La cámara de representantes neerlandesa rechaza la propuesta de ley de accesibilidad general

La Cámara de Representantes ha dado hasta el 15 de diciembre para que el secretario de Estado de Salud, Bienestar y Deporte presente una propuesta enmendada de acuerdo con la Convención de la ONU por los Derechos de las Personas con Discapacidad.

El 15 de noviembre, la Cámara de Representantes neerlandesa rechazó la propuesta de ley de "Accesibilidad general para personas con discapacidad o condición crónica". La decisión de la Cámara coincide con la del Instituto Neerlandés de Derechos Humanos.

Hacen falta cambios

La Cámara de Representantes rechazó la propuesta porque no se ajustaba a la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CRPD) y no contribuía a que la sociedad sea más accesible para las personas con discapacidad, y ha dado al Secretario de Estado de Salud, Bienestar y Deporte, Martin van Rijn, hasta el 15 de diciembre para que presente la propuesta enmendada.

En su opinión consultiva al secretario de Estado, el Instituto Neerlandés de Derechos Humanos escribió que la decisión no era lo suficientemente concreta y ambiciosa y no proporcionaba la seguridad jurídica que pretendía.

Para evitar que los Países Bajos contravengan la Convención de las Naciones Unidas, es preciso enmendar, desarrollar y concretar varios apartados de la propuesta. Solo así quedará claro exactamente qué es lo que deben cumplir los proveedores de bienes y servicios y los empleadores.

Accesibilidad general

El 1 de enero de 2017 entrará en vigor el artículo 2a de la Ley de igualdad de trato por motivos de discapacidad o condición crónica. Este artículo establece que los proveedores de bienes y servicios y los empleadores tendrán que garantizar gradualmente la accesibilidad general de las personas con discapacidad.

El término "accesibilidad general" se concretará en un decreto del gobierno, basado en la propuesta de "Accesibilidad General para Personas con Discapacidad o Condición Crónica"

Obstáculos

Uno de cada ocho ciudadanos neerlandeses sufre una discapacidad física, psicológica, mental, intelectual o sensorial a largo plazo, y muchos de ellos se encuentran todavía una situación de desigualdad, lo que les impide participar plenamente en la sociedad.

Debido a su discapacidad, se les niega el acceso a escuelas o a empleos. También experimentan obstáculos a la hora de utilizar el transporte público y de votar. Además, muchas personas con discapacidades también tienen dificultad para acceder a bibliotecas, tiendas, cines, instalaciones deportivas y bares.

La Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad mejora la situación de las personas con discapacidad, pues establece que disfrutan de igualdad de derechos en materia de vivienda, educación, transporte y empleo, entre otros. El gobierno tienen la obligación de garantizar que esto se logre.

Artículo del Instituto Neerlandés de Derechos Humanos