Invalidemos el referendum húngaro sobre cuotas de refugiados

El gobierno húngaro ha desatado una campaña xenófoba de odio previa al referéndum sobre refugiados del 2 de octubre. Veintidós ONG instan a los ciudadanos a que rechacen la propaganda del miedo del gobierno e invaliden el referéndum.

El próximo 2 de octubre, los húngaros deberán acudir a las urnas para responder a la siguiente pregunta: ¿Desea que la Unión Europea pueda obligar a Hungría a acoger a ciudadanos no húngaros, incluso sin la aprobación de la Asamblea Nacional?

"Este es nuestro país: Invalidemos el referéndum!" es el título de la declaración común de veintidós ONG que están en contra de las políticas inhumanas del gobierno húngaro contra los refugiados.

Nosotros, ONG y ciudadanos húngaros con un sentido de responsabilidad hacia nuestro país, creemos en un país donde los asuntos comunes se gestionen con humanidad, solidaridad y respeto mutuo. Nos preocupa constatar cómo el gobierno amenaza nuestros valores comunes, por eso nos oponemos al referéndum previsto para el 2 de octubre, así como a la campaña de odio que lo rodea.

Hemos decidido iniciar una campaña para invalidar este referéndum, que no solo no promueve nuestras preocupaciones comunes, sino que es también absurdo e inhumano.

Pregunta "absurda"

La pregunta que se somete a referéndum no tiene nada que ver con nuestras preocupaciones comunes. No ofrece una solución ni para la situación de los refugiados ni sobre el futuro de la Unión Europea. Va en contra de la solidaridad con las personas que se encuentran en una situación difícil, y también con los otros Estados miembros europeos. No busca en absoluto crear un marco para la convivencia pacífica. Creemos, que nadie puede sentirse seguro en el largo plazo, allí donde el discurso público se define por el odio.

La pregunta del referéndum no tiene sentido. No se ha adoptado nunca ninguna disposición sobre cuotas obligatorias de "reasentamiento", ni siquiera se ha discutido, en la UE. Si esta pregunta se incluyera en una agenda futura, Hungría estaría en la mesa de negociación.

Además, la respuesta a la pregunta sobre el referéndum no implica ninguna consecuencia legal específica, ni deja claro qué legitimidad está pidiendo el gobierno a los ciudadanos, pues esto no se ha revelado en ningún momento.

Solidaridad rota

La cuestión que se somete a votación también es inhumana. El objetivo del referéndum y de la campaña que lo acompaña es incitar al odio contra los refugiados. Su única posible consecuencia es que se debilite todavía más la ya fracturada solidaridad social, reforzando así al gobierno para que continue su campaña de odio.

La verdadera cuestión que va a estar en juego el 2 de octubre es si este país va a ser capaz de convertirse en una comunidad humana. Este es el objetivo para el que trabajamos 365 días al año: el 2 de octubre y todo el resto de días.

Algunos de nosotros votaremos nulo, mientras que otros boicotearán este referéndum anti-refugiados coaccionado. Nuestro objetivo, sin embargo, es el mismo: invalidar este referéndum.

Únete a nosotros, comparte nuestra declaración, hablar con tus amigos, compañeros y vecinos. Convéncelos también para que juntos podamos demostrar que nuestro país se basa en la humanidad y la solidaridad.