Una organización macedonia demanda a Bulgaria por rechazar su inscripción

Una organización cultural macedonia ha puesto una demanda contra Bulgaria en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos porque dos tribunales estatales rechazaron su inscripción en el registro, por suponer "una amenaza para la unidad de la nación búlgara".

La Asociación de Macedonios Reprimidos en Bulgaria, Víctimas del Terror Comunista y su presidente, Stoyan Vassilev, han presentado una demanda contra Bulgaria en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos porque dos tribunales de Bulgaria se han negado a inscribir a la asociación por suponer "una amenaza para la unidad de la nación búlgara". El Bulgarian Helsinki Committee representó a los demandantes ante el tribunal.

Actividades de la asociación

La asociación fue fundada el 9 de diciembre de 2013. Sus objetivos son la protección y la promoción del legado cultural e histórico macedonio, la protección de los derechos de los refugiados macedonios y de sus descendientes y el fomento de la paz y las buenas relaciones de vecindad en los Balcanes. Las actividades de la asociación comprenden la defensa pública, la educación, las celebraciones culturales, la recopilación de objetos de interés histórico y materiales de archivo, así como la publicación.

Primera negativa

El presidente de la asociación entregó una solicitud de inscripción como organización sin ánimo de lucro en el Juzgado Regional de Blagoevgrad. El 24 de septiembre de 2014 fue rechazada, al considerar uno de los objetivos, "la protección y la promoción del legado cultural e histórico macedonio" contrario a la Constitución de la República de Bulgaria, que prohíbe las organizaciones cuyas actividades estén dirigidas contra la unidad de la nación búlgara o inciten a la enemistad nacional y étnica.

De acuerdo con el juzgado, tales actividades incluyen: la conservación y la promoción de la verdad histórica sobre el problema macedonio y acciones para solucionarlo; la rehabilitación y la construcción de monumentos asociados con el pasado macedonio; conferencias sobre los problemas actuales y del pasado del pueblo macedonio; la celebración de fechas históricas para promover y conservar el folklore.

Rechazo definitivo

El rechazo de la inscripción fue recurrido ante el Tribunal de Apelación de Sofía, basándose en el Artículo 11 de la Convención Europea de Derechos Humanos (libertad de reunión y asociación) y en la jurisprudencia del Tribunal Constitucional de Bulgaria, según la cual la conciencia de pertenecer a un grupo minoritario no puede ser considerada como una amenaza a la sociedad democrática ni a la unidad de la nación búlgara. El 2 de febrero de 2015, el Tribunal de Apelación de Sofía sentenció el rechazo definitivo a la inscripción de la asociación.

Una de tantas violaciones

El derecho a la libertad de asociación de los grupos impopulares se viola a menudo en Bulgaria. Es una de las muchas cuestiones reflejadas en el Informe anual sobre los Derechos Humanos en Bulgaria en 2014, publicado por el Bulgarian Helsinki Committee. Demuestra que la mayoría de las violaciones del derecho a la libertad de asociación se llevaron a cabo precisamente contra los macedonios en Bulgaria, cuya identidad todavía se niega oficialmente. Actualmente no hay ninguna asociación de macedonios inscrita en Bulgaria.

"La negativa a inscribir a la asociación es especialmente injusta teniendo en cuenta que sus miembros pasaron parte de sus vidas en cárceles comunistas o fueron perseguidos a causa de sus creencias y de su identidad étnica", ha declarado Krassimir Kanev, presidente del BHC.