Nuestra salud depende de la de todos, también de los recién llegados

Para superar la pandemia, todos debemos recibir la atención médica que sea necesaria, al margen de dónde vivamos. Sin embargo, el gobierno griego está impidiendo que esto sea posible para quienes viven en los campos de refugiados. No puede ser así.

La pandemia ha dejado claro que nuestra salud depende de la de los demás: sea la persona que vive en la casa, en la ciudad o en el país de al lado. Todos estamos interconectados y la única forma de detener la propagación del virus y mantenernos a salvo mutuamente es que todas las personas reciban la misma atención y apoyo, al margen de dónde vivamos.

Eso incluye a las personas que viven en espacios confinados. Ya sea en residencias para personas con discapacidad o para mayores, albergues para personas sin hogar, cárceles, hospitales o campamentos que albergan a recién llegados y personas que solicitan asilo.

Todo el mundo sabe que para evitar que el virus se propague, debemos mantener una distancia física mínima, lavarnos las manos y aislarnos si tenemos síntomas. Si vives en un espacio lleno de gente puede ser difícil tomar estas precauciones. Es decir, provoca un mayor riesgo para que el virus pueda propagarse. El gobierno griego ha imposibilitado que miles de personas que se encuentran en los campos puedan tomar estas precauciones.

El gobierno griego está poniendo a la gente en riesgo

Se trata de mujeres, hombres y niños que han tenido que huir de sus hogares - debido a la guerra, el hambre o porque les perseguían sus gobiernos. Los recién llegados desean lo mismo que los demás. Un lugar seguro para vivir, un trabajo para mantener a sus familias y una comunidad en la que participar. La pandemia nos recuerda una vez más que todos somos humanos.

El gobierno griego mantiene a más de 20.000 personas dentro del campo de Moria, un campamento construído para albergar a 3.000 personas. Dentro, la gente duerme en tiendas de campaña y vive de forma hacinada. Resulta imposible mantener una distancia física segura entre las personas y no hay espacio para aislarse si alguien se contagia. Es más, el gobierno tampoco ha dado proporcionado una forma de lavarse las manos dentro del campamento. Solo hay un grifo de agua por cada 1.300 personas y no hay jabón disponible.

Asimismo, el gobierno griego está aumentando el riesgo de que la gente muera si se contagia del virus. Sabemos que si estás sano, tienes menos posibilidades de morir por el virus, pero muchos de los habitantes del campamento han realizado viajes muy largos y difíciles y no se está proporcionando suficiente comida y agua. Muchas personas llevan meses viviendo en estas condiciones, lo que implica que un gran número de ellos no gozan de buena salud. Además de todo esto, no hay suficientes médicos, enfermeras, medicinas o equipo médico.

No tiene por qué ser así

Desde 2015, el gobierno griego ha recibido más de 2 mil millones de euros de la UE para atender a las personas que llegan de fuera de Europa en busca de seguridad. Podría haberlo empleado para garantizar unas condiciones de vida humanas en sus campamentos. Es decir: suficiente comida y agua, médicos y enfermeras, medicinas y equipo.

En lugar de tiendas de campaña, el gobierno podría proporcionar alojamiento con paredes sólidas. Y en lugar de forzar a tanta gente a espacios tan reducidos, podría proporcionar más espacio. Ambas cosas permitirían que la gente mantenga la distancia física, ayudarían a detener la propagación del virus y limitarían la muerte de las personas que se contagien. El gobierno griego ha empezadoa hacer algunas de estas cosas después de pedir más ayuda a la UE, pero los cambios están aplicándose muy lentamente.

Además de hacer los campamentos habitables, las autoridades deben asegurarse de que la gente no quede atrapada allí durante tanto tiempo. Esto es algo en lo que otros gobiernos europeos podrían ayudar. Por ejemplo, acogiéndoles en sus países para que puedan comenzar una nueva vida. Desgraciadamente, muchos gobiernos europeos no están permitiendo que los refugiados puedan salir de Grecia y viajar a sus países.

Tenemos que apoyarnos mutuamente

La salud de todos depende de la de los demás, seas de donde seas. Nuestro gobierno debe brindarnos la atención y el apoyo necesario para mantenernos sanos durante la pandemia. Eso significa garantizar que la gente viva en un lugar apropiado, con una higiene, suministros y atención médica adecuada. El gobierno griego debe hacer que esto sea una realidad en campos como el de Moria y el resto de los gobiernos europeos deben ayudarlo.