El Comité de Prevención de la Tortura advierte a Italia sobre las condiciones y hacinamiento de sus cárceles

Antigone, miembro de Liberties, coincide con el informe crítico del Comité de Prevención de la Tortura sobre el hacinamiento en las cárceles del país, el uso excesivo del régimen de aislamiento y el maltrato en muchos casos.

El Comité para la Prevención de la Tortura (CPT) del Consejo de Europa ha publicado un informe sobre su última visita a Italia, que advierte sobre las condiciones de las cárceles italianas.

El informe del CPT sobre Italia

El CPT advierte que el hacinamiento es un problema importante, pues muchas cárceles "siguen funcionando por encima de su capacidad". Además, el informe recoge múltiples casos de malos tratos, basados en los testimonios de los presos que denuncian "bofetadas, puñetazos, patadas y golpes con porras", tanto durante la detención como durante la custodia policial.

El informe también señala el uso excesivo del régimen de aislamiento, a menudo sin una supervisión adecuada y señala las numerosas denuncias de retrasos en el acceso a un abogado o, en el caso de personas no italoparlantes, a información sobre sus derechos en su propio idioma.

En resumen, el CPT sostiene que las personas bajo custodia policial no siempre reciben un trato adecuado con las garantías que les confiere la ley. Además, tanto en un número de instituciones penitenciarias como en muchas comisarías de policía local y de Carabinieri las condiciones de detención son deficientes.

Antigone se suma a la advertencia

Antigone, una organización que defiende los derechos de los presos, afirmó que el informe del CPT confirma las cuestiones que llevan denunciando en los últimos meses.

Un informe publicado recientemente por Antigone señalaba que la tasa de hacinamiento en las cárceles italianas había vuelto a alcanzar niveles preocupantes, con un aumento de 113% (y, en algunas cárceles, hasta 185%).

Antigone también denunció que en lo que va de año se han suicidado 29 presos, y el presidente de la organización, Patrizio Gonnella, pidió que se tomen "medidas inmediatas".