Democracia y Justicia

¿Qué es un alertador? ¿Están protegidos por la ley?

Los alertadores pueden ser fundamentales para sacar a la luz actividades ilegales, corrupción y amenazas que afectan al bien común. Sin embargo, a pesar de su papel crucial, apenas gozan de protección jurídica en muchos países de la UE.

por Jonathan Day

¿Qué es un alertador?

Los alertadores o denunciantes de la corrupción son personas que revelan información sobre actividades que son ilegales o que consideran muy poco éticas. En general, trabajan en empresas privadas o agencias gubernamentales y denuncian comportamientos en su propio lugar de trabajo, aunque no siempre es así. Según la definición de la Unión Europea, no es necesario que trabajen para la organización sobre la que informan, basta con que estén "en contacto con dicha organización" para tener derecho a la protección legal que establece la directiva de 2019 de la UE sobre la protección de las personas que informen sobre infracciones.

Help us in our mission to ensure greater protection for whistleblowers Haz una donación

¿Qué se considera denuncia de irregularidades y qué no?

La mayoría de las veces, estas personas dan una voz de alerta sobre fraudes, corrupción, uso indebido de datos personales o públicos, malversación de fondos u otras acciones o políticas que suponen una amenaza para el interés público o la seguridad nacional. No es necesario que estas personas conozcan las leyes concretas que creen que se están infringiendo, la UE señala que las infracciones pueden "clasificarse en la legislación nacional como infracciones administrativas, penales o de otro tipo". Asimismo enumera los tipos de denuncia que se consideran denuncia de irregularidades según la directiva de la UE:

-Contrataciones públicas

-Servicios financieros, lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo

-Seguridad de productos

-Seguridad del transporte

-Protección del medio ambiente

-Seguridad nuclear

-Salud pública

-Seguridad alimentaria y de piensos, salud y bienestar animal

-Protección de las personas consumidoras

-Protección de la intimidad y los datos personales, y seguridad de las redes y los sistemas de información

La lista deja claro que la denuncia debe referirse a algo que amenace o perjudique de algún modo el bien común. Los agravios personales, los desacuerdos o cuestiones laborales similares no son asuntos que afecten al público en general, a la seguridad nacional o a otros ámbitos en los que entra en juego la protección de la denuncia. Por tanto, informar de que alguien te está acosando o intimidando en el trabajo, aunque sea bastante grave, no entraría en el ámbito de la "denuncia de irregularidades" tal y como la define la ley.

¿Están los alertadores protegidos por la ley?

En su mayor parte, sí. Pero la protección legal de las personas que alertan sobre irregularidades varía mucho de un país a otro, incluso dentro de la UE. Aunque la UE ha aprobado una legislación para protegerlos, tiene forma de directiva, no de reglamento. Esto significa que ofrece plena protección jurídica en lo que respecta a la legislación de la UE y que los Estados miembros deben adaptar sus leyes nacionales para que estén en consonancia con los objetivos de la directiva (en un plazo de dos años desde su adopción). Sin embargo, a diferencia de un reglamento, los Estados no tienen que copiar las directivas en su totalidad en su legislación nacional.

Lamentablemente, muchos países de la UE están dando largas. Un informe de 2021 elaborado por Transparency International reveló que, para la fecha límite de transposición de la protección de los alertadores (diciembre de 2021, dos años después de que la UE la adoptara), muchos países habían hecho "un progreso mínimo o nulo" en la actualización de sus leyes nacionales y solo cuatro habían adaptado completamente sus leyes nacionales a la directiva.

El aparente letargo de los Estados miembros pone de todavía más de manifiesto la necesidad de una legislación sólida sobre la denuncia de irregularidades a nivel de la UE. Liberties llevaba mucho tiempo luchando por este tipo de legislación antes de que se adoptara la directiva y la propia Comisión tuvo en cuenta los avances de los Estados miembros en este sentido en su Informe sobre el Estado de derecho de 2021. Liberties mantiene la esperanza de que la Comisión aumente la presión aquellos que siguen aplazando la legislación sobre los alertadores.

Casos famosos de denuncia de irregularidades que vale la pena conocer

Quizá el alertador más famoso del momento sea Edward Snowden.. Mientras trabajaba para la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Snowden filtró documentos clasificados que revelaban extensos programas de vigilancia dirigidos por la NSA y otras agencias de inteligencia en cooperación con gobiernos europeos. Las filtraciones provocaron un debate mundial sobre la vigilancia gubernamental y el derecho a la privacidad. Snowden abandonó Estados Unidos antes de filtrar los documentos y, acusado en su país, acabó instalándose en Rusia.

En la UE, las acciones del denunciante Antoine Deltour condujeron al escándalo LuxLeaks de 2014. Deltour, entonces empleado de PriceWaterhouseCoopers en Luxemburgo, filtró las resoluciones fiscales de más de trescientas empresas multinacionales con sede en Luxemburgo. Los documentos revelaban que las empresas reducían sus impuestos a base de jugar con las leyes fiscales de distintos países. Deltour fue finalmente condenado por robo y otros delitos relacionados con las filtraciones, aunque su condena fue anulada en apelación.

