Un barco sospechoso de llevar armas no atracará en Génova

Los estibadores y las organizaciones pacifistas han ganado esta primera batalla: un cargamento bélico sospechoso no saldrá del puerto de Génova.

Bahri Yanbu, el barco mercante con bandera saudí rebautizado como "el buque de armas" ha acabado en el centro de una denuncia internacional.

Los estibadores de El Havre protestan por el cargamento de armas del buque

El buque de carga partió de Amberes (Bélgica) con una variedad de armamento en la bodega, luego hizo escala en El Havre (Francia) para añadir ocho cañones César a su carga, siendo su destino final Djibouti vía Jeddah, en Arabia Saudí.

Sin embargo, varias asociaciones y estibadores franceses han protestado contra este porte. Les inquietaba la idea de que las armas a bordo del barco pudieran ser utilizadas en el conflicto de Yemen. La próxima parada estaba prevista en Génova el lunes 20 de mayo, donde el barco llegó al amanecer. En Génova, presuntamente no iba a cargar armas, tan solo materiales considerados "bienes civiles", al menos así figuraba en la base de las garantías de la Prefectura y de la Guardia Costera. Pero la cosa se complicó cuando se supo que la lista de material a cargar incluía dos generadores de la empresa romana de material de defensa Teknel, cuyos productos se utilizan a veces para apoyar operaciones de guerra.

Los trabajadores del puerto de Génova se declaran en huelga para impedir que el barco transporte armas a Oriente Medio

Todo comenzó cuando una investigación periodística de la página web francesa Disclose reveló la ruta de las armas entre Francia y Arabia Saudí. A la luz de esta noticia, tanto la Prefectura como la Oficina del Capitán se apresuraron a afirmar que no se iban a cargar armas, únicamente bienes civiles. La campaña de boicot contra el barco se volvió a poner en marcha, gracias sobre todo al compromiso de CGIL (sindicato italiano), que tiene una dirección internacionalista y que recibió un apoyo muy amplio, incluso de asociaciones católicas importantes como los Salesianos y Acli.

La mañana del 20 de mayo, el barco atracó en el puerto de Génova e inmediatamente los trabajadores portuarios se declararon en huelga, mostrando pancartas que leían: "Puertos cerrados a las armas, abiertos a los migrantes"

Sin embargo, existe el temor de que en Génova, o al menos en Italia, pueda haber una segunda escala del Bahri Yanbu en La Spezia (cerca de Génova) o Cagliari, en Cerdeña, donde se podrían cargar otras armas o equipos para el ejército saudí.