La Fundación Helsinki para los Derechos Humanos se opone a los ataques a personas LGTBIQ en Polonia

En los últimos meses han aumentado en Polonia los ataques a la comunidad LGTBIQ. En respuesta a esta tendencia alarmante, la Fundación Helsinki para los Derechos Humanos ha publicado un comunicado en el que declara su firme oposición.

La creciente estigmatización de las personas LGTBIQ, incluso por parte de miembros del partido gobernante Ley y Justicia, así como la incidencia de violencia hacia esta población, han provocado que Polonia se encuentre muy por detrás del estándar de la UE de protección de los derechos de la comunidad LGTBIQ. Ante esta preocupante situación, la Fundación Helsinki para los Derechos Humanos de Polonia (HFHR por sus siglas en inglés) publicó un comunicado en el c la discriminación y el uso de la violencia.

Declaración de la Fundación de Helsinki para los Derechos Humanos

La Fundación Helsinki para los Derechos Humanos se opone firmemente a los ataques contra personas LGTBIQ, que en los últimos meses no han cesado de aumentar en la esfera pública polaca.

No se han adoptado medidas para mejorar el nivel de protección de los derechos LGTBIQ, lo que, junto con la intensificación de una narrativa negativa y excluyente y la escasa protección contra los ataques físicos, nos lleva a la conclusión de que el Estado polaco está llevando a cabo actualmente una política hostil hacia las personas no heteronormativas.

Desde hace varios años, el grado de protección de los derechos LGTBIQ ha sido muy inferior al de otros Estados miembros de la UE. La ley polaca no reconoce los delitos de odio motivados por homofobia, ni los matrimonios entre personas LGTBIQ. En los últimos cuatro años, hemos visto con preocupación cómo distintos cargos del gobierno han adoptado medidas para restringir aún más los derechos de las personas LGTBIQ, entre ellos la Fiscalía General, que ha dificultado también trámites como la emisión de certificados de la Oficina de Registro, necesarios para concluir un matrimonio en el extranjero.

Asimismo nos preocupan los intentos de restringir los derechos fundamentales garantizados por el sistema jurídico polaco en lo que se refiere a las personas LGTBIQ, en concreto, la libertad de reunión. Los recientes acontecimientos en la ciudad de Białystok, donde tuvieron lugar linchamientos colectivos contra los participantes de una concentración legal y pacífica, deberían haber llevado a las autoridades estatales a implementar programas de concienciación y educación antidiscriminatoria y en su lugar, optaron por restringir las reuniones de LGTBIQ.

Consideramos que las resoluciones adoptadas por algunos gobiernos locales que proclaman: "gobierno local sin ideología LGTBIQ" van en contra de la Constitución polaca y de las normas de protección de los derechos humanos del derecho internacional. Conducen a una mayor estigmatización y exclusión de las personas LGTBIQ y a la brutalización de la vida pública en Polonia. Compartimos la opinión de otras organizaciones que luchan por la igualdad de que estas resoluciones solo exponen a las personas LGTBIQ a más peligro y a nuevos ataques.

Desde principios de 2019, no han cesado las declaraciones de políticos del partido gobernante condenando y estigmatizando a las comunidades LGTBIQ. Nos oponemos firmemente a estas declaraciones que pretenden ganar capital político estigmatizando a las personas LGTBIQ. Es preciso recordar que este ambiente de creciente consentimiento hacia los ataques y las declaraciones agresivas se acaba traduciendo en violencia real. Rusia, donde la cifra de delitos homófobos se ha duplicado tras la introducción de una ley contra el colectivo LGTBIQ, puede servir como ejemplo alarmante.

Consideramos que la iniciativa de una revista polaca de regalar una pegatina de "zona libre de personas LGTBI" en uno de sus últimos números es profundamente despectiva e incompatible con las normas del debate democrático. Estas prácticas nos recuerdan a las páginas más oscuras de la historia, cuando la estigmatización de grupos sociales enteros condujo a crímenes inimaginables.

Los derechos LGTBIQ son derechos humanos. Ofrecemos nuestro apoyo legal a individuos LGTBIQ que hayan sufrido o puedan sufrir en el futuro daños debido a políticas estatales opresivas. Asimismo, manifestamos nuestra solidaridad con las personas que trabajan en ONG que se ocupan de los derechos de las personas LGTBIQ. Estas organizaciones, tanto estatales como locales, se enfrentan a la posibilidad de nuevas amenazas y ataques. Es una prueba para que la sociedad democrática polaca garantice su seguridad y libertad de acción.