¿Acaso la sociedad disfruta de ver a gente detenida?

El Instituto para el Vigilancia de Derechos Humanos fue abordado por una persona cuya detención preventiva se prolongó durante más de tres meses. "Tres meses sin dormir", recuerda el hombre, hablando de cómo se sintió durante su detención. "Y ni una sola audiencia se llevó a cabo a lo largo de todo ese tiempo", añade.

Fría, maloliente e inimaginablemente sucia - estas palabras describen la vida cotidiana en muchas instalaciones utilizadas para la custodia policial. Ahí la gente va y viene. Las personas acusadas de asesinato, violación y delitos económicos son encarceladas juntas en celdas grandes. A menudo, un arresto conlleva la detención preventiva – consecuentemente, la custodia, indudablemente, durará algo más que unos días.

El Instituto para el Vigilancia de Derechos Humanos fue abordado por una persona cuya detención preventiva se prolongó durante más de tres meses. "Tres meses sin dormir", recuerda el hombre, hablando de cómo se sintió durante su detención. "Y ni una sola audiencia se llevó a cabo a lo largo de todo ese tiempo", añade.

Incluso después de soportar la totalidad de este ciclo de deshumanización, aun no se le ha encontrado culpable de fraude. La intimidación a su familia, sus problemas de salud, la suspensión de su negocio y su reputación arruinada - estos son los únicos recuerdos que mantendrá de este capítulo de su vida.

Durante la presentación de los hallazgos de "Detención Preventiva: La perspectiva de la policía, fiscalías y jueces ", un estudio realizado por El Instituto para el Vigilancia de Derechos Humanos (HMRI), Karolis Liutkevičius, un oficial jurídico de la asociación, indicó que los tribunales lituanos están ansiosos por ordenar la detención preventiva y no siempre actúan de acuerdo con los estándares establecidos por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. La decisión de detener a un sospechoso a menudo recibe un sello de aprobación, y los propios funcionarios admiten que la detención preventiva es utilizada a menudo como una herramienta de presión.

Un fiscal que participó en este estudio coincide con Karolis Liutkevičius: "Una persona que está aislada y privada de sus libertades, en especial de su libertad fundamental - la del movimiento - está en su estado más vulnerable, psicológicamente hablando, y uno puede esperar, con razón, que esa persona es más propensa a confesar un crimen ".

Sin embargo, parte de los encuestados opinaban que la exigencia de motivos para una detención debería ser sustanciada por una motivación más completa, (por ejemplo, mediante la evaluación de las medidas restrictivas alternativas), sería excesiva.

Los fiscales y los jueces entrevistados concedieron que las reacciones de los medios de comunicación juegan un papel importante en el uso excesivo de la detención preventiva. "La gente le gusta ver a otras personas detenidas", dijo un juez interviniente, resumiendo así la opinión pública sobre este tema.

El estudio realizado por HMRI confirmó que los problemas sistémicos - relativas a la utilización de medidas destinadas a restringir la libertad - son extensos en Lituania. Quizás el más grave de ellos es el abuso deliberado de la detención previa al juicio. Una gran parte de los especialistas entrevistados confirmó que la detención preventiva es a veces solicitada - y concedida a menudo - incluso cuando las autoridades entienden que no hay necesidad real para ello.