El nuevo pacto de asilo y migración: ¿una oportunidad aprovechada o lo contrario?

Tras años de abordar la cuestión del asilo y la migración en modo crisis, creemos que el Pacto de Asilo y Migración propuesto es una oportunidad para que la UE y sus Estados miembros cambien el sentido.

El pacto es una oportunidad para desarrollar una política de asilo y migración racional y basada en los derechos. La reciente cooperación entre los Estados miembros indica la posibilidad de un nuevo comienzo, que debería basarse en lo aprendido del intento reciente de reforma, en gran medida fallida, del Sistema Europeo Común de Asilo (SECA). Sin embargo, existe el riesgo de que el pacto incluya o prepare el terreno para propuestas legislativas perjudiciales, en concreto lo que se ha denominado el "instrumento de fronteras".

No más vino viejo en botellas nuevas

Algunos Estados miembros siguen promoviendo a través de documentos informales y otras vías no oficiales la idea de que exista un protocolo de fronteras obligatorio. Al extrapolar estos documentos y debates podemos ver que el posible instrumento de fronteras combinaría los elementos más graves y polémicos del paquete de reformas del SECA de 2016, pues aunaría algunas medidas del Reglamento sobre procedimientos de asilo, Dublín IV y de la Directiva de retorno refundida.

El procedimiento se aplicaría a toda persona que llegara a la UE en busca de protección y conllevaría una expansión masiva de los centros de detención en las fronteras. Se truncarían y eliminarían muchas de las salvaguardias necesarias, pero se seguiría requiriendo el establecimiento de una infraestructura judicial en los centros fronterizos. Se podría combinar con nuevas propuestas de conceptos de tercer país seguro y primer país de asilo obligatorios, lo que socavaría el acceso a la protección en Europa, contribuiría a la contención de los refugiados en otras regiones y pondría en peligro los esfuerzos por lograr una distribución más equilibrada de la responsabilidad hacia las personas desplazadas en todo el mundo.

Reducir los derechos y aumentar la detención no puede ser la respuesta

La introducción de procedimientos fronterizos obligatorios y acelerados minaría el derecho a un estudio justo y eficaz de las solicitudes de protección internacional, debido a que resulta improbable que se puedan evaluar adecuadamente todos los riesgos que supone la devolución en un procedimiento de ese tipo, y muchas de las versiones del plan reducen considerablemente el derecho a un recurso efectivo. Además, dará lugar a un aumento enorme del número de personas detenidas, pues la detención durará tanto como lo requieran sus procedimientos de asilo y apelación. Toda propuesta que reduzca el acceso a un procedimiento de asilo justo y eficiente debe ser rechazada.

La presentación de los procedimientos fronterizos como fórmula mágica para abordar todos los males del actual sistema de asilo de la UE es un fraude. Más bien, exacerbará muchas fallas y constituirá una réplica de la situación que estamos viviendo actualmente en las islas griegas. También refuerza, en lugar de reequilibrar, las responsabilidades desproporcionadas de los países fronterizos. Si bien se intenta comprar apoyo ofreciendo medidas de "solidaridad", como la redistribución de las personas cuyas reclamaciones se consideran admisibles, no compensará el hecho de tener que introducir y gestionar grandes prisiones para las personas que llegan a Europa.

El pacto además implica otros problemas como que está excesivamente centrado en el retorno. (La UE difícilmente puede invertir más recursos en el retorno de lo que ya invierte). Este enfoque desproporcionado en el retorno es perjudicial y contraproducente y a menudo se produce a expensas de que se invierta en procedimientos de asilo justos y eficientes. Lo mismo ocurre con el enfoque constante en la transferencia de la responsabilidad de asilo a terceros países mediante acuerdos informales o la instrumentalización de la ayuda para el desarrollo para lograr los objetivos de control de la migración de la UE.

Aprovechar la oportunidad del Pacto: centrarse en el cumplimiento cuando sea pertinente...

La clave para que el asilo funcione en Europa es aumentar el cumplimiento de la legislación vigente en materia de asilo, no reformarla (con la excepción del Reglamento de Dublín III). Entre las principales lagunas que deben ser abordadas urgentemente figuran: la falta de unos servicios de acogia adecuados, los obstáculos para registrarse, la falta de garantías procesales especiales, la "lotería del asilo" resultante de una toma de decisiones deficiente e incoherente, y el uso perjudicial e ineficiente del Reglamento de Dublín. Además, se debe poner fin a la práctica generalizada de los rechazos en las fronteras europeas.

La Comisión Europea debe subsanar esas deficiencias supervisando que se cumpla la legislación, evaluándola, emitiendo directrices para fomentar una aplicación adecuada y, cuando proceda, iniciando procedimientos de aplicación e infracción.

... y reformar donde sea necesario: Dublín

Afortunadamente, cada vez más actores dentro de la UE admiten que el sistema de asignación de responsabilidades de Dublín ha fracasado. El pacto podría ser una oportunidad para iniciar un proceso de reforma significativo. La propuesta de Reglamento de Dublín IV no abordó el defecto fundamental de Dublín: que el país de entrada sea el que asume la responsabilidad de tramitar la solicitd de asilo. Por lo tanto, no es una buena base para una discusión. Sin embargo, hay múltiples propuestas alternativas a Dublín que implican una revisión más profunda del sistema, necesaria para una reforma eventual y significativa. Estas tienen que estar sobre la mesa si se quiere encontrar una solución que sea justa, sostenible y humana.

