Organizaciones de DDHH alertan sobre la explotación ilegal de datos en apps populares

Liberties lidera una nueva campaña contra las violaciones del RGPD que comete el sector de la tecnología publicitaria. Basándose en nuevas pruebas, los miembros y socios de Liberties instan a las agencias nacionales de protección de datos a que las paren.

El 4 de marzo, por invitación de Civil Liberties Union for Europe (Liberties), diez organizaciones de derechos humanos y digitales de siete países de la UE han instado a sus agenicas de protección de datos correspondientes a que investiguen las violaciones del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) en las que incurren algunas apps populares de citas, de seguimiento de la fertilidad y para niños. Los países que se han sumado a la campaña son Alemania, Croacia, Eslovenia, España, Italia, Hungría y Suecia. La iniciativa de Liberties está basada en el informe "Fuera de Control" del Consejo de Consumidores Noruego (NCC) y de su colaboradora en la investigación, la organización de derechos digitales NOYB, de Austria.

No es la primera vez que Liberties lucha contra las violaciones del RGPD

Liberties lideró una campaña similar en junio de 2019 en nueve países de la UE: #StopSpyingOnUs. En ella pedíamos a las agencias de protección de datos que impidieran que Google e IAB Europe violaran el RGPD, estableciendo una normativa que penalizara las pujas en tiempo real. Los miembros y socios de Liberties enviaron a las autoridades correspondientes el Informe Ryan, que demostraba la ilegalidad de las normas de las pujas en tiempo real y cómo el sector no estaba logrando proteger los datos personales confidenciales de posibles fugas. Liberties señaló que esta práctica publicitaria no solo va en contra del RGPD, sino que, permitir la creación de perfiles de usuarios y la publicidad personalizada de forma masiva, también supone un peligro para nuestras democracias.

El informe muestra cómo se recogen y explotan los datos de los usuarios

El informe de la NCC ha proporcionado a las organizaciones de derechos humanos y digitales nuevas pruebas sobre el funcionamiento del sector del marketing digital y la tecnología de la publicidad en línea. Se analizan diez apps de distinto tipo, entre ellas algunas aplicaciones de citas muy populares en Europa (Tinder, Grinder y OkCupid). El informe muestra cómo las empresas con las que se comercializan estos datos, que permanecen ocultas para los usuarios, reciben y explotan los datos personales que estos (ajenos a este hecho) comparten con las apps. La base jurídica en la que se basan estas empresas para la obtención de los datos de los usuarios es muy cuestionable. No obtienen un consentimiento válido de los consumidores para tratar sus datos personales y tampoco cumplen los requisitos para justificar intereses legítimos para tratar los datos (RGPD, Art. 9 y Art. 6).

La vigilancia puede afectar cómo utilizamos la internet

Los datos recopilados a través de estas aplicaciones tienen por objeto ayudar a los anunciantes a encontrar su público adecuado y comunicarse de forma eficiente con sus consumidores potenciales. A primera vista, esto puede parecer inocuo. A mucha gente le gustan los anuncios personalizados y si pueden elegir el tipo de anuncios que prefieren ver, muchos optan por aquellos que les transmiten información comercial relevante. Sin embargo, es fundamental subrayar que la creación de perfiles de usuario y la categorización exhaustiva de los consumidores puede provocar todo tipo de perjuicios que la mayoría de los usuarios aún no conoce. Entre ellos, discriminación y exclusión, fraude, manipulación y el efecto paralizante que pueden suponer los sistemas de vigilancia comercial masiva para el debate democrático. Los estudios han demostrado que cuando los individuos sienten que su comportamiento está siendo registrado, lo modifican. La vigilancia puede afectar cómo usamos internet, si nos exponemos a buscar cierta información sobre cómo funcionan nuestras instituciones o sobre la forma en que nuestros dirigentes políticos cumplen con su labor.

Los ciudadanos no tienen una forma real de resistir o protegerse de este tipo de explotación de datos. Es hora de que las autoridades nacionales competentes en la materia garanticen que el sector de la tecnología publicitaria cambie su forma de actuar y empiece a respetar el RGPD.

Las organizaciones participantes son:

Para más información sobre la campaña, póngase en contacto con:

Orsolya Reich
Responsable de incidencia política – Liberties
o.reich [arroba] liberties.eu

Para otras consultas sobre Liberties, póngase en contacto con:
Vanja Prokic
Directora de comunicación – Liberties
v.prokic [arroba] liberties.eu