Un tercio de los detenidos búlgaros son víctimas de la brutalidad policial

Casi el 28 por ciento de los detenidos búlgaros afirman que fueron sometidos a la brutalidad de la policía durante el arresto, bajo custodia o en ambas circunstancias.

Un total del 27,6 por ciento de los detenidos entrevistados durante un estudio sobre la brutalidad policial afirmaron haber sido víctimas de la brutalidad de la policía durante su detención, mientras estaban bajo custodia o en ambas circunstancias. El estudio halló que el 21,8 por ciento (354) de los encuestados tuvo que arrostrar la violencia física durante el interrogatorio en la comisaría de policía, mientras que un 15,5 por ciento (220) afirmaron que fueron víctimas de abusos durante su detención.

Los resultados proceden del mayor estudio sobre la brutalidad policial nunca antes realizado por el Comité de Helsinki en Bulgaria, que visitó 29 centros de detención y entrevistó a 1.691 detenidos. En la mayoría de los casos los individuos fueron esposados y en algunos casos se usaron las esposas como un medio de abuso. No se registró ni un solo caso en el que un agente de policía tratara de impedir el abuso de los detenidos por parte de otros policías.

Asistencia letrada inadecuada

Casi el 34 por ciento (568) de los presos entrevistados informó que su acceso a la asistencia letrada en los procedimientos previos al juicio fue inadecuada. El estudio revela el papel fundamental de los abogados en la prevención de la violencia contra los detenidos en las comisarías de policía. La proporción de quienes fueron víctimas de la violencia en las comisarías de policía y tenían un abogado es un 13,3 por ciento menor que el número de quienes fueron objeto de violencia, pero no tenían un abogado durante los procedimientos previos al juicio.

En comparación con otros grupos étnicos, los romaníes son con mayor frecuencia víctimas de la brutalidad policial bajo custodia (27,2 por ciento) o testigos de las agresiones a otros detenidos en las comisarías de policía (10 por ciento).

El informe está disponible aquí (en búlgaro).