8 de abril: Por la erradicación de la discriminación hacia las personas gitanas en el sistema penal español

En el Día Internacional del Pueblo Gitano, queremos avanzar algunas conclusiones de nuestro último informe sobre discriminación hacia la población gitana en el sistema de justicia penal.

La investigación para este informe, desarrollado en el marco del proyecto “Lucha contra el sesgo inconsciente hacia las personas de etnia gitana en el sistema de justicia penal, se llevó a cabo durante 2019 y parte de 2020 y ha supuesto un auténtico reto debido a la escasa información previa en la materia y la sensibilidad del tema tratado. Nuestra hipótesis de partida sostenía que el racismo institucional y el sesgo inconsciente se manifiesta en aquellos espacios del sistema de justicia penal en los que existe una mayor discrecionalidad, pudiendo llegar a impactar de manera negativa en la imparcialidad del proceso.

Se han recabado las percepciones tanto de profesionales como de personas gitanas en todo el territorio español con el objetivo de empezar a comprender la auténtica forma y dimensión del problema y en qué sentido deberían orientarse las soluciones.

Parada e identificación

Aunque la decisión de parar a una persona no debería tomarse en base a su pertenencia a una minoría étnica, sino que debería seguir un patrón objetivo de individualización de la conducta; la realidad es que la apariencia física y los estereotipos juegan un importante papel a la hora de identificar a una persona por parte de la policía.

Detención e investigación policial

Por otra parte, la falta de control judicial y, por tanto, de un sistema de control y garantías en la fase de investigación policial provoca serias inquietudes al existir la posibilidad de que se apliquen patrones de delincuencia estereotipados que atribuyan a ciertos grupos determinados delitos.

Garantías procesales

Los estereotipos grupales históricos que asocian la pertenencia a la etnia gitana con la delincuencia siguen muy arraigados socialmente hoy en día por lo que no podemos descartar que tengan un impacto en la presunción de inocencia de los encausados gitanos.

Los medios de comunicación ostentan un alto potencial para promover o cuestionar los estereotipos imperantes. En España, por lo general, fomentan los estereotipos más extendidos sobre la etnia gitana. A pesar de no tener un efecto directo en la toma de decisiones de los profesionales este tipo de noticias refuerzan estereotipos como los que asocian a las personas gitanas con la delincuencia, lo que puede actuar de detonante del sesgo inconsciente.

Prisión provisional

Otro estereotipo fuertemente arraigado es el que identifica a las personas gitanas como delincuentes potencialmente peligrosos que, unido a la imagen estereotipada de que el gitano hace de la delincuencia su forma de vida, puede provocar un uso extensivo de la prisión provisional bajo los criterios de riesgo de reiteración delictiva debido al amplio margen de discrecionalidad existente. Las posibilidades de que se decrete prisión provisional en los casos especialmente sensibles o mediáticos aumentan exponencialmente al existir una presión social, mediática y política.

Sentencia

Aunque el margen de discrecionalidad a la hora de acordar la pena es menor, la existencia de un pronóstico negativo sobre la posible reinserción del encausado puede tener un efecto negativo sobre aspectos como las conformidades, la valoración de las circunstancias atenuantes o agravantes o la suspensión de la pena.

Los comentarios discriminatorios hacia los gitanos están más o menos extendidos en todas las categorías profesionales. Esto reviste una especial gravedad si tenemos en cuenta que todos los profesionales deberían regirse por los principios de imparcialidad y no discriminación. Además, nadie puede asegurar que quien hace un comentario de este tipo, en apariencia inofensivo y entre colegas, no pueda de manera inconsciente reflejar el mismo prejuicio en un escrito de defensa, acusación o en una resolución; ya sea de manera directa, en la forma de valorar la prueba, o de llegar a una conclusión.

Además, la percepción de la desigualdad y la discriminación provoca en las personas gitanas distintos mecanismos de respuesta a la discriminación, tales como: desconfianza, miedo y aislamiento de la sociedad. En este sentido, la desconfianza de la población gitana hacia el sistema de justicia penal es manifiesta, y aumenta considerablemente si nos centramos en su opinión sobre la policía.

El resultado es la sobrerrepresentación de las personas gitanas dentro del sistema de justicia penal. Sin embargo, la falta de datos desagregados por etnia no nos permite respaldar con cifras ni esta ni ninguna otra conclusión de la investigación. La recopilación de datos sobre el origen étnico de las personas que entran en contacto con el sistema de justicia penal es compleja y genera numerosas dudas debido a la alta sensibilidad de los datos recogidos. Por ello, debemos apostar por un sistema de recopilación de datos que garantice que la información se conserve de manera anónima y segura y se utilice de manera ética y responsable.

Roma5