HFHR interviene en un caso de atención psiquiátrica juvenil en Polonia

La Fundación Helsinki por los Derechos Humanos ha enviado una carta al Ministro de Salud polaco en la que expresa su preocupación acerca de los recientes reportajes mediáticos sobre la inadecuada atención psiquiátrica para pacientes jóvenes.

Recientemente, los medios de comunicación polacos han llamado la atención sobre las condiciones a las que se enfrentan los niños y adolescentes que necesitan tratamiento psiquiátrico. Entre los problemas más acuciantes que se han señalado figuran la falta de financiación para instalaciones de psiquiatría infanto-juvenil especializada, el internamiento de niños en pabellones de adultos, la violencia y el abuso sexual que sufren pacientes menores de pacientes adultos, la excesiva carga de trabajo de los psiquiatras, el número significativo de niños y adolescentes polacos que sufren problemas de salud mental y la constante clausura de pabellones de psiquiatría infantil.

HFHR escribe una carta sobre las condiciones inadecuadas al Ministro de Salud

La Fundación Helsinki para los Derechos Humanos (HFHR por sus siglas en inglés) lleva mucho tiempo trabajando para tratar de garantizar que todo el mundo pueda ejercer su derecho a la atención médica en buenas condiciones. Por ello, en vista de los recientes reportajes mediáticos sobre la inaceptable atención psiquiátrica infanto-juvenil, ha escrito una carta al Ministro de Salud en la que señala las normas internacionales para la protección de la salud de los menores. La carta llama la atención sobre las obligaciones derivadas del Convenio Europeo de Derechos Humanos (CEDH) y de la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN). También destacamos las recomendaciones del Comité Europeo para la Prevención de la Tortura y de las Penas o Tratos Inhumanos o Degradantes (CPT).

Los obligaciones del Estado hacia los menores

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha dictaminado que el Estado tiene la "obligación positiva" de adoptar medidas específicas para prevenir el deterioro de la salud física y mental de los individuos de los que es particularmente responsable. En la carta, HFHR señala que el Estado tiene obligaciones especiales hacia los niños, que deben ser protegidos de los malos tratos, incluidos los abusos cometidos por particulares. Además de las normas establecidas por el TEDH, la carta también hace referencia a las recomendaciones del CPT, que, basándose en el seguimiento de una serie de centros psiquiátricos, señala que los niños y adultos deben estar en pabellones separados.

Relación clara entre la salud de los niños y la protección contra la violencia

HFHR también llama la atención sobre las normas desarrolladas en el marco de la Convención sobre los Derechos del Niño. La carta subraya que existe un vínculo evidente entre garantizar los derechos de los niños a la atención sanitaria y su derecho a un nivel de vida adecuado y a la protección contra todas las formas de violencia psicológica o física. La Convención exige que los niños tengan acceso a atención de salud mental. Esta debe prestarse asimismo de acuerdo con las necesidades de desarrollo de los niños, especialmente si estos tiene una situación familiar difícil o una enfermedad estigmatizante.

HFHR también intervino en tres casos relacionados con incidentes que ocurrieron en el Hospital Psiquiátrico Provincial Profesor Tadeusz Bilikiewicz de Gdańsk. En una carta dirigida al Fiscal de Distrito, HFHR solicitó información sobre los procedimientos pendientes en estos casos. Subrayó que garantizar el derecho a la atención sanitaria y a unas condiciones tratamiento médico dignas es una responsabilidad fundamental del Estado.