Chelsea Manning es otra alertadora reciente cuyas acciones atrajeron la atención mundial. En 2010, mientras era soldado del ejército de Estados Unidos, filtró a WikiLeaks unos 750.000 documentos clasificados o confidenciales, incluidos telegramas diplomáticos y pruebas de violaciones de los derechos humanos en Irak y otros lugares. Fue condenada a 35 años de prisión por robo de propiedad gubernamental y violación de la Ley de Espionaje, aunque su sentencia fue conmutada posteriormente por el Presidente Barack Obama.

¿Quieres denunciar despilfarro, fraude, abusos o corrupción? Qué hacer y cómo

Una de las principales razones para brindar protección legal a los alertadores es animar a otras personas a que denuncien actividades ilegales o peligrosas. Sin embargo, incluso cuando se goza de esa protección, el proceso de denuncia puede no estar tan claro. Algunos gobiernos y empresas ofrecen algo de orientación, pero la mayoría no. Y aunque cada caso es único, aquí ofrecemos una guía general para denunciar.

¿Dónde acudir si quieres denunciar?

Un buen primer paso es conocer a fondo las políticas de tu organización en cuanto a denuncia de irregularidades. Es posible que cuente con un mecanismo de denuncia interno, posiblemente anónimo, que permita subsanar la irregularidad sin necesidad de recurrir a entidades externas. Edward Snowden insiste en que primero trató de mantener sus denuncias dentro del gobierno estadounidense y que acudió a la prensa tras ser ignorado por sus superiores.

Si resolverlo internamente es imposible, tendrás que informar a un tercero. Si trabajas en una empresa privada, puedes llevar tu caso a las autoridades policiales y judiciales. Algunos gobiernos han creado incluso oficinas especializadas para denunciar la corrupción y las actividades ilegales y a menudo puede hacerse de forma anónima. Otra opción es acudir a la prensa o a una organización no gubernamental. Los periodistas pueden dar a conocer el asunto manteniendo el anonimato de su fuente (tú).

¿Qué hacer antes de denunciar?

El primer paso debe ser recopilar pruebas. No bastará con alegar una infracción, se suelen recopilar notas internas, correos electrónicos, declaraciones de impuestos y otros documentos como prueba de la denuncia que se pretende hacer.

Teniendo en cuenta que muchas de las personas que alertan sobre irregularidades se exponen a ser investigadas o incluso procesadas, también puede ser conveniente buscar asesoramiento jurídico antes de dar la voz de alarma. Incluso en países que cuentan con una fuerte protección de los derechos fundamentales o con una legislación de protección de los alertadores, las personas que informan sobre irregularidades a menudo se enfrentan a juicios.

¿Cómo puedes notificar tu inquietud?

Muchos países han creado oficinas que permiten varias opciones para denunciar: correo tradicional, correo electrónico, fax, teléfono e incluso la denuncia presencial. Es posible que tu empresa cuente con una oficina similar que permita que los empleados denuncien las irregularidades.

A menudo, los alertadores presentan sus alegaciones a periodistas, lo que les facilita mantener el anonimato, ya que los buenos periodistas preservan el anonimato de sus fuentes, si así lo solicitan. También puede servir para llamar la atención del público sobre el asunto y presionar a las autoridades para que actúen si la irregularidad es evidente. Por último, si crees que tienes pruebas de un delito, denunciar a las fuerzas del orden es otra opción.

¿Se puede denunciar de forma anónima o confidencial?

En la mayoría de los casos, los alertadores pueden denunciar de forma anónima. Esto es importante para garantizar su protección y mostrar a otros posibles alertadores que las autoridades están interesadas en la información, no en los informantes. Lamentablemente, en algunos casos la identidad de un alertador puede ser revelada por otras partes (un antiguo colega molesto, por ejemplo), pero por lo general se debería poder hacer denunciar de forma anónima.


¿Qué ocurre tras denunciar un problema?

Muchos de los casos más famosos de denuncia de irregularidades han acabado con procesos judiciales o del denunciante, o sus revelaciones les han obligado a huir a otro país o a retirarse de la vida pública. Y no hay certeza de que, incluso a pesar de la protección legal, no haya alguna represalia contra el denunciante, como el descenso de categoría o incluso el despido.

Cabe esperar que todos los países de la UE adopten y apliquen pronto fuertes protecciones para los denunciantes, logrando que estas irregularidades pasen a ser cosa del pasado. Al fin y al cabo, la acción de estas personas que denuncian contribuye a que las sociedades sean más seguras y fuertes, y a que la gente confíe más en los demás y en sus gobiernos.

Para saber más:

¿Por qué es tan importante la libertad de expresión en una democracia? 5 razones

SLAPP en Europa: la protección contra los pleitos abusivos en la UE

Journalists Questioned Over Report; Concerns Remain Over Draft Law On Whistleblowers’ Protection