Italia ha aumentado su uso de las cárceles en 2017, especialmente para prisión preventiva

Un aumento significativo del uso de la detención ha llevado al hacinamiento en las cárceles italianas.

Cada vez más presos

El año pasado se produjo un aumento significativo de la tasa de encarcelamiento en Italia, tras varios años de disminución. En los últimos 12 meses, el número de presos ha sumado cerca de 3.000 detenidos más y la tasa de hacinamiento llegó a 115% a finales de 2017, del 108% que marcaba a final de 2016.

El número de personas en detención preventiva también ha aumentado, alcanzando el 35%, mientras que a final de diciembre de 2016 se situaba en unos 34,7%. A pesar de que esta cifra sea inferior a la de 2009, cuando alcanzó el 37%, la comparación con el resto de Europa es asombrosa: el porcentaje medio europeo de detenidos en prisión preventiva es del 22%.

El porcentaje de presos no italianos se mantuvo estable en torno al 34,2%, al igual que el porcentaje de detenidos extranjeros en espera de juicio, que es aproximadamente el 41%.

"Un dato importante que es preciso remarcar", explica Patrizio Gonnella, presidente de Antigone (organización miembro de Liberties), "es que, a pesar del ambiente de intolerancia y odio que existe hoy en Italia, el porcentaje de extranjeros encarcelados en prisiones italianas es más bajo que hace 10 años".

El número de madres presas que viven con sus hijos en prisión también está creciendo, a pesar del nuevo programa de casas protegidas que se inició el año pasado en Roma. El problema de las madres presas con sus hijos parece carecer de una solución permanente, aunque el número total, en términos absolutos, sigue siendo bajo, a final de 2106 había 34 madres que vivían con 37 niños en la cárcel, y actualmente son 50 madres y 58 niños.

Datos del observatorio de Antigone

Es importante destacar los resultados de las investigaciones del Observatorio sobre Condiciones Penitenciarias de Antigone en 78 cárceles italianas. En 7 de ellas (9%), las celdas no tienen calefacción, mientras que en 36 (46%) carecen de agua caliente y en 4 (5%) no existe ninguna separación entre el inodoro y el resto de la celda. No cuentan con un director implicado en 31 de ellas (40%) y 37 (47%) no ofrecen cursos de formación profesional. En 4 cárceles no se garantizan los tres metros cuadrados mínimos de espacio de celda por detenido que exige la ley.

"Ha sido un año de luces y nuevas sombras para el sistema penitenciario italiano", agrega Gonnella. "Por un lado, estamos esperando la reforma del sistema penitenciario, que esperamos preste más atención a la dignidad de tanto los adultos como los menores en prisión y que fomente las alternativas a la detención. Por otro lado, están las sombras: el índice de hacinamiento está aumentando y si no se toman medidas para controlarlo, podría llevarnos a la misma situación que provocó la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en 2013 por trato inhumano y degradante en las cárceles".