Mientras tanto, la discreción que disponen los Estados miembros en Dublín III significa que pueden tomar decisiones políticas para aplicar el reglamento de una manera más humana y basada en los derechos, al tiempo que se mitigan las dificultades que surgen de la desproporcionada división de responsabilidades que conlleva el sistema. El mero respeto de la jerarquía establecida en el Reglamento sería un paso hacia la mejora de la situación de los refugiados en Europa. En primer lugar, dar prioridad a la reunificación familiar. En segundo lugar, limitar las solicitudes de traslado, especialmente cuando están condenadas a fracasar, dejando a las personas en el limbo y atando los recursos judiciales. Tercero, utilizar las cláusulas discrecionales (soberanía y humanitarias) en interés de los refugiados y promover la solidaridad, asumiendo la responsabilidad siempre que sea posible. Se pueden establecer otras medidas a corto plazo para hacer frente a los efectos perjudiciales del sistema, como la reubicación y la utilización de los fondos de la Unión Europea en función de las necesidades de las personas que llegan.

Ampliar las vías de acceso a la UE y fomentar la inclusión a base de derechos

Con el objetivo de que el asilo funcione en Europa, el pacto también debería incluir un aumento a gran escala de los canales seguros y legales para que las personas que huyen de la persecución, la guerra y el conflicto, o que se desplazan por otras razones, puedan alcanzar la seguridad sin tener que depender de los traficantes. Centrarse especialmente en la inclusión en Europa, a través de derechos, respeto y estandarización es tan importante como lograr que funcionen los sistemas de asilo.

Si bien la integración es responsabilidad nacional, la Unión Europea tiene un papel importante, y una oportunidad concreta sería la revisión del Plan de Acción de la Unión Europea sobre la integración de ciudadanos de terceros países, y otra sería reservar un parte importante del próximo presupuesto de la Unión Europea (MFF 2021-2027) para la inclusión. Asimismo, hay algunos derechos claves para los que la UE podría desempeñar un papel específico: el derecho al trabajo, que debería incluir la lucha contra la explotación del mercado laboral, y el derecho a la vivienda para todas las personas, para hacer frente a la indigencia y a la falta de hogar. Abordar las vergonzosas crisis humanitarias en Europa, fruto de la denegación de los derechos -a la vivienda, a la asistencia social- a las personas que se desplazan, también desempeñaría un papel respecto al temor social relacionado con el asilo.

El proceso: Elaboración del pacto

Los debates sobre la elaboración de propuestas de políticas y legislación deben ir más allá de los ministerios de Interior e incluir a todos los ministerios pertinentes, agencias ejecutoras y la sociedad civil en general, en especial a los refugiados y los migrantes. Apoyamos un proceso de consulta formal que involucre a las ONG, así como a las empresas, los sindicatos, las autoridades locales y el mundo académico, tal como se pide en una carta conjunta de las ONG en enero de 2020.

Un pacto para Europa comienza en Europa

El pacto es una oportunidad para mejorar los sistemas de asilo en Europa, ampliar mucho los canales seguros y legales y movilizar el apoyo de la UE hacia la inclusión. Es una oportunidad para que la UE cumpla su compromiso con el Pacto Mundial sobre Refugiados y el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular. Es decir, centrar el trabajo en lo que ocurre dentro de la UE y cesar los continuos esfuerzos por externalizar responsabilidades, con tratos que socavan el Estado de derecho y los derechos humanos, los valores sobre los que se fundó la UE.

Signatarios:
Aditus Foundation

Amnistía Internacional

Arbeiterwohlfahrt Bundesverband e.V.

ARSIS – Association for the Social Support of Youth

AsyLex

Bulgarian Helsinki Committee (BHC)

Caritas Europa

CCME

Centre for Peace Studies Zagreb

Conselho Português para os Refugiados – CPR (Portuguese Refugee Council)

Consiglio Italiano per i Rifugiati – CIR

Cyprus Refugee Council

Der Paritätische Gesamtverband

DRC Danish Refugee Council

Dutch Council for Refugees/VluchtelingenWerk Nederland

ECRE

Estonian Refugee Council

Finnish Refugee Advice Centre

FOCSIV, Italian Federation of Christian Organisation for International Volunteering (partner of the Faces of Migration project)

Forum réfugiés-Cosi

France terre d’asile

Fundación Cepaim acción integral con migrantes

Greek Council for Refugees (GCR)

Helsinki Foundation for Human Rights

Hungarian Helsinki Committee

ICMC Europe

International Rescue Committee (IRC)

Irish Refugee Council

JRS Europe

Legal-Informational Centre for NGOs, Slovenia – PIC

Missing Children Europe

Mobile Info Team

Network for Children’s Rights

NRC

OPU – Organizace pro pomoc uprchlíkům.

Passerell

Platform for International Cooperation on Undocumented Migrants (PICUM)

Pro Asyl

Saferworld

SB OverSeas

SolidarityNow

Verein Projekt Integrationshaus

Vluchtelingenwerk Vlaanderen