Lucha contra el terrorismo y derechos humanos: hablamos con Martin Scheinin, antiguo relator de la ONU

En Rights International Spain hemos hablado de la actualidad con Martin Scheinin, Relator Especial de la ONU sobre derechos humanos en la lucha contra el terrorismo de 2005 a 2011.

En Rights International Spain hemos hablado de la actualidad con Martin Scheinin, Relator Especial de la ONU sobre derechos humanos en la lucha contra el terrorismo de 2005 a 2011. A continuación resumimos los distintos temas que abordamos con él; podéis acceder a los vídeos de la entrevista aquí.

Los peligros de las normas penales vagas e imprecisas
En opinión de Scheinin, la única forma de luchar de manera eficaz contra el terrorismo es adoptando una normativa clara: “Si las normas son vagas e imprecisas, acaban utilizándose mal, y en el peor de los casos, siendo contraproducentes”. Al “asociar cualquier discrepancia con el terrorismo, el Estado debilita su propia legitimidad”, concluye. Sólo debería castigarse, en todo caso, la incitación al terrorismo: “Debe existir la intención de incitar a otras personas a cometer actos de terrorismo y un peligro objetivo de que se comentan uno o más actos terroristas; sólo entonces se puede restringir la libertad de expresión”.

Detención incomunicada en España: una “anomalía en Europa”
Según Scheinin “constituye una verdadera anomalía en Europa que España insista en la figura de la detención incomunicada de sospechosos de terrorismo […]; es una postura terriblemente equivocada”.


Los riesgos de legislar tras ataques terroristas
“El pánico produce leyes muy malas, mal formuladas, que violan los derechos humanos y no dan una respuesta adecuada al terrorismo”, afirmó. El mayor problema reside en que las autoridades tomen medidas sin antes analizar si las leyes existentes necesitan o no realmente ser revisadas, o si las nuevas medidas van a ser realmente efectivas para combatir el terrorismo. En su opinión, tras el ataque al semanario francés Charlie Hebdo estamos cometiendo el mismo error que el que incurrimos tras el 11S promulgando leyes que constituyen un “peligro real para las libertades civiles”.

El fracaso de los perfiles terroristas
Scheinin lo tiene claro: “Crear perfiles de terroristas es uno de los mayores fracasos del pánico tras el 11S”. “Este trabajo no sirvió para nada y estaba equivocado desde el primer momento; empiezas a identificar nacionalidades y excluyes la tuya, pero la mayoría de los terroristas reales son nacionales del propio estado”. Y sentencia: “Así que con el primer paso excluye la amenaza real”.

Vigilancia masiva de comunicaciones: vulneradora de derechos e inútil en la lucha contra el terrorismo
“El mayor error que se comete en la actualidad es la vigilancia electrónica masiva”. El antiguo Relator de la ONU aclara que las revelaciones de Snowden documentaron que en la actualidad se produce una recolección masiva de datos, incluyendo sofisticados metadatos que dicen mucho de los individuos, “incluso información personal sensible”. “El problema no es que la policía y los servicios de inteligencia no sepan a quién están buscando; el problema es que están intentando seguir a demasiadas personas por la obsesión de recoger datos”. En su opinión, la vigilancia masiva ha demostrado ser ineficaz en la lucha contra el terrorismo.

El necesario desarrollo del derecho a la privacidad
Scheinin lamenta que la privacidad sea un “derecho poco desarrollado, en el sentido de que no tenemos mucha jurisprudencia”. Sería muy positivo, en su opinión, que “el Comité de Derechos Humanos adoptase un Comentario General sobre el Derecho a la Privacidad” que incluya un “test de restricciones de derechos que permita evaluar qué limitaciones del derecho a la privacidad son ilegítimas o qué interferencias son arbitrarias” (de forma similar al test de la libertad de expresión).

El nuevo Protocolo del Consejo de Europa sobre combatientes terroristas extranjeros
“Es una ilusión en la medida en que aparenta abordar el fenómeno de los combatientes terroristas extranjeros pero en realidad es inútil, porque el terrorismo se define en relación a actos que no cometen los combatientes terroristas extranjeros”. Scheinin afirma rotundamente que “por medio de este protocolo estamos creando un nuevo dislate jurídico”.

La necesidad de trabajar de manera constructiva con los distintos colectivos
El antiguo Relator se mostró partidario de fomentar “medidas prácticas que involucren a las comunidades, incluidas aquellas entre las que se recluten terroristas”. Y a este trabajo no debería llamársele en ningún caso “prevención de la radicalización”, sino “prevención del terrorismo” en sí. El objetivo ha de ser prevenir que las personas sean reclutadas para cometer actos de terrorismo.

Violaciones de derechos humanos y reparación a víctimas de terrorismo
Scheinin resaltó la paradoja de la actitud que muchos Estados muestran al ser reprochados de violar derechos humanos a la hora de luchar contra el terrorismo cuando dicen: “¿Por qué nos critica?” y “¿por qué no habla a favor de los derechos de las víctimas del terrorismo?”. En su experiencia, las autoridades que dicen esto y se les pregunta por las medidas para proteger los derechos de las víctimas de terrorismo “a menudo se quedan callados”.

Debes aceptar las cookies de terceros para poder ver este contenido.