y ha dicho que las uniones civiles de personas del mismo sexo eran “sucias” (“schifezze”).

También afirmó, en el periódico Corriere de la sera, que una “familia normal” está compuesta por una madre, un padre e hijos, negando la existencia de progenitores del mismo sexo y de todas las familias que no se corresponden con su definición de familia nuclear.

Tras las declaraciones de Fontana, muchas organizaciones LGTBI expresaron su preocupación por los derechos humanos fundamentales en el nuevo gobierno.

"¿Cómo puede un ministro del país decir públicamente que nuestros hijos no existen y que nosotros tampoco, cuando nuestros hijos están perfectamente integrados en la sociedad, en el colegio, con sus iguales, y cuando el Tribunal Constitucional, el Tribunal Supremo de Casación y muchos municipios registran a nuestros niños al nacer y reconocen legalmente nuestros derechos como familia ante el Estado itaiano?”, dijo Marilena Grassadonia, presidenta de Famiglie Arcobaleno.

Ahora mismo, Italia sigue siendo un lugar donde ser LGTBI es algo con un fuerte impacto en la igualdad de uno frente a los demás (un hecho que la Coalición italiana por los Derechos y las Libertades Civiles, miembro de Liberties, analizó en su guía para las elecciones italianas de 2018).

Aunque se han hecho esfuerzos importantes por mejorar la situación, la necesidad de reformar las normas de qué constituye una familia (y, en términos generales, de detener cualquier forma de homo-bi-transfobia) no está en la lista de prioridades del gobierno.


Movilizarse por la protección de los derechos LGTBI

El Mes del Orgullo 2018 es particularmente importante para mejorar los derechos LGTBI en Italia. El Mes del Orgullo empezó en Bérgamo el 19 de mayo y terminará en septiembre con el Orgullo Gay de Palermo (aquí el calendario oficial de todos los eventos).

El 9 de junio, el Orgullo Gay de Roma reunió a miles de personas que marchaban bajo el lema “Brigadas Arcoiris, la liberación continúa” y con la participación de figuras destacadas como Tina Costa (un miembro clave de la Brigada Garibaldi).

La interseccionalidad subraya la importancia de considerar la combinación en cada individuo de pertenencias de grupo e identidades, para entender con mayor profundidad las experiencias sociales únicas y la visión del mundo del individuo, sentando las bases de las oportunidades de integración y aceptación de cada individuo.

El Mes del Orgullo coloca a todo el mundo sobre el telón de la diversidad para luchar por la igualdad de derechos. Tal es el espíritu de Magen David Keshet Italia, una organización independiente que une a judíos LGTBI que participaron en el Orgullo Gay de Roma para promover y apoyar a la comunidad LGTBI en su lucha por derechos.

El Mes del Orgullo no debería verse, pues, como un evento dedicado solo a las minorías. De acuerdo con una joven activista, Irene: “Soy heterosexual, pero creo que es importante estar aquí. [Yo estoy aquí] para luchar por la libertad, para luchar por el derecho a ser lo que quieres ser, para luchar por la felicidad”.

Aunque la alcaldesa de Roma no participó en el evento, Chiara Appendino, la alcaldesa de Turín, marchó con muchos residentes de Turín y turistas que participaron en el Orgullo Gay de Turín. Se celebrarán marchas del Orgullo Gay en muchas otras ciudades italianas, entre otras Milán (30 de junio), Bolonia (7 de julio) y Nápoles (14 de julio).

Cuarenta años después de las revueltas de Stonewall, el Orgullo Gay será una vez más una ocasión para marchar por los derechos LGTBI y para superar la idea de heteronormatividad.

Oponerse a la discriminación y defender la igualdad no debería ser algo limitado a una fecha concreta y solo un trabajo cotidiano sobre estos valores puede contribuir verdaderamente a crear una sociedad y una política más incluyentes.

Lee más sobre este tema aquí.