La Comisión de Venecia critica la nueva ley polaca del Tribunal Constitucional

"Paralizar la labor del Tribunal Constitucional amenaza el estado de derecho, la democracia y la protección de los derechos humanos", ha dicho el órgano asesor del Consejo de Europa.
La Comisión ha hecho hincapié en que la publicación de la sentencia del Tribunal Constitucional del 9 de marzo de 2016 es esencial para la solución de la presente crisis constitucional.

El ministro polaco de Asuntos Exteriores, Witold Waszczykowski, solicitó en diciembre una opinión de la Comisión de Venecia (el órgano asesor del Consejo de Europa) sobre las enmiendas del país a la ley sobre el Tribunal Constitucional.

Adoptada a finales de diciembre de 2015, la nueva ley introduce varias normas controvertidas, incluyendo la ampliación de 9 a 13 del número de magistrados que integran el plenario, que los casos sean examinados por orden cronológico a medida que entran en el Tribunal y la obligación de tomar las decisiones por mayoría de dos tercios .

Durante los preparativos de la resolución, la Comisión de Venecia se reunió con el presidente de Polonia, con representantes del Gobierno y del Sejm (cámara baja del Parlamento), con los jueces del Tribunal Constitucional, con el defensor del Pueblo y con representantes de ONG.

La Comisión dio a conocer su resolución en marzo, en la que criticó todos los cambios introducidos por la enmienda. Según su dictamen, los cambios podrían ralentizar o incluso paralizar la labor del Tribunal Constitucional, y hacerlo sería inaceptable según las normas europeas.

Nombramientos

Una parte de la resolución está dedicada al método de nombramiento de los jueces del Tribunal. La Comisión de Venecia señala que los argumentos sobre la sustitución de los tres jueces cuyo mandato expiró en noviembre de 2015 ha sido el desencadenante de toda la crisis.

"Aunque los miembros del Parlamento cambien tras unas elecciones, la cámara no puede ser privada del poder de tomar sus propias decisiones con respecto a los problemas que aparecen durante su mandato. Sería contrario a los principios de la democracia que el Parlamento pudiera elegir a cargos públicos, jueces incluidos, por adelantado, aunque los puestos vayan a quedar vacantes tan pronto como acabe la legislatura", afirma la Comisión. "Y viceversa, el nuevo Parlamento tiene que respetar las decisiones del anterior en relación con el nombramiento de los cargos públicos."

La Comisión de Venecia señala que la actual crisis constitucional no es un buen momento para cambiar la Constitución. Recomienda, sin embargo, considerar una futura reforma de la Carta Magna para que los jueces del Constitucional sean nombrados por una mayoría cualificada de los votos.

Negativa a publicar

En su resolución, la Comisión de Venecia tuvo en cuenta asimismo la sentencia del Tribunal Constitucional del 9 de marzo, que también halló que las reformas eran del todo incompatibles con la legislación nacional, aunque el Gobierno se ha negado a publicar dicha sentencia.

La Comisión ha subrayado que la negativa del Gobierno a publicar la sentencia no solo sería contraria al estado de derecho, sino que además, una medida de ese calado, que no tiene precedentes, hará más profunda la crisis constitucional.

La modificación de la Ley sobre el Tribunal Constitucional no es la única ley polaca que se somete al escrutinio de la Comisión. El Comité de Seguimiento de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa ha solicitado un dictamen respecto a la Ley de Fuerzas policiales, sobre la que se pronunciará la Comisión a finales de junio de 2016.

El dictamen completo de la Comisión de Venecia está disponible aquí.