La sospechosa muerte de Astrit Dehari debe ser investigada

Civil Rights Defenders expresa su profunda consternación y hace un llamamiento para que se investiguen de forma inmediata e independiente las circunstancias que rodean la muerte de Astrit Dehari en el centro de detención de Prizren en Kosovo.

El estudiante y activista de Vetvendosje de 26 años de edad murió el 5 de noviembre de 2016 cuando estaba bajo custodia en el centro de detención de Prizren. Astrit Dehari estaba detenido sin cargos desde agosto de 2016 bajo la sospecha de terrorismo.

"El Estado tiene la obligación de proteger la vida de las personas a las que les ha privado de su libertad. La muerte de Astrit Dehari en el centro de detención de Prizren es preocupante y requiere una investigación independiente y transparente sobre las circunstancias de su muerte", dijo Sarah Maliki, la persona a cargo del programa en la oficina de Civil Rights Defenders en Pristina.

Las instituciones del Estado han hecho públicas, una y otra vez, declaraciones contradictorias sobre la causa de su muerte. El director de la policía de Kosovo de la región de Prizren confirmó que Dehari murió de camino al hospital tras entrar en un coma inducido por una sobredosis.

"Las declaraciones contradictorias emitidas por la policía y por los servicios penitenciarios tras su muerte crearon una atmósfera de desconfianza, frustración y miedo. Civil Rights Defenders supervisará de cerca esta situación y continuaremos difundiendo nuestras inquietudes", añadió Maliqi.

No es una muerte por sobredosis

Astrit Dehari ha estado detenido sin cargos desde agosto de 2016 bajo la sospecha de terrorismo.

Tras la autopsia, la Oficina del fiscal general de Prizren, describió la muerte como sospechosa y confirmó que fue causada por asfixia y no por sobredosis, tal y como se había declarado anteriormente. Su familia también ha organizado otra autopsia.

Civil Rights Defenders insta a las autoridades a que cumplan su obligación de proteger a las personas privadas de libertad y tomen todas las medidas que hagan falta para evitar que se torture o someta a un trato cruel, inhumano o degradante o a castigos a los presos.